Has­pel di­ri­gi­rá la CIA, pe­se a la po­lé­mi­ca de las tor­tu­ras

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL -

El Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos con­fir­mó ayer el nom­bra­mien­to de Gi­na Has­pel co­mo di­rec­to­ra de la CIA pe­se al to­rren­te de crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do por su vin­cu­la­ción con las tor­tu­ras in­fli­gi­das a sos­pe­cho­sos de te­rro­ris­mo tras el 11-S. Has­pel, quien tra­ba­jó más de tres dé­ca­das co­mo agen­te en­cu­bier­ta, se con­ver­ti­rá así en la pri­me­ra mu­jer que en­ca­be­za la agen­cia de in­te­li­gen­cia. ri­val, la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton. Los miem­bros del pa­nel del Se­na­do “no ven ra­zo­nes pa­ra dispu­tar” esa con­clu­sión, se­gún anun­ció su pre­si­den­te, el re­pu­bli­cano Richard Burr. En cam­bio, en mar­zo el je­fe re­pu­bli­cano de ese mis­mo co­mi­té en la Cá­ma­ra re­cha­zó que Ru­sia bus­ca­ra fa­vo­re­cer a Trump y ne­gó que hu­bie­ra co­lu­sión con Mos­cú. Es­te úl­ti­mo asun­to to­da­vía no ha si­do exa­mi­na­do por el Se­na­do.

Evi­tar que se re­pi­ta

Trump y su en­torno han mi­ni­mi­za­do con­ti­nua­men­te la in­tro­mi­sión ru­sa —que so­lo han ad­mi­ti­do a re­ga­ña­dien­tes— y des­car­tan que bus­ca­ra ayu­dar al aho­ra pre­si­den­te. Trump in­clu­so di­jo creer la ne­ga­ción de Mos­cú aun­que lue­go dio mar­cha atrás. En enero de 2017, an­tes de la to­ma de po­se­sión de Trump, la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se lle­gó a una con­clu­sión ní­ti­da: “El pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, or­de­nó una cam­pa­ña de in­fluen­cia en 2016 con­tra las pre­si­den­cia­les de EE UU. El ob­je­ti­vo de Ru­sia era so­ca­var la fe pú­bli­ca en el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co, de­ni­grar a la se­cre­ta­ria Clin­ton y da­ñar su ele­gi­bi­li­dad y po­ten­cial Pre­si­den­cia. Pu­tin y el Go­bierno ru­so desa­rro­lla­ron una cla­ra pre­fe­ren­cia por Trump”.

La in­ter­fe­ren­cia de Mos­cú su­pu­so una hu­mi­lla­ción pa­ra la de­mo­cra­cia de EE UU. Así lo per­ci­ben los de­mó­cra­tas y mu­chos re­pu­bli­ca­nos, que in­sis­ten en la ur­gen­cia de evi­tar que se re­pi­ta. Trump ve en la in­je­ren­cia un gol­pe a su or­gu­llo, un cues­tio­na­mien­to de su victoria.

Una de las ma­yo­res in­cóg­ni­tas es si el pre­si­den­te acep­ta­rá ser in­te­rro­ga­do por el fis­cal es­pe­cial. Rudy Giu­lia­ni, el abo­ga­do de Trump, ha su­ge­ri­do que lo ha­rá y que Mue­ller no pre­sen­ta­rá car­gos pe­na­les por­que se­gui­ría la di­rec­triz del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de 1973 y 2000 de que un man­da­ta­rio en el car­go no pue­de ser en­jui­cia­do en un tri­bu­nal. En ca­so de ha­llar­se un de­li­to, to­do de­pen­de­ría del Con­gre­so. Una in­cul­pa­ción cla­ra de Trump po­dría pro­vo­car el ini­cio de un pro­ce­so de im­peach­ment (des­ti­tu­ción).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.