Ra­joy es­pe­ra­rá a la co­mi­sión de de­li­tos pa­ra vol­ver al 155

El pre­si­den­te re­cha­za la pro­pues­ta de Ri­ve­ra de man­te­ner la sus­pen­sión de la au­to­no­mía. To­rra to­ma po­se­sión sin aca­tar la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to

El País (Nacional) - - PORTADA - A. DÍEZ / J. J. GÁL­VEZ C. S. BAQUERO,

Ma­riano Ra­joy re­cha­zó ayer la pro­pues­ta de Al­bert Ri­ve­ra de reac­ti­var de “for­ma in­me­dia­ta” el ar­tícu­lo 155 en Ca­ta­lu­ña tras la for­ma­ción del Go­vern. Du­ran­te su en­cuen­tro en La Mon­cloa, el lí­der de Ciu­da­da­nos pi­dió al pre­si­den­te del Go­bierno que apli­que el 155 pa­ra con­tro­lar las fi­nan­zas de la Ge­ne­ra­li­tat, los Mos­sos y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­cos. Pe­ro Ra­joy, en sin­to­nía con el PSOE, es con­tra­rio a in­ter­ve­nir pre­ven­ti­va­men­te. So­lo ac­tua­rá si el nue­vo pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat in­cu­rre en irre­gu­la­ri­da­des. Quim To­rra to­mó ayer po­se­sión ro­dea­do so­lo de su fa­mi­lia, en un ac­to ca­si clan­des­tino y de me­nos de tres mi­nu­tos de du­ra­ción. To­rra ju­ró el car­go sin ha­cer re­fe­ren­cia a la Cons­ti­tu­ción ni al Es­ta­tu­to. No hu­bo nin­gún re­pre­sen­tan­te del Go­bierno, que pen­sa­ba en­viar a la vi­ce­pre­si­den­ta, Soraya Sáenz de San­ta­ma­ría. La Ge­ne­ra­li­tat que­ría que acu­die­ra al­guien de me­nor ran­go, a tono con el ni­vel del ac­to.

El Go­bierno, res­pon­sa­ble de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña al es­tar ac­ti­va­do el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, es­tu­vo ayer au­sen­te de la to­ma de po­se­sión de Quim To­rra co­mo pre­si­den­te au­to­nó­mi­co. La Mon­cloa no acep­tó que su re­pre­sen­ta­ción fue­ra de ba­jo ran­go, co­mo pe­día To­rra, ya que su op­ción era la vi­ce­pre­si­den­ta, Soraya Sáenz de San­ta­ma­ría. An­te es­ta ne­ga­ti­va, el Go­bierno se de­sen­ten­dió del ac­to y de­jó que To­rra to­ma­ra po­se­sión sin aca­tar la Cons­ti­tu­ción. El nue­vo pre­si­dent so­lo pro­me­tió “fi­de­li­dad al pue­blo de Ca­ta­lu­ña”. La Mon­cloa con­si­de­ra que la fór­mu­la ele­gi­da “de­gra­da la dig­ni­dad de la ins­ti­tu­ción”.

Las ne­go­cia­cio­nes, reunio­nes y con­ver­sa­cio­nes en­tre el Go­bierno y la Ge­ne­ra­li­tat so­bre có­mo or­ga­ni­zar el ac­to de in­ves­ti­du­ra de Quim To­rra ter­mi­na­ron en ab­so­lu­to fra­ca­so. El Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy, re­pre­sen­ta­do por la vi­ce­pre­si­den­ta, Soraya Sáenz de San­ta­ma­ría, hi­zo sa­ber a la Ge­ne­ra­li­tat que la or­ga­ni­za­ción del ac­to le co­rres­pon­día, al ser la res­pon­sa­ble má­xi­ma de la Ge­ne­ra­li­tat por de­le­ga­ción del pre­si­den­te, Ma­riano Ra­joy, mien­tras se man­ten­ga en vi­gor el ar­tícu­lo 155.

Pe­ro fi­nal­men­te no hu­bo re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno cen­tral, ya que las con­di­cio­nes que im­po­nían los re­pre­sen­tan­tes de la ins­ti­tu­ción ca­ta­la­na fue­ron con­si­de­ra­das del to­do inacep­ta­bles por el Go­bierno cen­tral. To­rra exi­gía al­guien de ba­jo ran­go, me­nos que mi­nis­tro, y en nin­gún ca­so el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat es­ta­ba dis­pues­to a to­mar po­se­sión de su car­go con un ac­to de pro­me­sa o ju­ra­men­to a la Cons­ti­tu­ción.

Fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les ar­gu­men­tan que de­ci­die­ron no en­viar a na­die co­mo for­ma de ma­ni­fes­tar su re­cha­zo a la ma­ne­ra en la que iba a desa­rro­llar­se el ac­to. O la vi­ce­pre­si­den­ta o na­die, di­je­ron. El en­torno de To­rraex­pli­ca que en pos de la “sen­ci­llez” que­rían que asis­tie­ra al­guien de un per­fil me­nor, co­mo el nú­me­ro dos de la vi­ce­pre­si­den­ta, Roberto Ber­mú­dez de Cas­tro, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ad­mi­nis­tra­ción Te­rri­to­rial. No se acep­tó. Así, Quim To­rra to­mó po­se­sión co­mo pre­si­den­te

de la Ge­ne­ra­li­tat ro­dea­do so­lo de su fa­mi­lia, en un ac­to mi­ni­ma­lis­ta y de me­nos de tres mi­nu­tos de du­ra­ción, en pre­sen­cia del pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, y del se­cre­ta­rio del Go­vern, Víctor Cu­llell. Úni­ca­men­te los me­dios pú­bli­cos ca­ta­la­nes pu­die­ron cu­brir el ac­to.

El nue­vo pre­si­dent to­mó po­se­sión sin ha­cer re­fe­ren­cia al­gu­na a la Cons­ti­tu­ción ni al Rey y se li­mi­tó a pro­me­ter “fi­de­li­dad al pue­blo de Ca­ta­lu­ña”. En la sa­la se ha­bía co­lo­ca­do so­lo la ban­de­ra ca­ta­la­na, no la es­pa­ño­la, y no ha­bía tam­po­co un re­tra­to del je­fe del Es­ta­do.

So­lo un ta­piz de Sant Jor­di y una ima­gen de la Mo­re­ne­ta . La in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat, en vir­tud del ar­tícu­lo 155, aún es­ta vi­gen­te y por tan­to el Go­bierno es quien mar­ca las de­ci­sio­nes de lo que su­ce­de en el pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat. Pe­se a to­do, La Mon­cloa se ha cui­da­do mu­cho de no po­ner un pie en la se­de del Go­vern.

Pu­ro trá­mi­te

El tono que To­rra quie­re dar a su pre­si­den­cia es el de un man­da­to in­te­ri­no en el que la fi­gu­ra de Car­les Puig­de­mont, pro­ce­sa­do por re­be­lión

y mal­ver­sa­ción y fu­ga­do en Ber­lín, siem­pre es­té pre­sen­te co­mo “le­gí­ti­mo pre­si­dent”. De ahí que él y su equi­po de­ci­die­ran eli­mi­nar la pom­pa ha­bi­tual en es­tos ac­tos —unas 400 per­so­nas asis­tie­ron al pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat a ver al ex­pre­si­den­te pro­me­ter el car­go en 2016— y re­du­cir­lo to­do ca­si has­ta el pu­ro trá­mi­te. El Go­bierno cen­tral la­men­ta que se op­ta­ra por un ac­to “que de­gra­da la dig­ni­dad de la ins­ti­tu­ción”.

La fór­mu­la usa­da por To­rra pa­ra to­mar po­se­sión es idén­ti­ca a la que usó su an­te­ce­sor: “Pro­me­to cum­plir leal­men­te con las obli­ga­cio­nes del car­go de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, con fi­de­li­dad a la vo­lun­tad del pue­blo de Ca­ta­lu­ña, re­pre­sen­ta­do en el Par­la­ment”. El Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ca­ta­lu­ña de­ter­mi­nó en 2016 que la fór­mu­la y el ac­to no es­tán re­gla­dos, por lo que no vio nin­gu­na ile­ga­li­dad.

La pues­ta en es­ce­na de la ce­re­mo­nia es­ta­ba pen­sa­da pa­ra en­fa­ti­zar el ca­rác­ter de “cus­to­dio” del nue­vo pre­si­dent, tal y co­mo el propio To­rra se de­fi­nió. Se op­tó por el sa­lón de la Ver­ge de Mon­tse­rrat, mu­cho más pe­que­ño que el de Sant Jor­di, el más no­ble del palacio. El me­da­llón de pre­si­dent ,la jo­ya que sim­bo­li­za la con­di­ción de man­da­ta­rio catalán, se ex­hi­bía so­bre un co­jín pe­ro To­rra no se lo pu­so. Tra­di­cio­nal­men­te, el pre­si­den­te sa­lien­te (o el pre­si­den­te del Par­la­ment) se lo co­lo­ca al nue­vo. To­rra no se pu­so el me­da­llón pa­ra ali­men­tar su dis­cur­so de que le co­rres­pon­de a Puig­de­mont.

/ POOL

Quim To­rra to­ma po­se­sión del car­go en pre­sen­cia del pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, ayer en el pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.