Un ul­tra to­ma po­se­sión

El ini­cio de To­rra es pé­si­mo; el Go­bierno erró al no ir; hay que re­co­brar la uni­dad

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

La ín­fi­ma ce­re­mo­nia con la que Quim To­rra to­mó ayer po­se­sión de la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat es de im­por­tan­cia sin­gu­lar, co­mo to­dos los he­chos de al­can­ce sim­bó­li­co. Es, so­bre to­do, ex­pre­si­va del es­ca­so apre­cio que la his­tó­ri­ca ins­ti­tu­ción del au­to­go­bierno catalán le ins­pi­ra al nue­vo pre­si­den­te. Tam­bién de su es­ca­sa afi­ción a re­co­no­cer si­quie­ra al Par­la­ment co­mo fuente de le­gi­ti­mi­dad, pues no se con­si­de­ra a sí mis­mo co­mo pre­si­den­te en ple­ni­tud de fun­cio­nes, sino co­mo un pa­san­te al ser­vi­cio de un fu­ga­do de la jus­ti­cia. Y al tiem­po ilus­tra has­ta qué pun­to ha lle­ga­do la de­gra­da­ción se­ce­sio­nis­ta a per­fec­cio­nar su opor­tu­nis­mo. Así que ni si­quie­ra es ca­paz de con­ce­der a los su­yos el de­re­cho, ga­na­do en las ur­nas, a con­tar con un Eje­cu­ti­vo nor­mal, se­rio y com­pe­ten­te. Pe­ro no des­apro­ve­cha oca­sión de sa­car ta­ja­da de to­dos los in­ters­ti­cios le­ga­les (los hay en las de­mo­cra­cias, no tan­to en las au­to­cra­cias) que fa­vo­rez­can al pro­ve­cho par­ti­dis­ta, a los pri­vi­le­gios de poder en fa­vor de la sec­ta, in­clu­so a las pre­ben­das in­di­vi­dua­les.

Poder au­to­nó­mi­co, sí, se di­cen a sí mis­mos, pe­ro pa­ra des­truir­lo des­de den­tro en fa­vor de un se­pa­ra­tis­mo ca­da vez más ul­tra y más ra­cis­ta, co­mo el de sus ami­gos de la Le­ga ita­lia­na o de los fla­men­cos xe­nó­fo­bos, lo que no di­sua­de ni in­hi­be a al­guno de sus ideó­lo­gos y pe­rio­dis­tas de cabecera de an­ti­gua fi­lia­ción pro­gre­sis­ta y que arries­gan a ter­mi­nar co­mo aca­bó un no­ta­ble pro­to­so­cia­lis­ta, Be­ni­to Mus­so­li­ni. Su si­len­cio es lo más es­truen­do­so de la de­ri­va ul­tra que sim­bo­li­za To­rra.

La co­rro­sión ins­ti­tu­cio­nal que ca­rac­te­ri­zó la úni­ca in­dig­na to­ma de po­se­sión de la Ge­ne­ra­li­tat —y las ha ha­bi­do po­lé­mi­cas, so­bre to­do en las di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias del exi­lio an­ti­fran­quis­ta, el real— se ha con­ta­gia­do al Go­bierno. Ma­riano Ra­joy no de­bió la­var­se las ma­nos an­te la pro­ba­bi­li­dad de que se tra­ta­se de un ac­to im­pru­den­te y tor­ti­ce­ro, sino que al con­tra­rio de­bió es­tar ahí, con una al­ta re­pre­sen­ta­ción: co­mo en­ti­dad que ver­da­de­ra­men­te ini­cia el tras­pa­so de poder; por res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca an­te unos ciu­da­da­nos que so­lo han re­cu­pe­ra­do un (es­ca­so) ali­vio des­de la des­ti­tu­ción del Go­vern que per­pe­tró el gol­pe de sep­tiem­bre; por­que go­ber­nar es es­tar pre­sen­te, a las du­ras y las ma­du­ras, y ha­cer ver la so­li­dez del Es­ta­do de de­re­cho y sus prin­ci­pios y va­lo­res de­mo­crá­ti­cos.

Mal ha es­ta­do tam­bién la es­ce­ni­fi­ca­ción de los en­cuen­tros del pre­si­den­te con Sán­chez y Ri­ve­ra, en un es­fuer­zo pre­me­di­ta­do de ha­cer de me­nos a es­te úl­ti­mo con la com­pli­ci­dad del lí­der so­cia­lis­ta. To­dos de­ben ha­cer un es­fuer­zo por re­com­po­ner la uni­dad. Y, en ese sen­ti­do, sí es elo­gia­ble la ac­ti­tud de Sán­chez de ofre­cer apo­yo al Eje­cu­ti­vo en una cues­tión fun­da­men­tal de Es­ta­do y, más aún, su pro­pues­ta de re­for­mas le­ga­les in­dis­pen­sa­bles pa­ra di­fi­cul­tar que el se­ce­sio­nis­mo si­ga pro­fun­di­zan­do en los in­ters­ti­cios de la le­ga­li­dad en los que se ha doc­to­ra­do. Con­fie­mos en que la uni­dad cons­ti­tu­cio­nal se man­ten­ga en el pro­ba­ble ca­so de que ha­ya que vol­ver a apli­car el 155, que no pue­de pro­lon­gar­se, co­mo pre­ten­de Ciu­da­da­nos, por su im­po­si­ble en­ca­je le­gal. Mien­tras, lo más po­si­ti­vo de es­ta to­ma de po­se­sión es que des­vir­túa la ca­lum­nia de que en Es­pa­ña se va a la cár­cel por al­ber­gar ideas se­pa­ra­tis­tas. En Es­pa­ña, sien­do se­ce­sio­nis­ta se pue­de pre­si­dir la Ge­ne­ra­li­tat... mien­tras no se co­me­tan de­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.