Ar­qui­tec­tu­ra y pi­fias

Des­de que Dios fue des­cri­to co­mo el ‘gran ar­qui­tec­to del Uni­ver­so’, los ar­qui­tec­tos se creen dio­ses. La di­fe­ren­cia es que Dios nun­ca fa­lla, pe­ro ellos, con fre­cuen­cia

El País - Icon Design - - PORTADA - Tex­to STEP­HEN BAY­LEY

sa­ga­zE­lE­lab­sur­do,pe­ro­sa­gaz, Dic­cio­na­rio de las ideas re­ci­bi­das de Flau­bert es un ca­tá­lo­go sa­tí­ri­co de lu­ga­res co­mu­nes. Mi en­tra­da fa­vo­ri­ta se re­fi­fie­re a los ar­qui­tec­tos. Flau­bert es­cri­be: “Los ar­qui­tec­tos son to­dos unos im­bé­ci­les: siem­pre cons­tru­yen es­ca­le­ras en el lu­gar equi­vo­ca­do”. Se tra­ta de una exa­ge­ra­ción que, no obs­tan­te, re­ve­la una verdad eter­na: ca­si na­die es­tá con­ten­to con los edi­fi­fi­cios que ocu­pa y la cul­pa es de quien los pro­yec­ta. La re­la­ción en­tre ar­qui­tec­to y clien­te es­tá ca­si siem­pre abo­ca­da al fra­ca­so; la ex­cén­tri­ca am­bi­ción del pri­me­ro sue­le cho­car con la cruel fru­ga­li­dad del se­gun­do. Y es que las vi­sio­nes arquitectónicas ca­si nun­ca so­bre­vi­ven al es­cru­ti­nio prác­ti­co del mun­do real. El gran no­ve­lis­ta fran­cés no fue el pri­me­ro en ad­ver­tir que los ar­qui­tec­tos ra­ra­men­te son in­fa­li­bles. En 1767, Teo­fi­fi­lo Ga­lla­ci­ni pu­bli­có el Trat­ta­to so­pra gli erro­ri de­gli ar­chi­tet­ti, obra que al­gún día ac­tua­li­za­ré. Mien­tras tan­to, con­si­de­ren es­to co­mo un pri­mer bo­rra­dor.

Em­pe­ce­mos con Frank Lloyd Wright y Le Cor­bu­sier, dos ge­nios conflflic­ti­vos que pro­yec­ta­ron obras dis­pa­ra­ta­das. La Ca­sa de la Cas­ca­da de Wright, le­van­ta­da en Bear Run, Pen­sil­va­nia, es uno de los edi­fi­fi­cios más fo­to­gra­fi­fia­dos del si­glo XX. Sin em­bar­go, la es­truc­tu­ra pre­sen­ta­ba pro­ble­mas y la cons­truc­ción era pé­si­ma. La in­con­men­su­ra­ble vi­sión del ar­qui­tec­to so­bre­pa­só con cre­ces la com­pe­ten­cia téc­ni­ca de quie­nes la eri­gie­ron.

La Ca­sa de la Cas­ca­da te­nía mu­chas go­te­ras, al­go po­co sor­pren­den­te pues­to que se cons­tru­yó so­bre el le­cho de un río. Pe­ro Wright con­si­de­ra­ba que es­ta in- tru­sión de­mos­tra­ba su ge­nio. Des­de el pun­to de vis­ta crea­ti­vo, la au­sen­cia de go­te­ras ha­bría re­ve­la­do po­co em­pe­ño por su par­te. Wright creía que los fa­llos es­truc­tu­ra­les cons­ti­tuían una or­gu­llo­sa prue­ba de su ta­len­to ima­gi­na­ti­vo y que de­mos­tra­ban lo ade­lan­ta­do que es- ta­ba res­pec­to de la ale­tar­ga­da tec­no­lo­gía cons­truc­ti­va. ¡Ex­pan­de los lí­mi­tes has­ta que se for­men go­te­ras!

Los erro­ri de Le Cor­bu­sier eran de otra na­tu­ra­le­za. Al­gu­nos se cons­tru­ye­ron, otros no. En su Plan Voi­sin de 1925 pe­día na­da me­nos que la de­mo­li­ción to­tal de la Ciu­dad de la Luz pa­ra re­em­pla­zar sus be­llos bu­le­va­res por au­to­pis­tas ur­ba­nas y blo­ques de pi­sos. Nun­ca lle­gó a rea­li­zar­se, pe­ro en las vi­vien­das que pro­yec­tó pa­ra los tra­ba­ja­do­res de los vi­ñe­dos de Pes­sac, en Burdeos, los em­plea­dos re­ne­ga­ron de sus teo­rías me­ca­ni­cis­tas y, en cuan­to se dio me­dia vuel­ta, ador­na­ron sus blan­cos y aus­te­ros edi­fi­fi­cios cú­bi­cos con te­jas de ba­rro, con­tra­ven­ta­nas, rue­das de ca­rro y lám­pa­ras de fa­rol. Un mo­men­to an­tes de mo­rir en 1965, un es­car­men­ta­do Cor­bu di­jo: “La vi­da tie­ne ra­zón y el ar­qui­tec­to se equi­vo­ca”.

Ri­chard Ro­gers be­bió mu­cho de Le Cor­bu­sier. Su Cen­tro Pom­pi­dou de Pa­rís, cons­trui­do en­tre 1970 y 1977, fue la ma­te­ria­li­za­ción de la vi­sión me­cá­ni­ca que el ar­qui­tec­to fran­cés te­nía de los edi­fi­fi­cios. La fi­fi­ja­ción de Ro­gers era co­lo­car la cli­ma­ti­za­ción y la ins­ta­la­ción elec­tro­me­cá­ni­ca en el ex­te­rior del edi­fi­fi­cio, de mo­do que los in­tes­ti­nos col­ga­ran por fue­ra del es­que­le­to. Pe­ro el es­pa­cio ga­na­do en el in­te­rior no ser­vía, co­mo es­ta­ba

nue­pre­vis­to,pre­vis­to,pa­ra­ex­po­si­cio­nesy­fue­ne­ce­sa­rio­crear­nue­vas di­vi­sio­nes. Le­jos de ser “fun­cio­nal”, el edi­fi­fi­cio de Ro­gers aca­rreó al clien­te pro­ble­mas de lim­pie­za y man­te­ni­mien­to de inusi­ta­da di­fi­fi­cul­tad. Cuan­do hu­bo que realizar re­for­mas de ca­la­do, no le vol­vie­ron a in­vi­tar.

Cuan­to más ilus­tre el nom­bre, ma­yor la ofen­sa. La pis­ci­na de Za­da Ha­did pa­ra las Olim­pia­das de Lon­dres de 2012, sen­ci­lla­men­te, no po­día cons­truir­se tal co­mo es­ta­ba di­se­ña­da. Los con­tra­tis­tas es­ta­ban de­ses­pe­ra­dos. Y cuan­do se di­jo que, a vis­ta de pá­ja­ro, su es­ta­dio de Qa­tar pa­ra los mun­dia­les de 2022 pa­re­cía una va­gi­na abier­ta, Ha­did res­pon­dió: “Si crees que cual­quier co­sa con un agu­je­ro es una va­gi­na, es tu pro­ble­ma”.

Frank Gehry es se­gu­ra­men­te el más pró­di­go a la ho­ra de in­frin­gir los prin­ci­pios de uti­li­dad, fi­fir­me­za y be­lle­za que acu­ñó Vi­tru­vio. En 2007, el MIT de­man­dó al ar­qui­tec­to por­que en el Cen­tro Ray y Ma­ria Sta­ta, fi­fi­na­li­za­do tres años an­tes, ha­bían apa­re­ci­do grie­tas y man­chas de moho en las pa­re­des y en in­vierno se for­ma­ban ca­rám­ba­nos en los sa­lien­tes. La con­tra­tis­ta Skans­ka ya ha­bía aler­ta­do so­bre los pro­ble­mas que su cons­truc­ción con­lle­va­ría. ¿Por qué? Gehry ha­bía pro­yec­ta­do la for­ma sin pen­sar en el fun­cio­na­mien­to. Lo me­jor lle­gó con el Walt Dis­ney Con­cert Hall de Los Ángeles. Al sol de Ca­li­for­nia, los reflfle­jos del me­tal que lo cu­bría ele­va­ban 15ºC la tem­pe­ra­tu­ra de la ace­ra. Los vi­si­tan­tes te­nían la sen­sa­ción de en­trar en un horno, pe­ro se tra­ta­ba del in­ten­so ca­lor que ema­na­ba del ego ar­qui­tec­tó­ni­co de Gehry.

Ha­ce po­co, en Lon­dres, tam­bién su­fri­mos un cho­que tér­mi­co de pro­ve­nen­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca: el wal­kie-tal­kie, de Rafael Vi­ñoly. Su ba­na­li­dad con­cep­tual sal­ta a la vis­ta por su pa­re­ci­do a un trans­mi­sor-re­cep- tor. Pe­ro los de­fec­tos eran fun­cio­na­les ade­más de ar­tís­ti­cos: su cur­va­tu­ra ac­tua­ba co­mo es­pe­jo cón­ca­vo que con­cen­tra­ba la inusual luz so­lar lon­di­nen­se en un fe­roz ra­yo que de­rri­tió, li­te­ral­men­te, el Ja­guar de un eje­cu­ti­vo. Hu­bo que ins­ta­lar ca­rí­si­mos deflflec­to­res, aña­dien­do el des­pil­fa­rro a los car­gos es­té­ti­cos con­tra Vi­ñoly.

Mi buen ami­go John Paw­son se ha la­bra­do una repu­tación di­se­ñan­do her­mo­sos y se­re­nos es­pa­cios en los que no existe el des­or­den. Una vez, en su ca­sa, abrí ca­sual­men­te un ar­ma­rio in­vi­si­ble y me en­con­tré con una abru­ma­do­ra ava­lan­cha de ca­bles USB, li­bros de bol­si­llo y to­do ti­po de de­tri­tus do­més­ti­co. Aun­que pa­ra ava­lan­chas arquitectónicas si­nies­tras, la de I.M. Pei en Bos­ton. Tras fi­fi­na­li­zar la To­rre John Han­cock en 1976, mu­chos de sus 10.000 cris­ta­les co­men­za­ron a des­pren­der­se y a ame­na­zar la vi­da de los vian­dan­tes.

¿Y Ca­la­tra­va? Ade­más de su ten­den­cia a las go­te­ras, en España sus puen­tes ex­pre­sio­nis­tas se aso­cian a un irres­pon­sa­ble de­rro­che mu­ni­ci­pal. En Lon­dres, Terry Fa­rrell di­se­ñó la se­de del Ser­vi­cio Se­cre­to y pen­só que los es­pías ne­ce­si­ta­ban un edi­fi­fi­cio atroz­men­te ab­sur­do y lla­ma­ti­vo. El Ar­ce­lo­rMit­tal Or­bit, un ab­sur­do to­bo­gán que di­se­ña­ron el es­cul­tor Anish Ka­poor y al fa­mo­so in­ge­nie­ro Ce­cil Bal­mond, fue des­cri­to en 2012 co­mo “el peor ejem­plo de ar­qui­tec­tu­ra has­ta hoy”. Pe­ro hay mu­chos con­ten­dien­tes pa­ra tan du­do­sa dis­tin­ción. Y ha­brá más. Qui­zá Flau­bert no bro­mea­ba. Le Cor­bu­sier di­jo que el “di­se­ño es la in­te­li­gen­cia he­cha vi­si­ble”; a ve­ces, tam­bién ma­ni­fi­fies­ta im­be­ci­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.