Res­pe­to a la iden­ti­dad se­xual

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Ca­da vez hay más per­so­nas del co­lec­ti­vo LGTBI que se atre­ven a ex­pre­sar su iden­ti­dad se­xual sin es­con­der­se. Pe­ro es­ta ma­yor li­ber­tad se tra­du­ce tam­bién en un ma­yor nú­me­ro de in­ci­den­tes ho­mó­fo­bos. Las de­nun­cias por agre­sio­nes a les­bia­nas, gais, tran­se­xua­les y bi­se­xua­les han au­men­ta­do en los úl­ti­mos años y tam­bién los ca­sos de aco­so y dis­cri­mi­na­ción. Así lo re­fle­ja el in­for­me del ob­ser­va­to­rio ma­dri­le­ño con­tra la ho­mo­fo­bia, que re­gis­tra 321 in­ci­den­tes en 2017, es de­cir, ca­si un ca­so al día. El ob­ser­va­to­rio catalán re­gis­tra 111 in­ci­den­tes, con un au­men­to de las agre­sio­nes di­rec­tas. Es­tos da­tos no re­fle­jan sin em­bar­go la reali­dad de la ho­mo­fo­bia: mu­chas víc­ti­mas no lo de­nun­cian. La Agen­cia Eu­ro­pea de De­re­chos Fun­da­men­ta­les es­ti­ma que so­lo el 10% de las per­so­nas del co­lec­ti­vo LGTBI pre­sen­tan de­nun­cia cuan­do su­fren una agre­sión.

Coin­ci­dien­do con el Día In­ter­na­cio­nal con­tra la Ho­mo­fo­bia, ce­le­bra­do ayer en con­me­mo­ra­ción de la jor­na­da de 1974 en la que se re­ti­ró la ho­mo­se­xua­li­dad del ma­nual de en­fer­me­da­des men­ta­les, de­be­mos apo­yar el lla­ma­mien­to de las or­ga­ni­za­cio­nes LGTBI pa­ra que quie­nes su­fran agre­sio­nes las de­nun­cien. So­lo así se que­bra­rá la idea de im­pu­ni­dad con la que mu­chos agre­so­res ac­túan y se con­se­gui­rá con­so­li­dar el de­re­cho a vi­vir en un mun­do de res­pe­to, sea cual sea la iden­ti­dad se­xual.

Ese res­pe­to avan­za me­nos de lo desea­ble. To­da­vía hay en el mun­do 75 paí­ses que per­si­guen le­gal­men­te la ho­mo­se­xua­li­dad y en 13 de ellos pue­de lle­gar a cas­ti­gar­se con la pe­na de muer­te. Pe­ro in­clu­so en aque­llos que tie­nen le­gis­la­cio­nes pro­tec­to­ras, co­mo Es­pa­ña, se pro­du­ce un re­cha­zo so­cial que hay que ata­jar. El cli­ma ho­mó­fo­bo que se ob­ser­va en paí­ses eu­ro­peos co­mo Ru­sia, Tur­quía y al­gu­nos paí­ses del Es­te de­be ser per­se­gui­do des­de las ins­ti­tu­cio­nes, pues es in­com­pa­ti­ble con los prin­ci­pios de li­ber­tad y res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos con­sa­gra­dos en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.