“Aún hay mu­cho odio; ne­ce­si­ta­mos su­pe­rar­lo”

El País (Nacional) - - PORTADA - ALEKSANDAR VUCIC Pre­si­den­te de Ser­bia JUAN DIEGO QUESADA,

Aleksandar Vucic, pre­si­den­te de Ser­bia, mi­nis­tro de In­for­ma­ción con el dic­ta­dor Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, es aho­ra un eu­ro­peís­ta fer­vo­ro­so con la mi­sión de lo­grar el in­gre­so de su país en la UE. “La so­cie­dad ser­bia es­tá un po­co ex­haus­ta. Em­pe­za­mos es­te pro­ce­so en 2000 y ya lle­va­mos 18 años. Oja­lá lo aca­be­mos en 2025 (co­mo pro­po­ne Bru­se­las). De­pen­de de los paí­ses de la UE, y te­ne­mos el obs­tácu­lo de Ko­so­vo”, di­ce Vucic en una en­tre­vis­ta en la cum­bre UE-Bal­ca­nes que se ce­le­bró ayer en Sofía. El acuer­do en­tre Ser­bia y Ko­so­vo “no es na­da sen­ci­llo. Aún hay mu­cho odio (en­tre ser­bios y al­ba­no­ko­so­va­res), pe­ro ne­ce­si­ta­mos su­pe­rar­lo y tra­tar de bus­car un com­pro­mi­so. Si me pre­gun­ta si soy op­ti­mis­ta, no lo soy. Pe­ro de to­dos mo­dos va­mos a in­ver­tir gran­des es­fuer­zos pa­ra al­can­zar un com­pro­mi­so”.

El via­je exis­ten­cial que ha traí­do has­ta aquí a Aleksandar Vucic (Bel­gra­do, 1975) ha si­do lar­go. El pre­si­den­te de Ser­bia, en su ju­ven­tud un ul­tra­na­cio­na­lis­ta de re­tó­ri­ca en­cen­di­da, mi­nis­tro de In­for­ma­ción con el dic­ta­dor Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, se ha trans­for­ma­do en un eu­ro­peís­ta fer­vo­ro­so cu­ya mi­sión úl­ti­ma con­sis­te en lo­grar el in­gre­so de su país en la UE.

“La so­cie­dad ser­bia es­tá un po­co ex­haus­ta. Em­pe­za­mos es­te pro­ce­so en 2000 y ya lle­va­mos 18 años en él. Oja­lá es­te­mos pre­pa­ra­dos pa­ra aca­bar es­to en 2025 (co­mo pro­po­ne la Co­mi­sión Eu­ro­pea). Lo cual no es una cer­te­za, de­pen­de de los paí­ses de la UE, y al mis­mo tiem­po te­ne­mos el obs­tácu­lo de Ko­so­vo”, di­ce Vucic, de 48 años, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da en el marco de la cum­bre UE-Bal­ca­nes que se ce­le­bró ayer en Sofía.

Ko­so­vo es la gran ba­rre­ra que ten­drá que sor­tear el pre­si­den­te. La re­gión se in­de­pen­di­zó ha­ce 10 años de ma­ne­ra uni­la­te­ral de Ser­bia, que re­cla­ma co­mo su­yo el te­rri­to­rio. Los so­cios eu­ro­peos con­si­de­ran fun­da­men­tal un acuer­do en­tre am­bos pa­ra con­cre­tar la ad­he­sión. “No es na­da sen­ci­llo. Aún hay mu­cho odio (en­tre ser­bios y ko­so­va­res) pe­ro ne­ce­si­ta­mos su­pe­rar­lo y tra­tar de bus­car un com­pro­mi­so. Si me pre­gun­tas si soy op­ti­mis­ta, no lo soy. Pe­ro de to­dos mo­dos va­mos a in­ver­tir gran­des es­fuer­zos pa­ra al­can­zar un com­pro­mi­so. No pue­do ga­ran­ti­zar que el otro la­do va­ya a ha­cer lo mis­mo”, ex­pli­ca.

Vucic en­cuen­tra fuer­tes re­ti­cen­cias tam­bién en ca­sa. La igle­sia or­to­do­xa, que con­si­de­ra a Ko­so­vo el co­ra­zón de Ser­bia y cu­na es­pi­ri­tual de su fe, hi­zo pú­bli­co que si el pre­cio a pa­gar por in­gre­sar en la UE era aban­do­nar las pre­ten­sio­nes so­be­ra­nis­tas so­bre Ko­so­vo no me­re­cía la pe­na. Esas pa­la­bras, an­te el te­mor de una frac­tu­ra so­cial, le hi­cie­ron da­ño: “Me do­lie­ron mu­cho. Pe­ro no se tra­ta de un de­ba­te de si con Ko­so­vo o sin Ko­so­vo, se tra­ta de al­can­zar un acuer­do y una so­lu­ción”.

Si ha­ce 25 años aren­gó a los ser­bios a com­ba­tir du­ran­te la gue­rra de los Bal­ca­nes, Vucic, al que es fá­cil re­co­no­cer en­tre la mul­ti­tud con sus dos me­tros de es­ta­tu­ra, se mues­tra aho­ra con­ci­lia­dor. ¿Qué ve a lar­go pla­zo? “Pien­so que cuan­do mi­ras al fu­tu­ro lo que quie­res es su­fi­cien­tes em­pleos pa­ra la gen­te jo­ven. De otro mo­do no ha­brá fu­tu­ro pa­ra no­so­tros. Te­ne­mos que de­jar en el pa­sa­do nues­tros cho­ques, nues­tras pe­leas”, aña­de.

No ha­bla en sen­ti­do fi­gu­ra­do. Vucic sos­tie­ne que un con­flic­to ar­ma­do a cuen­ta de Ko­so­vo u otras ten­sio­nes ét­ni­cas que to­da­vía per­du­ran en la re­gión “ma­ta­ría a Ser­bia, na­tu­ral­men­te”. “He­mos te­ni­do mu­chas gue­rras que no he­mos querido en el si­glo XX, hay que de­jar­las ahí, y traer paz y es­ta­bi­li­dad a la re­gión com­ple­ta y a Ser­bia tam­bién”.

Ma­la­ba­ris­ta di­plo­má­ti­co

Buen ma­la­ba­ris­ta, cuen­ta con el apre­cio de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y, al mis­mo tiem­po, man­tie­ne una re­la­ción cer­ca­na con el pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, se­gún con­tó a Fi­nan­cial Ti­mes, re­ci­be una ho­ra de cla­ses de ru­so y su es­cri­tor fa­vo­ri­to es Dos­to­yevs­ki, lo que ca­sa con su per­so­na­li­dad.

—¿Pu­tin le ha ofre­ci­do en al­gu­na oca­sión un ca­mino di­fe­ren­te al de la UE?

—No, si le soy sin­ce­ro. Él es un ami­go de Ser­bia pe­ro siem­pre ha res­pe­ta­do nues­tra elec­ción.

Los lí­de­res eu­ro­peos es­cép­ti­cos a la en­tra­da de Ser­bia no ven con agra­do esa amis­tad. Hay quien con­si­de­ra que se pue­de tra­tar de un ca­ba­llo de Tro­ya ru­so que se in­fil­tre pa­ra ero­sio­nar Bru­se­las des­de den­tro. Vucic se ríe con la ocu­rren­cia y ase­gu­ra que no tie­ne na­da de ma­lo en ser ami­gos de los ru­sos.

“Los ru­sos, co­mo los es­pa­ño­les, apo­yan nues­tra uni­dad te­rri­to­rial. Si vie­nes a Ser­bia y pre­gun­tas a la gen­te qué pre­fie­re, los es­pa­ño­les o los da­ne­ses, el 90% di­rá que los es­pa­ño­les. Es­tá co­nec­ta­do al asun­to de Ko­so­vo”, con­ti­núa. El pre­si­den­te es­pa­ñol Ma­riano Ra­joy se au­sen­tó de la cum­bre por la pre­sen­cia de los lí­de­res ko­so­va­res en las reunio­nes. Un ges­to que ha si­do ce­le­bra­do en Ser­bia, don­de Ra­joy “es muy po­pu­lar, aun­que a él po­si­ble­men­te no le im­por­te”, bro­mea Vucic.

En oca­sio­nes se cri­ti­can sus ex­ce­sos per­so­na­lis­tas y una ob­se­sión por con­tro­lar el dis­cur­so en la pren­sa, don­de no abun­da la plu­ra­li­dad. Él dis­cre­pa: “La fo­men­to. Lo que sea que di­ga so­bre mí a ve­ces es lo peor que pue­den de­cir so­bre al­guien. In­clu­so cuan­do di­cen que Vucic es gay. Pe­ro por su­pues­to te­ne­mos que crear un es­pa­cio de­mo­crá­ti­co en el que pue­dan trabajar”.

En una oca­sión, Vucic es­tu­vo a pun­to de ser lin­cha­do. Acu­dió en 2015 al mo­nu­men­to a las víc­ti­mas de la ma­tan­za de Sre­bre­ni­ca, ho­me­na­je a los 8.000 mu­sul­ma­nes ase­si­na­dos a ma­nos de las tro­pas ser­bias co­man­da­das por el cri­mi­nal de gue­rra Rat­ko Mla­dic. Los que allí le es­pe­ra­ban no ha­bían ol­vi­da­do su pa­sa­do, y le arro­ja­ron pie­dras, za­pa­tos, bo­te­llas. Tu­vo que huir a la ca­rre­ra. —¿Pien­sa vol­ver al­gún día? —Sí. —¿Por qué? —Por­que no en­tien­do a la gen­te que me ata­có. No en­tien­do el sen­ti­mien­to, sus emo­cio­nes. Pe­ro es­toy se­gu­ro de que ha­brá oca­sio­nes pa­ra vol­ver cuan­do mi pos­tu­ra sea res­pe­ta­da. En­ton­ces ren­di­ré tri­bu­to a las víc­ti­mas.

“He­mos te­ni­do mu­chas gue­rras; hay que traer paz a la re­gión com­ple­ta”

“La so­cie­dad ser­bia es­tá ex­haus­ta con el pro­ce­so de in­gre­so en la UE”

“Ra­joy es muy po­pu­lar aquí, aun­que a él no le im­por­te”

/ ANDREJ ISAKOVIC (AFP)

El pre­si­den­te ser­bio, Aleksandar Vucic, el lu­nes en Bel­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.