Ru­bia­les, al fren­te del fút­bol tras los 29 años de Vi­llar

El nue­vo pre­si­den­te del ór­gano fut­bo­lís­ti­co, ven­ce­dor en las elec­cio­nes an­te La­rrea, de­be aco­me­ter una re­ge­ne­ra­ción glo­bal tras los 29 años de Vi­llar

El País (Nacional) - - PORTADA - LADISLAO J. MOÑINO,

Luis Ru­bia­les (Las Pal­mas, 40 años) fue ele­gi­do ayer co­mo nue­vo pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol (FEF) has­ta 2020. El ex­pre­si­den­te del sin­di­ca­to de fut­bo­lis­tas AFE hi­zo bueno su pro­nós­ti­co cuan­do an­tes de co­men­zar la vo­ta­ción se pre­sen­tó an­te la pren­sa y di­jo: “Gano se­gu­ro”. Su triun­fo fue aplas­tan­te: 80 vo­tos a fa­vor con­tra 56 de Juan Luis La­rrea, so­bre un to­tal de 139, en los que so­lo no con­ta­bi­li­za­ron por au­sen­cia los de los ju­ga­do­res Pe­dro León e Ia­go As­pas.

La osa­día de am­bos can­di­da­tos de anun­ciar su victoria de­jó un re­tra­to pal­ma­rio: o Ru­bia­les ha­bía men­ti­do ha­bien­do de­cla­ra­do que te­nía 87 vo­tos cuan­do so­lo pre­sen­tó 31 ava­les o a La­rrea le han trai­cio­na­do por­que pre­sen­tó 70 ava­les. El re­sul­ta­do de­ja en evi­den­cia que el per­de­dor ha si­do trai­cio­na­do por al me­nos 15 de sus ava­lis­tas. Ru­bia­les no men­tía cuan­do des­de que pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra anun­cia­ba que con­ta­ba con el apo­yo de la ma­yo­ría del fút­bol es­pa­ñol y que “el cam­bio era im­pa­ra­ble”. A una se­ma­na de las elec­cio­nes, des­de su can­di­da­tu­ra se­guían muy con­fia­dos en el triun­fo. “Cuan­do vi­si­tas a las per­so­nas tres y cua­tro ve­ces de­tec­tas si te van a trai­cio­nar o no”, des­li­za­ba una per­so­na de con­fian­za de Ru­bia­les.

Ru­bia­les ate­rri­za en una Fe­de­ra­ción ne­ce­si­ta­da de una re­ge­ne­ra­ción glo­bal, de un cam­bio pro­fun­do en el mo­de­lo de ges­tión y de una re­cu­pe­ra­ción de la ima­gen, muy da­ña­da tras el tsu­na­mi pro­vo­ca­do por la Ope­ra­ción Sou­le y los 29 años (de 1988 a 2017) de ges­tión de Ángel María Vi­llar. “Ve­ni­mos de una épo­ca de éxi­tos. Los clu­bes es­pa­ño­les y nues­tra se­lec­ción son es­pe­jos en los que mu­chos se mi­ran y ob­via­men­te se tie­ne que tras­la­dar no so­lo a lo de­por­ti­vo. Te­ne­mos que ha­cer una fe­de­ra­ción lí­der en trans­pa­ren­cia, mo­der­na, cen­trar­nos en el fút­bol mo­des­to, dar­le mu­cho más. Tam­bién al fút­bol-sa­la y al fe­me­nino”, di­jo Ru­bia­les.

El nue­vo pre­si­den­te del fút­bol es­pa­ñol de­be­rá ac­tuar en un cli­ma de fuer­te di­vi­sión. “Voy a ha­cer una fe­de­ra­ción pa­ra to­dos”, fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras de Ru­bia­les, cons­cien­te del gue­rra­ci­vi­lis­mo que im­pe­ra. Los ba­ro­nes de las fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les, los pi­la­res del sis­te­ma que ci­men­ta­ron los 29 años en la pre­si­den­cia de Vi­llar, se han sig­ni­fi­ca­do en al­gu­nos ca­sos con vehe­men­cia. Du­ran­te es­te pro­ce­so se han da­do fuer­tes en­fren­ta­mien­tos ver­ba­les im­pen­sa­bles ba­jo el man­da­to de Vi­llar, co­mo en­tre Mar­ce­lino Ma­té (Cas­ti­lla-León) y Ma­xi­mino Martín (As­tu­rias).

La fi­gu­ra de Javier Te­bas, pre­si­den­te de LaLi­ga, tam­bién es un fo­co im­por­tan­te de di­vi­sión en­tre los pre­si­den­tes del fút­bol au­to­nó­mi­co. Su alian­za con La­rrea ha ge­ne­ra­do las ma­yo­res acu­sa­cio­nes de trai­ción de los par­ti­da­rios de Ru­bia­les. Del la­do de La­rrea, las acu­sa­cio­nes ha­cia Ru­bia­les y sus apo­yos ape­la­ban a la fal­ta de fi­de­li­dad ha­cia la ca­sa e in­clu­so a Vi­llar, al que pre­ten­die­ron de­rro­car me­dian­te una mo­ción de cen­su­ra cuan­do ya ha­bía si­do sus­pen­di­do por el Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes (CSD). Ru­bia­les y Te­bas han pro­ta­go­ni­za­do mul­ti­tud de com­ba­tes, uno co­mo pre­si­den­te de la pa­tro­nal y el otro co­mo lí­der sin­di­cal de los fut­bo­lis­tas.

El pa­pel de Te­bas

La de­rro­ta de La­rrea es tam­bién la de Te­bas, que sa­lió per­de­dor de su apo­yo a Jorge Pérez en los co­mi­cios ce­le­bra­dos en ma­yo de 2017. “Res­pe­to y ne­go­cia­ción, esas son las cla­ves, es fun­da­men­tal lle­var­nos bien”, de­cla­ró Ru­bia­les; “mi com­pro­mi­so es dar­lo to­do pa­ra el diá­lo­go con to­das las ins­ti­tu­cio­nes, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal”, aña­dió.

La ges­tión eco­nó­mi­ca de la fe­de­ra­ción, pues­ta en sol­fa por el sis­te­ma clien­te­lar des­cri­to por el su­ma­rio del juez Pe­draz, es la gran asig­na­tu­ra pen­dien­te que ten­drá que afron­tar Ru­bia­les. El des­pres­ti­gio de los di­ri­gen­tes fe­de­ra­ti­vos y de la pro­pia ca­sa por las re­la­cio­nes co­mer­cia­les es­tá aún la­ten­te por el cla­ro con­flic­to de in­tere­ses exis­ten­te. “A ni­vel ins­ti­tu­cio­nal, LaLi­ga, la fe­de­ra­ción y los clu­bes te­ne­mos que ser es­cru­pu­lo­sos. Te­ne­mos que im­plan­tar un sis­te­ma y va­mos a bus­car nú­me­ros uno en sus pues­tos. Eso me preo­cu­pa mu­cho. Un pun­to es­tre­lla es la trans­pa­ren­cia y la fis­ca­li­za­ción. Es im­por­tan­te ver có­mo es­tá la ca­sa eco­nó­mi­ca­men­te. Voy a po­ner en li­za una au­di­to­ría. Lo pri­me­ro de to­do es el or­den”, ex­pre­só el ven­ce­dor.

Ru­bia­les sa­be que ha de lle­var a ca­bo un gran cam­bio. “Hay co­sas del pa­sa­do que hay que cam­biar. Va­mos a ha­cer un ór­gano de trans­pa­ren­cia, de fis­ca­li­za­ción y de buen go­bierno. Tie­nen que ser ór­ga­nos ex­ter­nos”, aven­tu­ró. Por úl­ti­mo, reite­ró su con­fian­za en el se­lec­cio­na­dor na­cio­nal, Ju­len Lo­pe­te­gui, y des­li­zó que in­ten­ta­rá que los ár­bi­tros si­gan en ac­ti­vo has­ta los 47 años en vez de has­ta los 45 co­mo aho­ra.

/ SER­GIO PÉREZ (REUTERS)

Luis Ru­bia­les celebra ayer su victoria en las elec­cio­nes de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.