La xe­no­fo­bia cre­ce en la fron­te­ra sur de Mé­xi­co en la cam­pa­ña elec­to­ral

Los Go­bier­nos lo­ca­les azu­zan la hos­ti­li­dad con­tra el ex­tran­je­ro an­te el au­men­to de pe­ti­cio­nes de asi­lo Los ve­ci­nos han pa­ra­do las obras de tres al­ber­gues en Ta­pa­chu­la

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - DA­VID MAR­CIAL PÉREZ, Ciu­dad de Mé­xi­co

Su­po que eran sal­va­do­re­ños por­que no pro­nun­cia­ban la “s” fi­nal de “vos” y por­que al­can­zó a dis­tin­guir los ta­tua­jes en la ca­ra: “Voh, aquí no se mi­ra, si vol­teas a ver­me te ma­to”. Le re­ven­ta­ron la ce­ja de­re­cha con la em­pu­ña­du­ra del re­vol­ver. Ti­ra­do bo­ca aba­jo, le ro­ba­ron los 700 pe­sos que le que­da­ban y la mo­chi­la car­ga­da de ro­pa. By­ron García, gua­te­mal­te­co, 37 años, aca­ba­ba de cru­zar la fron­te­ra con Mé­xi­co hu­yen­do pre­ci­sa­men­te de las ame­na­zas de muer­te de los pan­di­lle­ros. Aho­ra, me­nos de 24 ho­ras des­pués, es­tá sen­ta­do en un re­fu­gio re­li­gio­so en Ta­pa­chu­la (Chia­pas, en el su­r­oes­te) sin di­ne­ro, ma­gu­lla­do por fue­ra y hu­mi­lla­do por den­tro. “¿Qué voy a ha­cer? Yo me quie­ro que­dar a trabajar aquí pa­ra no es­tar muy le­jos de mi fa­mi­lia, pe­ro me han di­cho que has­ta en los al­ber­gues es­tá di­fí­cil que te de­jen es­tar”.

By­ron García es una de los 400.000 per­so­nas que en­tran ca­da año en Mé­xi­co, una po­bla­ción mi­gran­te aco­sa­da por las ame­na­zas es­truc­tu­ra­les de “de­sam­pa­ro, ins­ti­tu­cio­nes des­bor­da­das, po­bre­za, vul­ne­ra­bi­li­dad an­te las re­des de los car­te­les y las ma­ras”, a las que úl­ti­ma­men­te hay que su­mar una más: un cli­ma de hos­ti­li­dad por par­te de la po­bla­ción lo­cal que, se­gún las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, se ha acen­tua­do du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral.

“La xe­no­fo­bia”, cons­ta­ta un re­cien­te in­for­me del think tank Cri­sis Group, “es­tá cre­cien­do por los Es­ta­dos del sur an­te la lle­ga­da de ciu­da­da­nos cen­troa­me­ri­ca­nos que, hu­yen­do de la vio­len­cia en sus paí­ses, ca­da vez más so­li­ci­tan

Un al­cal­de afir­ma que su po­bla­ción es­tá “con­ta­mi­na­da” de in­mi­gran­tes

asi­lo po­lí­ti­co y no es­tán sien­do de­bi­da­men­te aten­di­dos”. La fron­te­ra se ha con­ver­ti­do en un cue­llo de bo­te­lla de 1.150 ki­ló­me­tros.

El ace­le­rón de las so­li­ci­tu­des de asi­lo (1.000% en tres años) tie­ne mu­cho que ver con el en­du­re­ci­mien­to de los con­tro­les en EE UU. Pe­ro Mé­xi­co, pe­se a las crí­ti­cas de Trump, tam­po­co ha aflo­ja­do la mano. El Plan Fron­te­ra Sur, fir­ma­do en 2014, ha con­so­li­da­do la co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos paí­ses con una fuer­te in­ver­sión es­ta­dou­ni­den­se. De las 14.500 so­li­ci­tu­des de re­fu­gia­dos —tres cuar­tas par­tes de El Salvador, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la— de 2017, so­lo se ha acep­ta­do el 13%. Des­de ha­ce tres años Mé­xi­co de­tie­ne y de­por­ta más que Trump.

En Ta­pa­chu­la, el gran no­do del apa­ra­to mi­gra­to­rio me­xi­cano, uno de los dos al­ber­gues pa­ra mi­gran­tes tie­ne so­la­men­te ocu­pa­das 20 de las 180 ca­mas. “Es por se­gu­ri­dad, por­que ya no es co­mo an­tes, aho­ra vie­ne gen­te muy ma­lea­da y no la acep­ta­mos”, apun­ta el en­car­ga­do, Jor­dán Matus. An­te la cri­sis de re­fu­gia­dos, co­mo la de­fi­nen ya las or­ga­ni­za­cio­nes, el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (Ac­nur) ha in­ten­ta­do cons­truir tres nue­vos al­ber­gues en la ciu­dad. Los tres in­ten­tos fue­ron pa­ra­li­za­dos por la pre­sión de los ve­ci­nos.

“To­do es­tá amo­la­do [de­pri­mi­do] en Chia­pas”, re­su­me José Juá­rez, sen­ta­do en la plaza prin­ci­pal de Ta­pa­chu­la, mi­ran­do de fren­te al Con­sis­to­rio mu­ni­ci­pal. A sus 67 años, el tra­ba­jo de agri­cul­tor no le ha da­do de­re­cho a nin­gu­na ju­bi­la­ción y es­pe­ra “que con las elec­cio­nes se mue­van las co­sas” y, de pa­so, “que arre­glen la fron­te­ra por­que mu­chos de los pro­ble­mas los cau­san las per­so­nas que vie­nen de fue­ra no más a ro­bar y a asal­tar”. ¿A us­ted o a al­guien de su en­torno le han asal­ta­do o ro­ba­do? “No, pe­ro es lo que sa­be­mos por los pe­rió­di­cos”.

Un ne­go­cio

“La fron­te­ra es te­rri­to­rio ma­ra”, fue la por­ta­da del 10 de ma­yo del Dia­rio del sur. “Cap­tu­ran al je­fe ma­ra del Ba­rrio 18”, por­ta­da el 15 de ma­yo. El propio al­cal­de, Nef­ta­lí Ar­man­do del To­ro, de­cla­ró en enero del año pa­sa­do que “Ta­pa­chu­la es­tá con­ta­mi­na­da por los ex­tran­je­ros” tras los dis­tur­bios por la subida de la ga­so­li­na, ge­ne­ra­li­za­dos en to­do el país. Las ci­fras ofi­cia­les re­ve­la­rían des­pués que de los 400 de­te­ni­dos en la ciu­dad, so­lo 25 no eran me­xi­ca­nos. Con­sul­ta­do por es­te pe­rió­di­co, el Ayun­ta­mien­to de­cli­nó apor­tar da­tos pa­ra es­te re­por­ta­je. Los can­di­da­tos a las pre­si­den­cia­les del 1 de ju­lio no han he­cho mu­chas re­fe­ren­cias al fe­nó­meno mi­gra­to­rio.

“Es cier­to que exis­te la pre­sen­cia or­ga­ni­za­da de ma­ras en la zo­na y que ha­ce años no era así. Pe­ro exis­te una con­fu­sión de­li­be­ra­da en­tre la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria y la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad. So­bre to­do aho­ra, en pe­rio­do elec­to­ral, don­de hay un cli­ma ge­ne­ra­li­za­do de xe­no­fo­bia”, di­ce Salvador La­cruz, coor­di­na­dor del cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Fray Matías.

En la ori­lla me­xi­ca­na del río Su­chia­te, la fron­te­ra lí­qui­da con Gua­te­ma­la, a una ho­ra en co­che de Ta­pa­chu­la, tam­bién man­da la in­di­fe­ren­cia. Os­car López es uno de los bal­se­ros que por 15 pe­sos (0,60 eu­ros) trans­por­tan per­so­nas y mer­can­cías de es­tra­per­lo de un la­do al otro. “No creo que cam­bien mu­cho las co­sas. Es­to es un ne­go­cio tan­to pa­ra unos co­mo pa­ra otros”.

/C.R.

Unos hom­bres cru­zan ali­men­tos en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.