El pú­bli­co de los mu­seos: mu­jer y con estudios su­pe­rio­res

La fal­ta de re­cur­sos im­pi­de ana­li­zar los ras­gos del pú­bli­co de las ins­ti­tu­cio­nes, que hoy ce­le­bran su día in­ter­na­cio­nal. Mu­jer asa­la­ria­da y con estudios es el per­fil más usual

El País (Nacional) - - PORTADA - RUT DE LAS HERAS BRETÍN,

Ape­nas unos me­tros se­pa­ran el Museo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía del Rei­na Sofía y, sin em­bar­go, me­dia un abis­mo en­tre ellos. So­lo son dos ejem­plos de los más de 1.600 mu­seos de Es­pa­ña, que hoy ce­le­bran su día in­ter­na­cio­nal con mul­ti­tud de ac­ti­vi­da­des. Las dos ins­ti­tu­cio­nes son muy dis­tin­tas, pe­ro al­go les une en la era del big da­ta: el es­ca­so co­no­ci­mien­to del per­fil de sus vi­si­tan­tes. La re­co­pi­la­ción de da­tos es di­fí­cil y cos­to­sa y la ma­yo­ría de es­tos cen­tros no pue­den per­mi­tir­se con­tra­tar a em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en es­ta­dís­ti­cas. Por eso, el re­tra­to ro­bot de quien fre­cuen­ta mu­seos es muy so­me­ro y no en­tra en de­ma­sia­do detalle: el re­sul­ta­do es una mu­jer, asa­la­ria­da, con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, de me­dia­na edad y que no va en gru­po or­ga­ni­za­do.

Es mediodía del pa­sa­do do­min­go, tras el obli­ga­to­rio pa­so por ta­qui­lla del An­tro­po­ló­gi­co —a esa ho­ra es gra­tui­to, pe­ro se emi­te la en­tra­da pa­ra te­ner con­tro­la­da la can­ti­dad de vi­si­tan­tes—, el pú­bli­co, que ha­bla en su ma­yor par­te en es­pa­ñol, pue­de an­dar ca­si so­lo por sus salas. Al otro la­do de la plaza se en­cuen­tra el Rei­na Sofía. Tam­po­co se pa­ga en ese mo­men­to, pe­ro hay que ha­cer fi­la pa­ra en­trar. Son más los que la guar­dan que to­dos los vi­si­tan­tes que ha­bía en el museo an­te­rior. Se oyen dis­tin­tos idio­mas: ita­liano, fran­cés... na­da de es­pa­ñol. No emi­ten ti­ques, un tra­ba­ja­dor uti­li­za un con­ta­dor ma­nual pa­ra sa­ber cuán­tas per­so­nas ac­ce­den, en­tre el ba­ru­llo de la en­tra­da es más que pro­ba­ble que se le es­ca­pe al­guno. Dos ex­tre­mos de una plaza y años luz en la ti­po­lo­gía del vi­si­tan­te, de la co­lec­ción, del pre­su­pues­to...

Las ins­ti­tu­cio­nes en las que la au­to­fi­nan­cia­ción es vi­tal son es­pe­cial­men­te cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de co­no­cer a su pú­bli­co, ac­tual­men­te una pie­za prin­ci­pal del museo, so­bre la que gi­ra to­do. Sin vi­si­tan­tes no exi­si­ti­rían.

Au­to­fi­nan­cia­ción

José Le­bre­ro, di­rec­tor del Museo Pi­cas­so de Má­la­ga, lo ex­pli­ca: “La sub­ven­ción que re­ci­bía­mos de la Jun­ta de An­da­lu­cía se ha re­du­ci­do, en los úl­ti­mos tres o cua­tro años he­mos te­ni­do que rein­ven­tar­nos y ser más em­pre­sa. He­mos con­se­gui­do au­to­fi­nan­ciar­nos en un 45% gra­cias a la ven­ta de en­tra­das. Te­ne­mos que ge­ne­rar in­gre­sos y ha­cer que los vi­si­tan­tes sal­gan sa­tis­fe­chos. Pa­ra ello es­ta­mos en un ejer­ci­cio per­ma­nen­te de au­to­crí­ti­ca y de aná­li­sis”. Le­bre­ro co­no­ce bien las li­mi­ta­cio­nes: “En 2017, su­pe­ra­mos los 635.000 vi­si­tan­tes, vie­nen de to­das las par­tes del mun­do [en­tre el 65% y el 70% no son re­si­den­tes en Es­pa­ña], de to­das cla­ses so­cia­les... Un buen es­tu­dio es­ta­dís­ti­co, pre­ci­so y com­ple­jo, es ca­ro. La me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo es pre­gun­tan­do, otra es ob­ser­van­do. No­so­tros es­ta­mos mu­cho en las salas pa­ra ver al vi­si­tan­te: sa­be­mos có­mo se mue­ven pe­ro no qué pien­san”.

Otro ca­so de al­to por­cen­ta­je de au­to­fi­nan­cia­ción es el Pra­do, en torno al 70%. Con­ta­bi­li­zan a los vi­si­tan­tes al detalle. “Los ti­ques que ven­de­mos —tan­to en ta­qui­lla co­mo por In­ter­net— son el ADN de ca­da per­so­na, nos dan da­tos: si ha pa­ga­do, si no; si en­tra con des­cuen­to, el mo­ti­vo de es­te. Las en­tra­das son nues­tra prin­ci­pal fuente de in­gre­sos”, ex­pli­ca Noe­lia Ibá­ñez, je­fa del ser­vi­cio de Aná­li­sis y Es­ta­dís­ti­ca del museo. Aun así re­co­no­ce ca­ren­cias, es­te sis­te­ma lo com­bi­nan con en­cues­tas al pú­bli­co pa­ra sa­ber pro­ce­den­cia, há­bi­tos de la vi­si­ta, du­ra­ción de es­ta… “Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que los dos sis­te­mas se in­te­gren y así poder pre­de­cir los in­tere­ses de al­guien que vie­ne asi­dua­men­te”,

ase­gu­ra Ibá­ñez. Una prue­ba de que es­ta in­for­ma­ción es fun­da­men­tal pa­ra la vi­da de la pi­na­co­te­ca se ve en las au­dio­guías. Cuan­do se inau­gu­ra una ex­po­si­ción y se plan­tean los idio­mas en los que tie­nen que ha­cer­las no hay más que ir a los da­tos de pro­ce­den­cia del pú­bli­co: en 2017 la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes eran de Ma­drid, les se­guían los es­ta­dou­ni­den­ses, italianos, fran­ce­ses y co­rea­nos, por tan­to, es­tán em­pe­zan­do a ha­cer au­dio­guías en es­te úl­ti­mo idio­ma.

La Sub­di­rec­ción Ge­ne­ral de Mu­seos Es­ta­ta­les tie­ne en­tre sus ser­vi­cios un la­bo­ra­to­rio de pú­bli­co que se ocu­pa de es­tos asun­tos. En­tre 2008 y 2009 rea­li­za­ron un ex­haus­ti­vo es­tu­dio que aún con­si­de­ran vi­gen­te. Héc­tor del Ba­rrio, je­fe de ser­vi­cio del Área de Di­fu­sión de es­ta sub­di­rec­ción, ex­pli­ca que de un año al si­guien­te los cam­bios no son brus­cos y no tie­ne sen­ti­do ha­cer es­tas en­cues­tas con de­ma­sia­da fre­cuen­cia. Tan­to el Museo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal co­mo el de Es­cul­tu­ra de Va­lla­do­lid han su­fri­do re­mo­de­la­cio­nes en los úl­ti­mos años por lo que de ellos sí se ha he­cho un nue­vo es­tu­dio de pú­bli­co, aun­que aún no se han pu­bli­ca­do los da­tos.

El mo­men­to en que los mu­seos re­ci­ben a más per­so­nas son los me­ses de me­jor tiem­po, es­to es muy no­ta­ble en el Museo de Al­ta­mi­ra, el se­gun­do más vi­si­ta­do de los es­ta­ta­les por de­trás del Ar­queo­ló­gi­co. El cen­tro cán­ta­bro re­ci­bió 5.680 vi­si­tas en enero de 2017, fren­te a las 54.527 de agos­to. Com­pa­rar es­tas ci­fras, con, por ejem­plo, el Pra­do, que tie­ne una me­dia de 7.802 vi­si­tan­tes al día (235.367 al mes) in­di­ca que en es­te ca­so las com­pa­ra­cio­nes, ade­más odio­sas, no sir­ven.

Una pie­za cla­ve pa­ra ata­car el pro­ble­ma de la fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el per­fil de los vi­si­tan­tes son los vi­gi­lan­tes de sa­la, pues son ellos los que más en con­tac­to es­tán con el pú­bli­co. Es­te co­lec­ti­vo re­ci­bió ayer la no­ti­cia de que Fernando Ben­zo, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, fir­mó un acuer­do con los sin­di­ca­tos pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les, y tam­bién in­clu­yó a los tra­ba­ja­do­res del Rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.