AL­GE­CI­RAS PLAN­TA CA­RA AL NAR­CO­TRÁ­FI­CO.

Mi­les de per­so­nas cla­man en Al­ge­ci­ras por su se­gu­ri­dad y pi­den más im­pli­ca­ción de la so­cie­dad en la lu­cha con­tra las dro­gas

El País (Nacional) - - PORTADA - PATRICIA O. DOLZ JESÚS A. CAÑAS,

Mi­les de per­so­nas se con­cen­tra­ron ayer en el cen­tro de Al­ge­ci­ras (Cá­diz) pa­ra re­cla­mar más se­gu­ri­dad an­te la cre­cien­te ola de vio­len­cia vin­cu­la­da al trá­fi­co de dro­gas que sa­cu­de la zo­na.

La muer­te de un ni­ño ha agi­ta­do la con­cien­cia de la po­bla­ción lo­cal

Zoi­do se pre­ci­pi­tó cuan­do la aso­ció al trans­por­te de ali­jos de es­tu­pe­fa­cien­tes

La muer­te el pa­sa­do lu­nes de Ma­nuel Man­ci­lla, de nue­ve años, mien­tras se di­ver­tía con la bar­ca de su pa­dre en la pla­ya de Ge­ta­res (Cá­diz), tras ser arro­lla­do por una de las lan­chas rá­pi­das uti­li­za­das pa­ra nar­co­trá­fi­co, ha pues­to de re­lie­ve el gra­ve pro­ble­ma so­cial al que se en­fren­ta es­ta co­mar­ca del sur de Es­pa­ña, abra­za­da al pe­ñón de Gi­bral­tar y se­pa­ra­da por 14 ki­ló­me­tros de mar de Ma­rrue­cos. Tras el su­ce­so, el mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, le de­cla­ró “la gue­rra al nar­co” y la po­bla­ción del Campo de Gi­bral­tar to­mó ayer las ca­lles de Al­ge­ci­ras cla­man­do “por su se­gu­ri­dad”. Aquí, don­de la Po­li­cía ba­te ré­cords de in­cau­ta­cio­nes y de­ten­cio­nes —75.000 ki­los de ha­chís en­tre enero y abril de es­te año y 225 de­te­ni­dos— , la gen­te ha em­pe­za­do a de­cir “bas­ta ya”.

“La muer­te de ese chi­qui­llo ha so­cia­li­za­do el ries­go que se co­rre, ha pues­to en evi­den­cia que, aun­que la gen­te pien­sa que no le afec­ta el nar­co­trá­fi­co, cual­quie­ra pue­de su­frir sus con­se­cuen­cias”, di­ce Francisco Me­na, pre­si­den­te de la Coor­di­na­do­ra An­ti­dro­ga Ne­xos, con­vo­can­te de la con­cen­tra­ción (5.000 per­so­nas se­gún la Po­li­cía Lo­cal). “No so­lo de­ci­mos ‘No al nar­co­trá­fi­co’, sino que la so­cie­dad se tie­ne que com­pro­me­ter a lu­char y re­cha­zar­lo y crear una co­mar­ca sa­lu­da­ble. Hay que sa­car el or­gu­llo gi­bral­ta­re­ño pa­ra ven­cer­lo”, in­sis­tía mi­nu­tos an­tes de la pro­tes­ta. Y ad­ver­tía: “Es ne­ce­sa­ria la uni­dad de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes y de la ciu­da­da­nía”.

En los juz­ga­dos de La Lí­nea de la Con­cep­ción, de­ce­nas de per­so­nas es­pe­ran du­ran­te lar­gas ho­ras una de­ci­sión ju­di­cial so­bre sus fa­mi­lia­res y ami­gos en­cau­sa­dos. Diez de­te­ni­dos por su su­pues­ta im­pli­ca­ción en va­rios ali­jos con un to­tal de 10.000 ki­los de ha­chís del pa­sa­do abril se pre­sen­ta­ban ayer an­te el juez. Tres sa­lie­ron en li­ber­tad ba­jo cuan­tio­sas fian­zas pa­ga­das a to­ca­te­ja. Y sie­te in­gre­sa­ron en pri­sión in­con­di­cio­nal con pe­nas por en­ci­ma de 4,5 años.

Al mis­mo tiem­po, en Al­ge­ci­ras la po­li­cía blin­da los juz­ga­dos. Otros sie­te arres­ta­dos por las agre­sio­nes el pa­sa­do sábado a nue­ve agen­tes del Gru­po de Ac­ción Rá­pi­do (GAR) de la Guar­dia Ci­vil son pues­tos a dis­po­si­ción ju­di­cial. Ape­nas unas ho­ras des­pués, y coin­ci­dien­do con la con­cen­tra­ción an­ti­dro­ga, la Po­li­cía des­plie­ga un ope­ra­ti­vo en el po­pu­lar ba­rrio de La Pi­ñe­ra tras un ti­ro­teo. Un agen­te re­sul­tó he­ri­do.

“Nues­tro te­rri­to­rio no es­tá su­pe­di­ta­do ni su­pe­ra­do por la la­cra de la dro­ga y de quie­nes se lu­cran con ella. Man­za­nas po­dri­das hay siem­pre”, re­za­ba el co­mu­ni­ca­do enviado por el al­cal­de, José Ig­na­cio Lan­da­lu­ce, del PP, a me­dia ma­ña­na. “Quie­nes se em­pe­ñan en com­pa­rar el Campo de Gi­bral­tar con otras par­tes del mun­do en las que el cri­men or­ga­ni­za­do campa a sus an­chas no so­lo es­tán fal­tan­do a la reali­dad sino que ge­ne­ran un da­ño a los cam­po­gi­bral­ta­re­ños di­fí­cil de re­sar­cir”, se­ña­la­ba.

“La cri­sis agu­di­zó el pro­ble­ma de des­em­pleo que ya acu­sa­ba es­ta co­mar­ca con un 30% de pa­ro [más del 70% en­tre la po­bla­ción jo­ven], que abo­có a mu­chas fa­mi­lias a re­cu­rrir a los re­cur­sos eco­nó­mi­cos del nar­co­trá­fi­co pa­ra pa­gar sus hi­po­te­cas”, ana­li­za Me­na. “Y son mu­chos los jó­ve­nes que cre­cen con el re­fe­ren­te de los lí­de­res de esos cla­nes, los Cas­ta­ñas y los Mes­si, chi­cos sin fu­tu­ro que en­cuen­tran en el nar­co la úni­ca sa­li­da y que lo con­vier­ten en su úni­co me­dio de vi­da”, apos­ti­lla un po­li­cía de la zo­na.

Lo que cuen­tan, ya en­tre su­su­rros, los que lu­chan con­tra el nar­co es que ellos “han sa­bi­do apro­ve­char el va­cío de­ja­do por el Es­ta­do y se han con­ver­ti­do en los pro­tec­to­res de mu­chas fa­mi­lias, son quie­nes les han “cui­da­do” cuan­do les ha­cía fal­ta, “quie­nes les han da­do tra­ba­jo, di­ne­ro cuan­do lo han ne­ce­si­ta­do sin pe­dir na­da a cam­bio... Sal­vo si­len­cio”.

El re­sul­ta­do, en pa­la­bras de Me­na, es “una es­pe­cie de nar­coes­ta­do del bie­nes­tar” en el que una mi­no­ría no ha­bla por­que son cóm­pli­ces o tra­ba­jan di­rec­ta­men­te pa­ra el nar­co, pe­ro otros no lo ha­cen “por no me­ter­se en pro­ble­mas”, por mie­do al ve­cino, al com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, al pa­dre de los com­pa­ñe­ros de su hi­jo en el co­le­gio. El nar­co­trá­fi­co, que en­raí­za con un pa­sa­do de con­tra­ban­do de ta­ba­co y otros pro­duc­tos traí­dos des­de Gi­bral­tar, ha mon­ta­do un sis­te­ma pa­ra­le­lo con re­glas pro­pias no es­cri­tas pe­ro que to­do el mun­do co­no­ce.

Cla­ra, de la ba­rria­da de La Ba­ja­di­lla de Al­ge­ci­ras, re­co­no­cía ayer su mie­do. “No ten­go a fa­mi­lia­res me­ti­dos en dro­gas, pe­ro sí a ve­ci­nos, y sé que no tie­nen nin­gún re­cur­so y tie­nen que co­mer ellos y sus hi­jos”, di­ce. “Lo que me­nos me gus­ta es el des­ca­ro con el que se com­por­ta es­ta gen­te”.

/ JUAN CARLOS TO­RO

/ J. C. TO­RO

Con­cen­tra­ción ayer en Al­ge­ci­ras pa­ra re­cla­mar un ma­yor com­pro­mi­so en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en el Campo de Gi­bral­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.