“La ofer­ta de cru­do de Ve­ne­zue­la pue­de en­trar en caí­da li­bre”

LUIS GIUSTI Ex­pre­si­den­te de PDV­SA

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - IBSEN MARTÍNEZ,

Luis Giusti (La­gu­ni­llas, Ve­ne­zue­la, 1944) de­jó vo­lun­ta­ria­men­te la pre­si­den­cia de Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (PDV­SA) el mis­mo día de 1998 en que Hu­go Chávez asu­mió la pre­si­den­cia. In­ge­nie­ro de pe­tró­leos, Giusti es­tu­vo al fren­te del otro­ra gi­gan­te pe­tro­le­ro ve­ne­zo­lano des­de 1994 y fue quien apli­có una re­for­ma ener­gé­ti­ca pio­ne­ra en Amé­ri­ca La­ti­na. Su rol en el boom pe­tro­le­ro co­lom­biano de la dé­ca­da pa­sa­da es co­no­ci­do y va­lo­ra­do. Ac­tual­men­te re­si­de en Wa­shing­ton, don­de es al­to con­se­je­ro del Cen­tro de Estudios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les en asun­tos de ener­gía y pe­tró­leo y es miem­bro del Energy In­te­lli­gen­ce Group.

Pre­gun­ta. PDV­SA es blan­co de ac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que com­pro­me­ten su fu­tu­ro, co­mo la sen­ten­cia a fa­vor de Co­no­co-Phi­lips [pe­tro­le­ra de EE UU que tu­vo que ser com­pen­sa­da por una ex­pro­pia­ción]. Hay ana­lis­tas que des­cri­ben es­te es­ce­na­rio co­mo equi­va­len­te a un em­bar­go pe­tro­le­ro. ¿Lo com­par­te?

Res­pues­ta. No, no es equi­va­len­te; aun­que sí de im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo. PDV­SA per­dió con ella el ac­ce­so a los pa­tios de tan­ques en el Ca­ri­be que ha­bía ve­ni­do usan­do. En con­se­cuen­cia, tie­ne aho­ra muy li­mi­ta­da su ha­bi­li­dad pa­ra car­gar los su­per­tan­que­ros que mue­ven las com­pras de EE UU, In­dia y Chi­na.

El ca­so Co­no­co de­ja ver, por otra par­te, la ban­ca­rro­ta de la pe­tro­le­ra ve­ne­zo­la­na. Aun­que no es­té for­mal­men­te de­cla­ra­da, las deu­das im­pa­ga­bles, la agu­da caí­da de pro­duc­ción que hoy es­tá en 1,3 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios, la pa­ra­li­za­ción de cin­co de las seis re­fi­ne­rías que tie­ne en te­rri­to­rio na­cio­nal, la ne­ce­si­dad de com­prar ga­so­li­na y de­ri­va­dos en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, el de­fault de los bo­nos de la em­pre­sa..., son to­das ca­rac­te­rís­ti­cas de una em­pre­sa en ban­ca­rro­ta. A eso hay que su­mar­le la in­men­sa co­rrup­ción a sus más al­tos ni­ve­les. El sa­queo in­mi­se­ri­cor­de de PDV­SA se cuen­ta ya en de­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res.

Un gol­pe muy du­ro po­dría lle­gar con la apli­ca­ción de san­cio­nes di­rec­tas con­tra PDV­SA, lo cual eli­mi­na­ría las po­si­bi­li­da­des de ven­der cru­do a EE UU. El año pa­sa­do aún se ex­por­ta­ban 700.000 ba­rri­les a las re­fi­ne­rías del Gol­fo de Mé­xi­co. Ac­tual­men­te, esa ci­fra es de 400.000.

P. La Agen­cia de la Ener­gía de EE UU ha cer­ti­fi­ca­do que Co­lom­bia ex­por­tó en abril un vo­lu­men ma­yor que Ve­ne­zue­la a la cos­ta del Gol­fo de Mé­xi­co.

R. Cir­cu­la ya la bro­ma de que Co­lom­bia, ca­mino de los 870.000 ba­rri­les dia­rios, y Ve­ne­zue­la con su pro­duc­ción en pi­ca­do, com­pi­ten por ser el pri­me­ro en al­can­zar un mi­llón de ba­rri­les al día.

P. ¿Es­tá Ve­ne­zue­la cer­ca del

“Aun­que no es­té de­cla­ra­da, la pe­tro­le­ra es­tá en ban­ca­rro­ta”

“Se­ría un gol­pe muy du­ro si las san­cio­nes de EE UU se apli­can a la em­pre­sa”

fin de una era, co­mo ya co­mien­za a afir­mar­se?

R. No ca­be du­da de que si el des­go­bierno de Ma­du­ro se pro­lon­ga, Ve­ne­zue­la se irá con­vir­tien­do ca­da vez más en un pro­duc­tor mar­gi­nal.

P. ¿Los pre­cios al­tos que se avi­zo­ran po­drían com­pen­sar en al­go la mer­ma en la pro­duc­ción?

R. Iró­ni­ca­men­te, Ve­ne­zue­la ha si­do el ma­yor fac­tor con­tri­bu­yen­te de los ac­tua­les al­tos pre­cios pe­tro­le­ros. No por­que ha­ya ce­rra­do ba­rri­les pa­ra cua­drar cuo­tas de pro­duc­ción en el seno de la OPEP, sino por una caí­da de su pro­duc­ción de más de dos mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios en ape­nas dos años. Re­ver­tir pro­duc­ción de­cli­nan­te es siem­pre una ta­rea cos­to­sa y di­fí­cil. Y la ac­tual pro­duc­ción ve­ne­zo­la­na to­da­vía pue­de en­trar en caí­da li­bre.

P. De no ha­ber me­dia­do la sos­te­ni­da des­truc­ción de PDV­SA aco­me­ti­da por Chávez, ¿en qué si­tua­ción es­ta­ría hoy?

R. Cuan­do asu­mí las rien­das de PDV­SA en mar­zo de 1994, la pro­duc­ción de la em­pre­sa era de 2,5 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios. Con la aper­tu­ra pe­tro­le­ra, ya a fi­na­les de 1997 la pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la al­can­za­ba los 3,4 mi­llo­nes de ba­rri­les. Si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia esa can­ti­dad y le asig­na­mos un pre­cio de 60 dó­la­res por ba­rril, el país ha­bría in­gre­sa­do 180 mi­llo­nes de dó­la­res dia­rios, unos 65.700 mi­llo­nes de dó­la­res [55.700 mi­llo­nes de eu­ros] anua­les. Esa ci­fra equi­va­le a la deu­da to­tal ac­tual que tie­ne Ma­du­ro con Chi­na.

Luis Giusti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.