La vi­da de Puig­de­mont en Ber­lín

El ex­pre­si­den­te man­tie­ne un per­fil ba­jo pa­ra no per­ju­di­car su fu­tu­ro ju­di­cial. La co­mu­ni­dad ca­ta­la­na cen­tra la ma­yo­ría de sus con­tac­tos

El País (Nacional) - - PORTADA - ANA CARBAJOSA,

Una vi­da dis­cre­ta y de per­fil pre­me­di­ta­da­men­te muy ba­jo. Car­les Puig­de­mont vi­ve des­de ha­ce 42 días en Ber­lín, cuan­do sa­lió en li­ber­tad ba­jo fian­za de la cár­cel de Neu­müns­ter, en el nor­te del país, en la que in­gre­só des­pués de ser de­te­ni­do cuan­do in­ten­ta­ba lle­gar a Bru­se­las des­de Hel­sin­ki. Aquí es­pe­ra a que la jus­ti­cia ale­ma­na de­ci­da de­fi­ni­ti­va­men­te si le en­tre­ga o no a Es­pa­ña, don­de el ex­pre­si­den­te catalán es­tá pro­ce­sa­do por re­be­lión y mal­ver­sa­ción. Y, des­de aquí, Puig­de­mont mue­ve los hi­los de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na a gol­pe de Twit­ter, re­ci­be a de­le­ga­cio­nes de po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas y man­tie­ne en­cuen­tros con la co­mu­ni­dad ca­ta­la­na de Ale­ma­nia. Su ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal es, sin em­bar­go, muy re­du­ci­da y, en cual­quier ca­so, ale­ja­da de los fo­cos.

Por­que aun­que en Es­pa­ña la pre­sen­cia me­diá­ti­ca de Puig­de­mont se vea am­pli­fi­ca­da por el día a día po­lí­ti­co y por su de­ter­mi­na­ción de vi­si­bi­li­zar el au­to­de­no­mi­na­do Go­bierno en el exi­lio, lo cier­to es que en Ale­ma­nia su pre­sen­cia es me­nor y sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas se su­ce­den con cuen­ta­go­tas.

En Ale­ma­nia, Puig­de­mont no pro­nun­cia con­fe­ren­cias ni par­ti­ci­pa en de­ba­tes pú­bli­cos co­mo sí ha he­cho en otros paí­ses eu­ro- peos. Sí ha ce­le­bra­do al­gún en­cuen­tro con la co­mu­ni­dad ca­ta­la­na en Ale­ma­nia, co­mo cuan­do se reunió con un gru­po de ellos pa­ra ani­mar al Ba­rça en el Clá­si­co; un en­cuen­tro con el ar­tis­ta chino Ai Wei­wei; sa­li­das con sus fa­mi­lia­res y ami­gos que vie­nen a ver­le; mu­chas fotos por la ca­lle y po­co más. Y, a su ve­ra, siem­pre su in­se­pa­ra­ble ami­go, el em­pre­sa­rio ge­run­den­se Jo­sep María Ma­ta­ma­la, que le acom­pa­ña des­de que am­bos aban­do­na­ran Es­pa­ña el 30 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, des­pués de que el Go­bierno cen­tral apli­ca­ra el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción y di­sol­vie­ra el Go­vern.

La idea de Puig­de­mont es man­te­ner la cau­te­la has­ta que la jus­ti­cia ale­ma­na se pro­nun­cie y, mien­tras tan­to, no in­ter­fe­rir en una de­ci­sión que, de mo­men­to, en sus fa­ses preeli­mi­na­res ha be­ne­fi­cia­do al ex­pre­si­den­te. “Su agen­da po­lí­ti­ca en Ale­ma­nia es pró­xi­ma a ce­ro”, sos­tie­nen fuen­tes co­no­ce­do­ras de su ac­ti­vi­dad. “Es ló­gi­co que si es­tá a la es­pe­ra de una de­ci­sión ju­di­cial man­ten­ga un per­fil ba­jo”, aña­den las fuen­tes.

Una pa­ta­ta ca­lien­te

La de Ber­lín es una vi­da “pro­vi­sio­nal”, co­mo ha ca­li­fi­ca­do es­te pe­rio­do el propio Puig­de­mont, cu­yo epi­cen­tro se si­túa en el ele­gan­te ba­rrio de Char­lot­ten­burg, al oes­te de Ber­lín. Allí se ins­ta­ló el ex­pre­si­den­te en un alo­ja­mien­to tem­po­ral, y en los ho­te­les ale­da­ños ha ce­le­bra­do reunio­nes con su gru­po par­la­men­ta­rio. Es una zo­na pró­xi­ma tam­bién a las ofi­ci­nas de su abo­ga­do, el repu­tado

pe­na­lis­ta Wolf­gang Schom­burg. Una vez por se­ma­na, Puig­de­mont de­be pre­sen­tar­se en co­mi­sa­ría, ya que se en­cuen­tra en li­ber­tad ba­jo fian­za de 75.000 eu­ros y no pue­de sa­lir del país.

Puig­de­mont re­pi­te a me­nu­do que su ob­je­ti­vo es vol­ver a Bél­gi­ca cuan­to an­tes. “Su fa­mi­lia y al­gu­nos ami­gos le vi­si­tan, pe­ro po­co más. Por el te­ma ju­rí­di­co, le con­vie­ne man­te­ner un pa­pel dis­cre­to. Tie­ne pri­sa por vol­ver a Bél­gi­ca y no ha­rá na­da que pue­da en­tor­pe­cer o re­tra­sar su sa­li­da”, ex­pli­can fuen­tes pró­xi­mas a Puig­de­mont.

Su cau­te­la coin­ci­de con el es­ca­so ape­ti­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos ale­ma­nes de aca­bar en­vuel­tos

en el ca­so Puig­de­mont, que con­si­de­ran una pa­ta­ta ca­lien­te a la que pre­fie­ren no acer­car­se de­ma­sia­do, pa­ra evi­tar que­mar­se. En Ale­ma­nia no hay co­mo en Bél­gi­ca un gran par­ti­do co­mo el na­cio­na­lis­ta fla­men­co, que brin­de apo­yo po­lí­ti­co y lo­gís­ti­co a Puig­de­mont. “Con los gran­des par­ti­dos ale­ma­nes no man­tie­ne con­tac­tos”, coin­ci­den fuen­tes ofi­cia­les ale­ma­nas. In­clu­so la ex­tre­ma de­re­cha, que en un pri­mer mo­men­to ti­tu­beó, des­mien­te ta­jan­te­men­te cual­quier ti­po de con­tac­to. “No te­ne­mos na­da que ver con él. Es­ta­mos a fa­vor de Es­pa­ña, no de Ca­ta­lu­ña. Es una cues­tión in­ter­na es­pa­ño­la y no cree­mos en nin­gún ti­po de me­dia­ción”, ex­pli­ca Mi­chael Pfalz­graf, por­ta­voz de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (Afd), el par­ti­do ex­tre­mis­ta y an­ti­in­mi­gra­ción ale­mán.

Los Ver­des ale­ma­nes se des­mar­can de la lí­nea ofi­cial del Go­bierno ale­mán y pi­den una me­dia­ción po­lí­ti­ca eu­ro­pea. El par­ti­do, sin em­bar­go, de­le­ga la cues­tión ca­ta­la­na a sus eu­ro­par­la­men­ta­rios, se­gún ex­pli­ca Fran­zis­ka Brant­ner, res­pon­sa­ble de Po­lí­ti­ca Ex­te­rior de la for­ma­ción eco­lo­gis­ta. “En Ber­lín no te­ne­mos con­tac­to di­rec­to con Puig­de­mont, son los eu­ro­dipu­tados en Bru­se­las los que se re­la­cio­nan con los par­ti­dos ca­ta­la­nes”. “No se tra­ta de que es­te­mos a fa­vor de Puig­de­mont ni de con­si­de­rar­le un hé­roe. Se tra­ta de la di­men­sión eu­ro­pea del con­flic­to y de las po­ten­cia­les re­per­cu­sio­nes po­lí­ti­cas en to­da la Unión”, sos­tie­ne Brant­ner, a la vez que de­fien­de que cual­quier in­ten­to de me­dia­ción de­be ser acep­ta­da an­tes por las dos par­tes.

Par­ti­do más pró­xi­mo

Die Lin­ke, el par­ti­do a la iz­quier­da de la so­cial­de­mo­cra­cia, es el más pró­xi­mo a la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta. Andrej Hun­ko, res­pon­sa­ble pa­ra Asun­tos Eu­ro­peos del par­ti­do, se reunió con el ex­pre­si­den­te des­pués de que es­te sa­lie­ra de la cár­cel pa­ra in­tere­sar­se “por la pre­sen­cia de agen­tes de los ser­vi­cios se­cre­tos es­pa­ño­les en sue­lo ale­mán”, se­gún ex­pli­ca. Hun­ko de­fien­de “una so­lu­ción po­lí­ti­ca pa­ra el con­flic­to catalán”, pe­ro ase­gu­ra tam­bién que, des­de en­ton­ces, no ha man­te­ni­do más con­tac­tos con Puig­de­mont.

Tam­po­co ha vuel­to a ver­le Diet­her Dehm, de Die Lin­ke, quien acu­dió a vi­si­tar­le por ini­cia­ti­va per­so­nal a la cár­cel de Neu­müns­ter, se­gún ex­pli­ca por te­lé­fono. Gre­gor Gy­si, el his­tó­ri­co lí­der de la iz­quier­da pos­co­mu­nis­ta ale­ma­na, se reunió es­ta se­ma­na con el exal­cal­de de Gi­ro­na y le tras­la­dó su de­fen­sa de una Es­pa­ña fe­de­ral con dis­tin­tos gra­dos de au­to­no­mía y su opo­si­ción a la se­ce­sión.

Bernd Luc­ke, el co­no­ci­do eu­ro­dipu­tado eu­ró­fo­bo ale­mán, fue el pri­mer y uno de los po­cos po­lí­ti­cos que se pre­sen­ta­ron en la cár­cel de Neu­müns­ter pa­ra apo­yar a Puig­de­mont. “Des­de en­ton­ces no le he vuel­to a ver”, ex­pli­ca por te­lé­fono es­te po­lí­ti­co, que lle­gó a ofre­cer­le su ca­sa pa­ra ins­ta­lar­se. Luc­ke ex­pli­ca que él no es­tá a fa­vor de que se re­ti­re la eu­ro­or­den, pe­ro sí pe­día que Puig­de­mont que­da­ra en li­ber­tad has­ta que la jus­ti­cia ale­ma­na de­ci­die­ra, co­mo ha su­ce­di­do. “So­mos cons­cien­tes de que si nues­tros par­ti­dos se mues­tran crí­ti­cos con el Go­bierno es­pa­ñol, crea­ría­mos un con­flic­to di­plo­má­ti­co”.

La de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Schles­wig-Hols­tein, que de­be pro­nun­ciar­se so­bre la en­tre­ga de Puig­de­mont y que se es­pe­ra pa­ra los pró­xi­mos días, de­ci­di­rá si el pa­rén­te­sis ber­li­nés to­ca a su fin y vuel­ve a Bél­gi­ca co­mo desea o a Es­pa­ña co­mo pi­de la eu­ro­or­den.

Los gran­des par­ti­dos ale­ma­nes ca­re­cen de re­la­ción con el fu­ga­do

El ‘ex­pre­si­dent’ re­pi­te a me­nu­do que su ob­je­ti­vo es vol­ver a Bél­gi­ca

/ FE­LI­PE TRUE­BA (EFE)

Car­les Puig­de­mont con el em­pre­sa­rio Jo­sep Ma­ria Ma­ta­ma­la (a la iz­quier­da), ayer en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.