Ru­sia ben­di­ce el acuer­do de go­bierno

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL -

El acuer­do de go­bierno de La Li­ga y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas in­clu­ye un apar­ta­do es­pe­cí­fi­co que abre la puer­ta a una re­la­ción co­mer­cial y mi­li­tar con Ru­sia. Se­gún el do­cu­men­to, el país que pre­si­de Vla­di­mir Pu­tin de­be­ría ser un alia­do es­tra­té­gi­co en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo y la es­ta­bi­li­za­ción de al­gu­nas re­gio­nes que afec­tan di­rec­ta­men­te a los in­tere­ses de Eu­ro­pa.

Fuen­tes del Krem­lin agra­de­cie­ron que se pro­pon­ga tam­bién el le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes co­mer­cia­les im­pues­tas a raíz de la cri­sis de Ucra­nia, se­gún pu­bli­có ayer la agen­cia de no­ti­cias ANSA. Las es­ti­ma­cio­nes de La Li­ga apun­tan que di­chas san­cio­nes le han cos­ta­do a Ita­lia 5.000 mi­llo­nes y cen­te­na­res de pues­tos de tra­ba­jo. Pe­ro la pro­pues­ta es pa­pel mo­ja­do. La san­cio­nes so­lo po­drían eli­mi­nar­se con una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da en una vo­ta­ción en el Con­se­jo de Asun­tos Ex­te­rio­res eu­ro­peo. apro­ba­do de­fi­ni­ti­va­men­te. M5S lo ha­rá en­tre hoy y el do­min­go a tra­vés de su pla­ta­for­ma on­li­ne Rous­seau. Un sis­te­ma en el que so­lo pue­den vo­tar los ins­cri­tos que cum­plen con una se­rie de opa­cos re­qui­si­tos (en la elec­ción de Di Maio co­mo can­di­da­to par­ti­ci­pa­ron 38.000 per­so­nas, mien­tras que en las pri­ma­rias del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co vo­ta­ron dos mi­llo­nes). La Li­ga, en cam­bio, sa­ca­rá a la ca­lle ur­nas y abri­rá la vo­ta­ción a to­da su mi­li­tan­cia.

La pri­ma si­gue su­bien­do

El pro­gra­ma co­mún, cons­trui­do a ba­se de pro­pues­tas de di­ges­tión rá­pi­da y du­do­sa ba­se fi­nan­cie­ra, si­gue ge­ne­ran­do alar­ma. Ita­lia, co­mo cuan­do en 2011 ca­yó el Go­bierno de Sil­vio Ber­lus­co­ni, vuel­ve a sen­tir­se ob­ser­va­da. Tras una jor­na­da de avi­so en los mer­ca­dos (Ita­lia es­tá a la co­la en cre­ci­mien­to en la zo­na eu­ro), ayer la pri­ma si­guió su­bien­do has­ta los 160 pun­tos y vol­vie­ron a oír­se vo­ces de aler­ta. Pri­me­ro lle­gó la del pri­mer mi­nis­tro sa­lien­te, Pao­lo Gen­ti­lo­ni, que ad­vir­tió de los pe­li­gros de rea­li­zar “po­lí­ti­ca de deu­da y dé­fi­cit” y de ha­cer pro­me­sas irrea­li­za­bles. “Si se va por fue­ra de la ca­rre­te­ra quien se las­ti­ma­rá se­rá a los ciu­da­da­nos italianos y no a los eu­ro­bu­ró­cra­tas”.

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, tam­bién mos­tró cier­ta in­quie­tud por una alian­za en­tre par­ti­dos an­ta­gó­ni­cos, pe­ro ex­pre­só su res­pe­to por las de­ci­sio­nes de­mo­crá­ti­cas y la con­fian­za en la sa­bi­du­ría del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ser­gio Mat­ta­re­lla, pa­ra na­ve­gar en la tor­men­ta. Pe­ro en el Palacio del Qui­ri­nal em­pie­zan a es­tar hartos del es­pec­tácu­lo de los úl­ti­mos días, de los bo­rra­do­res de acuer­do y de que se es­té tra­tan­do al pre­si­den­te co­mo un me­ro es­pec­ta­dor que es­tam­pa­rá la fir­ma en un acuer­do co­ci­na­do en un des­pa­cho del palacio de Mon­te­ci­to­rio.

La sen­sa­ción, pe­se al avan­ce en la re­dac­ción del con­tra­to y las se­ña­les de op­ti­mis­mo que lan­za el M5S, es que en cual­quier mo­men­to la ne­go­cia­ción pue­de des­ca­rri­lar. Sal­vi­ni ayer vol­vió a sem­brar la du­da: si el lu­nes no se ha lo­gra­do, di­jo, se de­vuel­ve la pa­la­bra a Mat­ta­re­lla. Y el pre­si­den­te, por si aca­so, man­tie­ne en la re­cá­ma­ra su plan de Go­bierno neu­tral por si to­do se va al ga­re­te en el úl­ti­mo mi­nu­to.

/ ANTONIO MASIELLO (GETTY)

Lui­gi Di Maio ha­bla con los pe­rio­dis­tas tras las ne­go­cia­cio­nes pa­ra for­mar Go­bierno, ayer en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.