La cum­bre evi­ta dar pers­pec­ti­va de ad­he­sión a los Bal­ca­nes

Ma­cron pi­de me­jo­ras en la re­gión y una re­for­ma de la UE an­tes de ha­blar de nue­vos in­gre­sos al club co­mu­ni­ta­rio

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - L. A.,

Quin­ce años des­pués del úl­ti­mo en­cuen­tro con­jun­to en­tre los lí­de­res de la Unión Eu­ro­pea y los so­cios de los Bal­ca­nes, la pers­pec­ti­va de ad­he­sión de es­tos paí­ses no ha me­jo­ra­do un ápi­ce. In­clu­so hay se­ña­les de re­tro­ce­so. Los go­ber­nan­tes eu­ro­peos con­clu­ye­ron ayer la cum­bre con los paí­ses bal­cá­ni­cos oc­ci­den­ta­les sin dar ex­pec­ta­ti­vas de una pron­ta en­tra­da en el club co­mu­ni­ta­rio, a pe­sar de que la Co­mi­sión Eu­ro­pea con­si­de­ra fac­ti­ble que ha­ya nue­vos in­gre­sos en 2025. Los lí­de­res se de­cla­ran con­ven­ci­dos de que el fu­tu­ro de es­tos paí­ses es­tá en el seno de la UE. Pe­ro sus pa­la­bras los trai­cio­nan.

“Si ha­bla­mos de nú­me­ros, el PIB y la po­bla­ción de es­tos paí­ses son asu­mi­bles. Pe­ro el vo­lu­men de pro­ble­mas per cá­pi­ta es muy su­pe­rior al de Fran­cia o Ale­ma­nia”, des­li­zó en con­fe­ren­cia de pren­sa el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, pe­se a con­cluir que “no hay plan B” a la ad­he­sión. La reunión fi­na­li­zó con una foto de fa­mi­lia cu­ya úni­ca au­sen­cia fue la de Ma­riano Ra­joy. El pre­si­den­te es­pa­ñol no acu­dió por la par­ti­ci­pa­ción en esa ci­ta de Ko­so­vo, al que Es­pa­ña no otor­ga es­ta­tus de país.

La UE se en­fren­ta a un di­le­ma en su re­la­ción con los so­cios bal­cá­ni­cos (Ser­bia, Mon­te­ne­gro, Al­ba­nia, Ma­ce­do­nia, Bos­nia y Ko­so­vo). Por un la­do, las ca­ren­cias que pre­sen­tan en co­rrup­ción, cum­pli­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho, trá­fi­co de ar­mas y cri­men or­ga­ni­za­do es­pan­tan a un club eu­ro­peo que aún no ha si­do ca­paz de di­ge­rir bien las in­cor­po­ra­cio­nes más re­cien­tes. Ru­ma­nia y Bul­ga­ria, las úl­ti­mas en ac­ce­der a la fa­mi­lia co­mu­ni­ta­ria, en 2007, aún es­tán su­je­tas a un me­ca­nis­mo de eva­lua­ción de sus es­truc­tu­ras de Es­ta­do de de­re­cho con­ce­bi­do en prin­ci­pio pa­ra un pe­rio­do bre­ve. Y la fal­ta de agi­li­dad que mues­tra en oca­sio­nes la UE pa­ra fun­cio­nar con 28 miem­bros di­sua­de a la ho­ra de am­pliar el gru­po.

El lí­der eu­ro­peo que más cla­ra­men­te lo ex­pre­sa es el pre­si­den­te fran­cés, aun­que los gran­des paí­ses (sal­vo Ita­lia) comparten su pos­tu­ra. “No po­de­mos abrir una ne­go­cia­ción con es­tos paí­ses sin con­di­cio­nes en ám­bi­tos co­mo la mi­gra­ción o la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Tie­nen que me­jo­rar mu­chos as­pec­tos an­tes. Y la UE no po­drá ini­ciar es­te pro­ce­so si no se re­for­ma an­tes”, aler­tó Em­ma­nuel Ma­cron. El di­ri­gen­te fran­cés, pe­se a to­do, ad­mi­te los ries­gos de que esos paí­ses se abran más a Ru­sia y a Tur­quía, que in­ten­tan be­ne­fi­ciar­se de ese va­cío eu­ro­peo. Las ci­fras son ro­tun­das: el 73% del co­mer­cio de los Bal­ca­nes se ha­ce con la UE. Y la in­ver­sión co­mu­ni­ta­ria en la re­gión al­can­za el mis­mo por­cen­ta­je. A Bru­se­las, pe­se a to­do, le cues­ta ca­pi­ta­li­zar esa pre­sen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.