Al me­nos un muer­to y seis he­ri­dos en una pro­tes­ta en una ciu­dad del sur de Irán

Los dis­tur­bios po­nen de ma­ni­fies­to el ma­les­tar con la cri­sis eco­nó­mi­ca del país

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL - ÁN­GE­LES ESPINOSA,

Al me­nos una per­so­na re­sul­tó muer­ta, seis he­ri­das y un cen­te­nar de­te­ni­das du­ran­te una pro­tes­ta en una ciu­dad del sur de Irán, se­gún re­co­no­cie­ron ayer fuen­tes ofi­cia­les. Al pa­re­cer, la con­vo­ca­to­ria con­tra un pro­yec­to de re­or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va en Ka­ze­run (pro­vin­cia de Fars) se vol­vió vio­len­ta des­pués de que la po­li­cía dis­pa­ra­ra con­tra los ma­ni­fes­tan­tes que exi­gían la li­be­ra­ción de los de­te­ni­dos. A te­nor de los es­ló­ga­nes, la ci­ta pu­do ser­vir de ex­cu­sa pa­ra ai­rear el ma­les­tar con la reali­dad eco­nó­mi­ca.

“La si­tua­ción es­tá ba­jo con­trol aun­que hay in­ci­den­tes dis­per­sos”, de­cla­ró el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Fars, Es­maeil Ta­ba­dar, a la agen­cia ISNA. In­sis­tió en que “so­lo hu­bo un muer­to” y pi­dió a la gen­te que des­con­fíe de las re­des so­cia­les. Al­gu­nas no­ti­cias di­fun­di­das por esa vía ele­va­ban los muer­tos a tres.

Con an­te­rio­ri­dad, la agen­cia Fars, el pri­mer me­dio au­to­ri­za­do en ha­cer­se eco de los dis­tur­bios, con­tó que “un pe­que­ño nú­me­ro” de ma­ni­fes­tan­tes se con­cen­tró la vís­pe­ra en Ka­ze­run, a 900 ki­ló­me­tros al sur de Tehe­rán, e “in­cen­dió una co­mi­sa­ría de po­li­cía”. Esa fuente atri­bu­yó la con­vo­ca­to­ria a Te­le­gram, una apli­ca­ción re­cien­te­men­te prohi­bi­da en Irán. De acuer­do con un tes­ti­mo­nio re­co­gi­do por BBC Per­sa, “va­rias per­so­nas” fue­ron de­te­ni­das du­ran­te la ma­ni­fes­ta­ción del miércoles y eso mo­ti­vó que a úl­ti­ma ho­ra la gen­te se con­cen­tra­ra an­te la co­mi­sa­ría pa­ra pe­dir su li­be­ra­ción. “Los dis­pa­ros de la po­li­cía ele­va­ron la ten­sión. Los ma­ni­fes­tan­tes en­tra­ron en el cuar­te­li­llo y lo in­cen­dia­ron”, de­cla­ró el tes­ti­go.

Men­sa­je muy po­lí­ti­co

Des­de ha­ce al­gu­nos me­ses, esa ciu­dad de 150.000 ha­bi­tan­tes es es­ce­na­rio de pro­tes­tas pa­cí­fi­cas con­tra un pro­yec­to de se­gre­gar va­rios ba­rrios pa­ra con­ver­tir­los en una lo­ca­li­dad in­de­pen­dien­te. Las que­jas mo­ti­va­ron que el lí­der su­pre­mo, el aya­to­lá Ali Ja­me­nei, lla­ma­ra a con­sul­tas a su re­pre­sen­tan­te en Ka­ze­run, el ho­ya­to­les­lam Jor­sand. A su re­gre­so de Tehe­rán, tres se­ma­nas atrás, dio a en­ten­der que el plan ha­bía si­do sus­pen­di­do y que de­bían ter­mi­nar­se las mo­vi­li­za­cio­nes.

Sin em­bar­go, los es­ló­ga­nes que se oyen en las gra­ba­cio­nes de las re­des so­cia­les se pa­re­cen mu­cho a los que se co­rea­ron du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­gu­ber­na­men­ta­les en­tre el 28 de di­ciem­bre y el 3 de enero pa­sa­dos. “Apo­yan a Ga­za, pe­ro trai­cio­nan a Ka­ze­run” o “Ra­dio, te­le­vi­sión, ver­güen­za, ver­güen­za”, re­pi­ten los ma­ni­fes­tan­tes. E in­clu­so: “Nues­tro enemi­go es­tá aquí, mien­ten quie­nes di­cen que es Amé­ri­ca”, un le­ma que re­sul­ta es­pe­cial­men­te de­li­ca­do en un mo­men­to en que el ré­gi­men tan­tea có­mo res­pon­der a la sa­li­da de EE UU del acuer­do nu­clear. Los me­dios ul­tras en­se­gui­da han apun­ta­do ha­cia una mano enemi­ga ex­te­rior y el Go­bierno, a sus ri­va­les po­lí­ti­cos in­ter­nos.

El vi­ce­pre­si­den­te Es­haq Jahan­gi­ri ha ad­ver­ti­do del ries­go de que al­gu­nos sec­to­res ex­plo­ten la si­tua­ción: “Hay que so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de Ka­ze­run. No se pue­de per­mi­tir que to­dos los días sal­gan a las ca­lles y ha­ya quien apro­ve­che pa­ra di­fun­dir sus es­ló­ga­nes”. Se­gún él, “el Go­bierno no ha to­ma­do nin­gu­na de­ci­sión so­bre la di­vi­sión”.Ayer, los co­le­gios de Ka­ze­run per­ma­ne­cie­ron ce­rra­dos y se­gún tes­ti­mo­nios en las re­des so­cia­les, las fuer­zas an­ti­dis­tur­bios han ce­rra­do los ac­ce­sos pa­ra im­pe­dir la lle­ga­da de gen­te de fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.