La UE lan­za una ofer­ta pa­ra evi­tar la gue­rra co­mer­cial con EE UU

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - LUCÍA ABELLÁN,

Eu­ro­pa apu­ra el úl­ti­mo in­ten­to de evi­tar una gue­rra co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos. A dos se­ma­nas de que ven­za la tre­gua que el pre­si­den­te Do­nald Trump con­ce­dió al acero y al alu­mi­nio de la Unión Eu­ro­pea, los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno eu­ro­peos se de­cla­ra­ron ayer dis­pues­tos a me­jo­rar los flu­jos si Wa­shing­ton en­tie­rra pa­ra siem­pre la ame­na­za de aran­ce­les. Bru­se­las se avie­ne a ne­go­ciar cua­tro ca­pí­tu­los, en­tre ellos una me­jo­ra en el ac­ce­so de los co­ches es­ta­dou­ni­den­ses al mer­ca­do eu­ro­peo. A cam­bio, re­cla­ma que las em­pre­sas del club co­mu­ni­ta­rio pue­dan op­tar a la con­tra­ta­ción pú­bli­ca en EE UU.

En­tre la ro­tun­di­dad fran­ce­sa y la cau­te­la ale­ma­na, la UE ha en­con­tra­do un pun­to me­dio que con­ci­ta la ad­he­sión de to­dos sus miem­bros. Eu­ro­pa con­si­de­ra que la re­la­ción co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos, la más in­ten­sa del mun­do, es me­jo­ra­ble y es­tá dis­pues­ta a ha­blar de as­pec­tos con­cre­tos. So­lo hay una con­di­ción pre­via inexo­ra­ble: la re­ti­ra­da de la ame­na­za de aran­ce­les. “Si Es­ta­dos Uni­dos quie­re tra­tar a Eu­ro­pa co­mo alia­da, es­ta­mos dis­pues­tos a ha­blar de va­rias co­sas;

si no, la UE de­fen­de­rá sus in­tere­ses”, re­su­mió el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, al tér­mino de la cum­bre que los paí­ses eu­ro­peos ce­le­bra­ron con los so­cios de los Bal­ca­nes en Sofía (Bul­ga­ria).

La Co­mi­sión Eu­ro­pea, con com­pe­ten­cias ex­clu­si­vas so­bre po­lí­ti­ca co­mer­cial en la UE, pre­sen­tó en la cena de lí­de­res del pa­sa­do miércoles cua­tro ele­men­tos so­bre los que dis­cu­tir. El más atractivo —tam­bién el más di­fí­cil de pac­tar— con­sis­te en

dar a Es­ta­dos Uni­dos al­gu­nas ven­ta­jas en la ex­por­ta­ción de bie­nes in­dus­tria­les (in­clui­dos los au­to­mó­vi­les, en los que Trump ha con­den­sa­do sus de­man­das).

Wa­shing­ton pi­de re­ba­jar el aran­cel que la UE apli­ca a los co­ches es­ta­dou­ni­den­ses des­de el 10% ac­tual al 2,5%. De esa for­ma, la ta­ri­fa se equi­pa­ra­ría a la que so­por­tan los vehícu­los eu­ro­peos —muy com­pe­ti­ti­vos— que se ven­den al otro la­do del Atlán­ti­co. Bru­se­las es­ta­ría dis­pues­ta

a con­ce­der­lo, a cam­bio de una aper­tu­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump en el apar­ta­do más atractivo pa­ra Eu­ro­pa: que sus em­pre­sas pue­dan ven­cer el pro­tec­cio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se y con­cu­rrir allí a al­gu­nas li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas.

Re­sul­ta más que du­do­so que Wa­shing­ton ac­ce­da a una con­di­ción que no pu­do lo­grar­se en la ne­go­cia­ción del am­bi­cio­so tra­ta­do co­mer­cial que Bru­se­las en­sa­yó con la Ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, el de­no­mi­na­do

TTIP. Pe­ro aden­trar­se en es­te pro­ce­so pue­de al me­nos ale­jar la ame­na­za in­me­dia­ta de los aran­ce­les pa­ra Eu­ro­pa. Con más pru­den­cia que Ma­cron —una even­tual gue­rra co­mer­cial per­ju­di­ca­ría más a Ale­ma­nia que a Fran­cia—, la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel des­ta­có: “Te­ne­mos una po­si­ción co­mún. Que­re­mos una exen­ción per­ma­nen­te de los aran­ce­les y en­ton­ces es­ta­re­mos dis­pues­tos a ha­blar so­bre có­mo re­du­cir de ma­ne­ra re­cí­pro­ca las ba­rre­ras co­mer­cia­les”.

Más allá del apar­ta­do in­dus­trial, la UE pro­po­ne au­men­tar el vo­lu­men de gas natural li­cua­do que Es­ta­dos Uni­dos ex­por­ta des­de ha­ce unos años, gra­cias al desa­rro­llo del frac­king. Esas tran-

sac­cio­nes, aho­ra muy li­mi­ta­das por ba­rre­ras téc­ni­cas, per­mi­ti­rían tam­bién a la UE re­du­cir la de­pen­den­cia de su­mi­nis­tra­do­res co­mo Ru­sia, que pro­vee ca­si el 40% del gas que im­por­ta el club co­mu­ni­ta­rio. En 2017, las ven­tas de es­te gas a Eu­ro­pa se du­pli­ca­ron con cre­ces res­pec­to al año an­te­rior, se­gún da­tos es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro el vo­lu­men es muy mo­des­to.

Con­ver­gen­cia re­gu­la­to­ria

En ter­cer lu­gar, Bru­se­las ofre­ce a Wa­shing­ton pac­tar me­jo­ras en las re­glas de fun­cio­na­mien­to de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, que dis­gus­tan a Es­ta­dos Uni­dos. Ese ma­les­tar es­tá pro­vo­can­do en la ac­tua­li­dad una gran pa­rá­li­sis en ese or­ga­nis­mo. Por úl­ti­mo, es­tá so­bre la me­sa en­sa­yar una con­ver­gen­cia re­gu­la­to­ria (por ejem­plo, en la se­gu­ri­dad de los au­to­mó­vi­les) que agi­li­ce los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les.

La gran in­cóg­ni­ta re­si­de en si es­tas pers­pec­ti­vas bas­ta­rán pa­ra que Trump re­nun­cie a la gue­rra co­mer­cial con Eu­ro­pa. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker, no se atre­vió a aven­tu­rar­lo. “Ve­re­mos la reac­ción de Es­ta­dos Uni­dos”, se li­mi­tó a de­cir. Los re­ve­ses pro­pi­na­dos des­de la lle­ga­da al poder del lí­der re­pu­bli­cano —el úl­ti­mo, el del acuer­do nu­clear con Irán— no re­sul­tan alen­ta­do­res.

Fuen­tes co­mu­ni­ta­rias des­ta­can que, en el ca­so de la con­tien­da co­mer­cial, el in­te­rés de la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se es ma­yor y que eso pue­de apla­car la be­li­ge­ran­cia del lí­der nor­te­ame­ri­cano. Tam­bién ayu­da que el marco plan­tea­do en es­ta oca­sión re­sul­ta me­nos am­bi­cio­so que el del TTIP. Aun así, la UE se arries­ga a su­frir un nue­vo des­plan­te por par­te de un so­cio que ha de­ja­do de com­por­tar­se co­mo tal. “De­be­mos ha­cer­nos res­pe­tar”, cla­mó el pri­mer mi­nis­tro bel­ga, Char­les Michel, uno de los go­ber­nan­tes más be­li­ge­ran­tes con los vai­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

La co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Co­mer­cio, Cecilia Malms­tröm, abor­dó es­tas cues­tio­nes con el se­cre­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se de esa car­te­ra, Wil­bur Ross, el pa­sa­do martes. Y pro­ba­ble­men­te vuel­van a ha­cer­lo an­tes de que ven­za el ul­ti­má­tum del 1 de ju­nio. Los in­tere­ses en jue­go son enor­mes. Es­ta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal des­tino de las ex­por­ta­cio­nes eu­ro­peas (16,9% del to­tal) y el se­gun­do país que más ven­de a la UE (13,8%), se­gún da­tos de 2017.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, los lí­de­res son cons­cien­tes de que la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va so­lo de­pen­de de Trump. Y no es des­car­ta­ble que el man­da­ta­rio am­plíe de nue­vo la exen­ción tem­po­ral a la UE en lu­gar de des­te­rrar­la. Si Bru­se­las cum­ple lo avan­za­do ayer, no de­be­ría ini­ciar nin­gún con­tac­to for­mal con esa ame­na­za aún pen­dien­te. Pe­ro re­sul­ta di­fí­cil aven­tu­rar­lo. “Es­te es hoy el prin­ci­pal pro­ble­ma de las re­la­cio­nes tras­atlán­ti­cas: que son im­pre­vi­si­bles”, con­clu­yó el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk.

/ S. L. (AFP)

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ayer en Sofía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.