Nacho Car­bo­nell, in­do­ma­ble

Las pie­zas que di­se­ña el va­len­ciano Nacho Car­bo­nell a ve­ces pa­re­cen plan­tas. Otras, ani­ma­les. Y en oca­sio­nes re­cuer­dan a ob­je­tos do­més­ti­cos

El País - Icon Design - - PORTADA - Tex­to Use Lahoz Fo­to­gra­fía Gianni Bas­so

En una épo­ca en la que tan­to se ha­bla de la de­mo­cra­ti­za­ción del di­se­ño y en la que he­mos con­se­gui­do por fin que to­das las ca­sas sean fun­cio­na­les, Nacho Car­bo­nell si­gue fiel a su ten­den­cia oní­ri­ca y or­gá­ni­ca. A las se­ries pe­que­ñas de sus ob­je­tos, más pró­xi­mos a la al­fa­re­ría que a la producción in­dus­trial. Es uno de los di­se­ña­do­res es­pa­ño­les más in­ter­na­cio­na­les. Su nom­bre sue­le re­la­cio­nar­se con el de otros con­tem­po­rá­neos co­mo los de Ál­va­ro Ca­ta­lán de Ocón, In­ma Ber­mú­dez, To­más Alonso, Jai­me Hayon o David López Quin­co­ces. De for­ma­ción cos­mo­po­li­ta y ar­te­sa­na a la vez, el va­len­ciano es sin du­da el más su­rrea­lis­ta. Muy arrai­ga­do en el pre­sen­te in­me­dia­to, le lle­va sin em­bar­go la con­tra­ria a la su­pues­ta ve­lo­ci­dad e in­me­dia­tez de es­tos tiem­pos pro- du­cien­do con cal­ma, cui­dan­do y ex­plo­ran­do las po­si­bi­li­da­des más ex­tre­mas de los ma­te­ria­les, re­la­cio­nán­do­se ac­ti­va­men­te con la na­tu­ra­le­za y pen­san­do mu­cho has­ta lo­grar con­ver­tir la idea en ob­je­to.

Ins­ta­la­do des­de 2007 en Eind­ho­ven (Paí­ses Ba­jos), es­te sin­gu­lar di­se­ña­dor se for­mó en Es­ta­dos Uni­dos ex­pe­ri­men­tan­do con ce­rá­mi­ca, ma­de­ra, fo­to­gra­fía y en la Uni­ver­si­dad Car­de­nal He­rre­ra de Valencia, que sig­ni­fi­có el pa­so pre­vio al tras­la­do de­fi­ni­ti­vo a Ho­lan­da. “Allí pu­de desa­rro­llar mis co­no­ci­mien­tos, has­ta ese mo­men­to am­bi­guos, so­bre lo que era el con­cep­to del di­se­ño. Mis com­pa­ñe­ros eran chi­nos, ja­po­ne­ses, ame­ri­ca­nos… Ese hí­bri­do cul­tu­ral am­plió mi diá­lo­go y ha in­flui­do mu­cho en mis obras por­que las ha en­ri­que­ci­do en cuan­to

a las for­mas de ha­cer y de tra­tar la ma­te­ria, los olo­res, el tac­to, la in­for­ma­ción, las sim­bo­lo­gías…”.

Car­bo­nell to­ma del ar­te el con­cep­to de ex­pre­sar­se a tra­vés de la obra, al­go no tan ha­bi­tual o, des­de lue­go, más sub­te­rrá­neo en el di­se­ño. “Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a po­ner eti­que­tas a to­do lo que se ha­ce. Al fi­nal, las fron­te­ras exis­ten por­que nues­tra sociedad las im­po­ne. A me­di­da que avan­zo en una obra, me abs­trai­go de to­do lo que ten­ga que ver con ar­que­ti­pos y me cen­tro en lo que quie­ro que ca­da pro­yec­to cuen­te. No es mi mi­sión de­fi­nir si lo mío es di­se­ño o es ar­te. To­do en­ca­ja en el mun­do de la crea­ti­vi­dad y la crea­ti­vi­dad su­pera cual­quier gue­rra de eti­que­tas”, ase­gu­ra, con­ven­ci­do de que, en una épo­ca sa­tu­ra­da de nue­vos mo­dos de co­mu­ni­car­se, in­sis­tir en ha­cer­lo a tra­vés del ar­te no es to­da­vía una ex­cen­tri­ci­dad. “To­dos ape­la­mos a nues­tros sen­ti­dos pri­mi­ti­vos, a lo tác­til… No po­de­mos trans­mi­tir un men­sa­je so­lo con tec­no­lo­gía. El di­se­ño y el ar­te es­tán pa­ra ser ex­pe­ri­men­ta­dos. Y yo con­vier­to los di­se­ños en ob­je­tos co­mu­ni­ca­ti­vos que pue­den pro­vo­car sen­sa­cio­nes, in­cen­ti­var la ima­gi­na­ción. Por eso tien­do a crear va­lién­do­me de ele­men­tos fan­tás­ti­cos o de fic­ción”.

¿Qué opi­na so­bre el he­cho de que pie­zas que ori­gi­na­ria­men­te fue­ron con­ce­bi­das con in­ten­ción pú­bli­ca hoy se ha­yan con­ver­ti­do en ob­je­tos de lu­jo? “Hay que se­pa­rar los ob­je­tos de las ideas. La idea de la de­mo­cra­cia por el ob­je­to, es de­cir, la idea de que to­do el mun­do pue­de con­se­guir un ob­je­to, existe. Aho­ra bien, si lo que quie­res es una pie­za icó­ni­ca que re­pre­sen­ta un mo­men­to de­ter­mi­na­do de la his­to­ria, te pue­de sa­lir caro. Ikea po­dría ser un su­ce­dá­neo de ese di­se­ño eco­nó­mi­co y al al­can­ce de to­do el mun­do que pre­co-

ni­za­ba Jean Prou­vé. Aho­ra to­dos po­de­mos com­prar co­sas. A la co­sa en sí yo le doy po­ca im­por­tan­cia”.

Lo di­ce al­guien que sa­be que sus obras es­tán más des­ti­na­das a mu­seos o a co­lec­cio­nes que al con­su­mo pri­va­do. A ser vi­vi­das y sen­ti­das más que com­pra­das. Por eso, cuan­do nos en­con­tra­mos con él pa­ra es­ta en­tre­vis­ta nos in­vi­ta a to­mar asien­to en la ins­ta­la­ción que ha rea­li­za­do pa­ra Cer­ve­zas Al­ham­bra y que pu­do ver­se en el es­pa­cio Cen­tral de Di­se­ño Di-Mad de Ma­ta­de­ro Ma­drid en­tre el 6 y el 25 del pa­sa­do fe­bre­ro. “Es­te ob­je­to en el que es­ta­mos sen­ta­dos lo pue­den com­prar po­cos pe­ro lo pue­den dis­fru­tar mu­chos. Lo que te lle­vas es la idea, la ex­pe­rien­cia. En mis di­se­ños que­da el po­so de lo que ha si­do el pro­ce­so de crea­ción. Me in­tere­sa el ar­te pú­bli­co, don­de se pue­de dis­fru­tar de es­tos ob­je­tos, di­ga­mos, es­pe­cia­les”. La pa­la­bra fun­cio­nal, en bo­ca de Car­bo­nell, tie­ne un sig­ni­fi­ca­do dis­tin­to: “Yo me cen­tro más en la fun­ción emo­cio­nal. Mis di­se­ños tie­nen que trans­mi­tir al­go más que me­ra uti­li­dad. Eso es lo que me in­tere­sa y ese es el ám­bi­to en el que tra­ba­jo”. El li­te­ra­to es­ta­dou­ni­den­se Jack Spi­cer de­cía que los poe­tas se creen lan­za­do­res cuan­do en realidad son re­cep­to­res, le di­go. “A mí me gus­ta ha­blar del di­se­ña­dor co­mo de un ana­lis­ta de la sociedad. Su tra­ba­jo es una re­pre­sen­ta­ción de lo que ha pa­sa­do, de lo que pa­sa y, so­bre to­do, de ha­cia dón­de va­mos, y re­fle­xio­na so­bre ello”.

Ha­ce unos años, en Art Ba­sel, Brad Pitt en­tró en el stand de Nacho y com­pró la se­rie Evo­lu­tions 08/09. Ayu­dó, cla­ro, pe­ro “no me pue­do li­brar de es­ta anéc­do­ta. Ha­ce mu­cho tiem­po de aque­llo, pe­ro la pre­gun­ta si­gue vol­vien­do. La es­ta­ba es­pe­ran­do, ya tar­da­bas”.

En la pá­gi­na an­te­rior, Nacho Car­bo­nell en pleno pro­ce­so de fa­bri­ca­ción en su ta­ller de Eind­ho­ven, don­de rea­li­za per­so­nal­men­te sus pro­duc­tos, to­dos, pie­zas úni­cas. Arri­ba a la iz­quier­da, es­bo­zos de crea­cio­nes del di­se­ña­dor y, a la de­re­cha, una de sus im­po­si­bles si­llas a pun­to de con­ver­tir­se en al­go (¿pe­li­gro­sa­men­te?) cer­cano a la fan­ta­sía.

Iz­quier­da, al­gu­nos de los tra­ba­jos “im­pro­vi­sa­dos” del di­se­ña­dor. De­re­cha, la lám­pa­ra Light Mesh pro­du­ci­da a par­tir de un te­ji­do en ace­ro y ‘ges­so’ (mez­cla de ti­za, ye­so y pig­men­to). En la otra pá­gi­na, uno de sus más fa­mo­sos di­se­ños, ins­pi­ra­do, co­mo es ha­bi­tual en él, en mun­dos ima­gi­na­rios: la Tree Chair cuen­ta la his­to­ria de una si­lla con vo­ca­ción de ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.