Los gru­mos pe­ga­jo­sos de la po­lí­ti­ca

El País (Nacional) - - OPINIÓN - Rosario G. Gómez

En los Jue­gos Olím­pi­cos de la An­ti­güe­dad los ga­na­do­res no re­ci­bían me­da­llas co­mo re­com­pen­sa a sus ha­za­ñas. El re­co­no­ci­mien­to a las vic­to­rias atlé­ti­cas se re­pre­sen­ta­ba con un pre­mio hu­mil­de: una man­za­na o una co­ro­na de lau­rel y oli­vo. Lo im­por­tan­te era el ho­nor y la glo­ria. Los ven­ce­do­res pa­sa­ban a ser ver­da­de­ros hé­roes y sus ges­tas na­rra­das por los cro­nis­tas de la épo­ca con to­da la épi­ca po­si­ble.

La en­tre­ga de me­da­llas a de­por­tis­tas y a per­so­na­jes ilus­tres pa­ra re­co­no­cer sus mé­ri­tos, su com­por­ta­mien­to ejem­plar o su pre­emi­nen­cia en de­ter­mi­na­das dis­ci­pli­nas ha pa­sa­do a ser una con­ven­ción so­cial. Pe­se a ser ob­je­tos am­plia­men­te co­di­cia­dos, a ve­ces di­ce más de una per­so­na re­cha­zar un ga­lar­dón que acep­tar­lo. Ahí es­tá el ca­so del fi­ló­so­fo Emilio Lle­dó, que rehu­só re­ci­bir la Me­da­lla de Oro de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, el má­xi­mo ga­lar­dón del Go­bierno re­gio­nal. De­cli­nó el ga­lar­dón por el es­cán­da­lo pro­ta­go­ni­za­do por la di­ri­gen­te del PP Cristina Ci­fuen­tes y su más­ter fan­tas­ma. Y eso que cuan­do to­mó la de­ci­sión la juez que lle­va el ca­so aún no ha­bía ci­ta­do a la ex­pre­si­den­ta, en ca­li­dad de in­ves­ti­ga­da, por fal­se­dad en do­cu­men­to pú­bli­co y cohe­cho.

Lle­dó no en­ten­día có­mo los ciu­da­da­nos vo­ta­ban a esos des­truc­to­res de la idea de lo pú­bli­co. El fi­ló­so­fo ha de­fen­di­do siem­pre la idea de que el ver­da­de­ro sus­ten­to de la so­cie­dad, de la vi­da co­lec­ti­va tan im­por­tan­te co­mo la vi­da de la na­tu­ra­le­za, es la edu­ca­ción, la cul­tu­ra, la éti­ca. “Ellas son las ver­da­de­ras ge­ne­ra­do­ras de ri­que­za ideal, mo­ral y ma­te­rial”, ha es­cri­to. En tiem­pos en los que es­ca­sean es­tas vir­tu­des, so­bre to­do en la cla­se po­lí­ti­ca, es útil re­cu­pe­rar sus re­fle­xio­nes: “¿Qué pa­la­bras hue­cas, con­ver­ti­das en gru­mos pe­ga­jo­sos, aplas­tan los ce­re­bros de los que van a ad­mi­nis­trar lo pú­bli­co, o sea lo de to­dos, si la co­rrup­ción men­tal ha co­men­za­do por de­te­rio­rar esas neu­ro­nas que flu­yen siem­pre ha­cia la ga­nan­cia privada?”.

Hay otras me­da­llas y con­de­co­ra­cio­nes que han su­ble­va­do a una par­te im­por­tan­te de los ciu­da­da­nos. Es di­fí­cil de en­ten­der que un Es­ta­do acon­fe­sio­nal co­mo Es­pa­ña se sa­que de la chis­te­ra pre­seas pa­ra vír­ge­nes y cris­tos. El Ob­ser­va­to­rio del Lai­cis­mo ha re­ca­pi­tu­la­do 194 al­cal­de­sas per­pe­tuas, ca­si to­das vír­ge­nes; 25 al­cal­des per­pe­tuos, la ma­yo­ría cris­tos; 36 me­da­llas de oro o de la ciu­dad y 14 tí­tu­los o car­gos ci­vi­les o mi­li­ta­res a en­tes re­li­gio­sos.

Pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en una tra­di­ción que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas rin­dan ho­no­res y dis­tin­cio­nes a cris­tos, vír­ge­nes y santos. El Su­pre­mo ha ava­la­do la me­da­lla po­li­cial a la Vir­gen del Amor tras re­cha­zar un re­cur­so plan­tea­do por Eu­ro­pa Lai­ca y Mo­vi­mien­to Ha­cia un Es­ta­do Lai­co. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior lle­gó a ale­gar que la vir­gen no era “fun­cio­na­ria”, mo­ti­vo por el cual la com­pe­ten­cia de juz­gar el ca­so co­rres­pon­día a la Au­dien­cia Na­cio­nal.

A un Es­ta­do lai­co se le de­be exi­gir neutralidad re­li­gio­sa. Lo aca­ba de re­cor­dar el De­fen­sor del Pue­blo, que re­co­mien­da no izar la ban­de­ra a me­dia as­ta en los cuar­te­les du­ran­te la Se­ma­na San­ta. La se­ñal de due­lo por la muer­te de Cris­to pue­de dis­gus­tar a una par­te de la so­cie­dad, pe­ro el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa se es­cu­da en la tra­di­ción. Los tiem­pos han cam­bia­do y es ne­ce­sa­rio des­pren­der­nos de al­gu­nos gru­mos pe­ga­jo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.