Ma­les­tar en Po­de­mos por el cha­let de Igle­sias y Mon­te­ro

El País (Nacional) - - PORTADA - JOSÉ MAR­COS,

La com­pra de un cha­let de 600.000 eu­ros por Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro ha abier­to una cri­sis en Po­de­mos, por el men­sa­je con­tra­dic­to­rio que da pa­ra el dis­cur­so del par­ti­do so­bre las éli­tes. Am­bos tra­ta­ron de con­te­ner ayer las crí­ti­cas y di­je­ron que si­guen sien­do cohe­ren­tes.

La com­pra de un cha­lé de 600.000 eu­ros por par­te de Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro —cu­ya ad­qui­si­ción cos­tea­rán con una hi­po­te­ca de 540.000 eu­ros con una cuo­ta men­sual su­pe­rior a los 1.600 eu­ros, se­gún sus cálcu­los— ha abier­to una cri­sis en Po­de­mos por la con­tra­dic­ción que su­pon­dría pa­ra el dis­cur­so del par­ti­do. Am­bos di­ri­gen­tes tra­ta­ron de con­te­ner ayer las crí­ti­cas ale­gan­do que si­guen sien­do cohe­ren­tes con sus pos­tu­la­dos fren­te a las éli­tes. En­tre las jus­ti­fi­ca­cio­nes em­plea­das, Mon­te­ro di­jo que la propiedad es “pa­ra vi­vir y no pa­ra es­pe­cu­lar”.

El cha­lé de más de 250 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos en una par­ce­la de 2.000 con pis­ci­na y ca­sa de invitados que la pa­re­ja de po­lí­ti­cos ha com­pra­do en la lo­ca­li­dad de Ga­la­pa­gar, a 40 ki­ló­me­tros de Ma­drid y cer­ca­na a la sie­rra de Gua­da­rra­ma, se ha con­ver­ti­do en una cues­tión muy sen­si­ble. A es­to hay que aña­dir que la hi­po­te­ca de 540.000 eu­ros a pa­gar en un pla­zo de 30 años con­ce­di­da por Ca­ja de In­ge­nie­ros es de lar­go el te­ma de in­te­rés más in­có­mo­do pa­ra los cua­dros de Po­de­mos des­de las am­bi­güe­da­des y con­tra­dic­cio­nes que lle­ga­ron a ca­rac­te­ri­zar a la po­si­ción del par­ti­do en la cri­sis de Ca­ta­lu­ña. El ma­les­tar

era ayer per­cep­ti­ble en las fi­las del par­ti­do, aun­que na­die lo ex­pre­só en pú­bli­co y to­do apun­ta a que no se va a ex­te­rio­ri­zar. Tam­po­co tras­cen­dió en los ca­na­les in­ter­nos de Po­de­mos, por más que en el am­bien­te pe­sa­ban las de­cla­ra­cio­nes de Igle­sias cuan­do cri­ti­ca­ba, me­ses an­tes de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2015, “el ro­llo de los po­lí­ti­cos que vi­ven en cha­lés y se aís­lan”. Las ca­ras de cir­cuns­tan­cias de di­fe­ren­tes res­pon­sa­bles de Po­de­mos ex­pre­sa­ban ayer lo que no de­cían de pa­la­bra. Pe­ro el si­len­cio fue la nor­ma.

No obs­tan­te, la de­ci­sión de Igle­sias y Mon­te­ro de ex­pli­car­se me­dian­te un co­mu­ni­ca­do de más de 800 pa­la­bras y diez pá­rra­fos di­ri­gi­do a los “com­pa­ñe­ros” de Po­de­mos re­fle­ja la de­sa­zón que la nue­va propiedad del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do y la por­ta­voz de Uni­dos Po­de­mos en el Con­gre­so ha pro­vo­ca­do en una for­ma­ción cu­yo leit­mo­tiv es re­pre­sen­tar a “la gen­te” fren­te a “la cas­ta”.

Pa­ra ha­cer­se una idea del im­pac­to que la ad­qui­si­ción su­po­ne en el re­la­to po­lí­ti­co de aba­jo-arri­ba de Po­de­mos, la hi­po­te­ca me­dia en Es­pa­ña en fe­bre­ro era de 120.000 eu­ros a 24 años, se­gún los úl­ti­mos da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca. En el ca­so de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, la hi­po­te­ca me­dia ese mes era de 161.460 eu­ros. “Pa­ga­re­mos al mes al­go más de 800 eu­ros ca­da uno. Sa­be­mos que mu­chas fa­mi­lias es­pa­ño­las, in­clu­so con dos suel­dos, no pue­den per­mi­tir­se una hi­po­te­ca así, y por eso en­ten­de­mos que es tan im­por­tan­te de­fen­der sa­la­rios dig­nos pa­ra to­dos y to­das”, ar­gu­men­ta­ron Igle­sias y Mon­te­ro en el es­cri­to que di­fun­die­ron a me­dia ma­ña­na en Fa­ce­book.

“Suel­dos pú­bli­cos”

“La reali­dad es que nues­tros suel­dos, que son pú­bli­cos y que son de­ci­di­dos por la Asam­blea Ciu­da­da­na de Po­de­mos, nos han per­mi­ti­do em­pren­der es­te pro­yec­to”, re­co­no­cie­ron en el co­mu­ni­ca­do. Ade­más del suel­do co­mo dipu­tados —los car­gos pú­bli­cos de Po­de­mos pue­den co­brar el equi­va­len­te a tres sa­la­rios mí­ni­mos; si sus in­gre­sos son ma­yo­res los do­nan al par­ti­do y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les—, Igle­sias pre­sen­ta Fort Apa­che y Otra Vuel­ta de Tuer­ka y re­ci­be de­re­chos de au­tor por los li­bros que ha es­cri­to, se­gún ha de­cla­ra­do en el por­tal de trans­pa­ren­cia de Po­de­mos y en el Con­gre­so. El Par­la­men­to “es­ta­ble­ció la com­pa­ti­bi­li­dad de su ta­rea co­mo dipu­tado con es­tas ac­ti­vi­da­des”, re­cal­ca el co­mu­ni­ca­do con­jun­to.

“Igle­sias y yo lle­va­mos tiem­po em­pren­dien­do un pro­yec­to fa­mi­liar y par­te de eso con­sis­te en bus­car una ca­sa. Nos ape­te­cía ir­nos a vi­vir al campo, con el sa­la­rio que te­ne­mos lo con­si­de­ra­mos y he­mos da­do to­das las ex­pli­ca­cio­nes per­ti­nen­tes”, man­tu­vo Mon­te­ro en una con­fe­ren­cia de pren­sa mar­ca­da por la com­pra del cha­lé. La pa­re­ja es­pe­ra dos niños pa­ra des­pués del ve­rano.

/ SAN­TI BUR­GOS

Cha­lé ad­qui­ri­do por Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro en Ga­la­pa­gar (Ma­drid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.