La uni­ver­si­dad pú­bli­ca ne­ce­sa­ria

La for­ma­ción de ta­len­to es el au­tén­ti­co mo­tor del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y del bie­nes­tar so­cial. Los cam­pus han con­tri­bui­do a de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior ha­cien­do efec­ti­vo el prin­ci­pio de igual­dad de opor­tu­ni­da­des ANTONIO ABRIL De­be­mos ev

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

En las úl­ti­mas se­ma­nas he­mos vis­to có­mo nues­tra uni­ver­si­dad pú­bli­ca ha pro­ta­go­ni­za­do el de­ba­te po­lí­ti­co y so­cial en Es­pa­ña por ra­zo­nes muy dis­tin­tas de las que nos gus­ta­ría a los con­se­jos so­cia­les de las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las. Des­de ha­ce años ve­ni­mos di­cien­do que es ur­gen­te e inapla­za­ble la re­for­ma es­truc­tu­ral del ac­tual mo­de­lo de go­bierno de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca y me­jo­rar su fi­nan­cia­ción pa­ra así ha­cer po­si­ble su ex­ce­len­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Un re­cien­te es­tu­dio con­jun­to de la Cá­ma­ra de Es­pa­ña, la Fun­da­ción CYD y la Con­fe­ren­cia de Con­se­jos So­cia­les (CCS) ana­li­za las re­for­mas aco­me­ti­das en los úl­ti­mos años en el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio en dis­tin­tos paí­ses eu­ro­peos —Fran­cia, Paí­ses Ba­jos, Por­tu­gal, Fin­lan­dia, Di­na­mar­ca y Aus­tria— y po­ne de re­lie­ve que nos he­mos que­da­do so­los con un sis­te­ma de au­to­go­bierno uni­ver­si­ta­rio que per­vi­ve des­de la LRU de 1983 y que es cla­ra­men­te inade­cua­do pa­ra aco­me­ter los re­tos ac­tua­les y de fu­tu­ro a los que se tie­ne que en­fren­tar la uni­ver­si­dad hoy en día, tal y co­mo han con­clui­do to­dos los estudios que lo han ana­li­za­do a lo lar­go de es­tos úl­ti­mos años.

Ob­vio es de­cir que na­da tie­ne que ver la reali­dad ac­tual de Es­pa­ña y la del mun­do glo­bal que nos ha tocado vi­vir con la que exis­tía a fi­na­les del si­glo pa­sa­do. Eu­ro­pa lle­va ya años apos­tan­do por uni­ver­si­da­des ex­ce­len­tes y eso re­quie­re inex­cu­sa­ble­men­te sis­te­mas de go­bierno don­de la so­cie­dad par­ti­ci­pa a tra­vés de per­so­nas ex­ter­nas —con ab­so­lu­to res­pe­to de la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria (que no se con­fun­de con la au­to­ges­tión)— en la go­ber­nan­za y la ren­di­ción de cuen­tas de Uni­ver­si­da­des que se fi­nan­cian con los im­pues­tos de to­dos los ciu­da­da­nos. En nues­tro sis­te­ma es­te pa­pel es­tá, so­lo en par­te, atri­bui­do a los Con­se­jos So­cia­les, por­que tal y co­mo re­fle­ja el Tri­bu­nal de Cuen­tas, las com­pe­ten­cias teó­ri­cas en la su­per­vi­sión y con­trol eco­nó­mi­co-pre­su­pues­ta­rio no se co­rres­pon­den con las ca­pa­ci­da­des rea­les co­mo ór­ga­nos de go­bierno uni­ver­si­ta­rio en re­pre­sen­ta­ción de la so­cie­dad.

Los mo­de­los eu­ro­peos tra­zan otros ca­mi­nos no me­nos re­le­van­tes: su­fi­cien­cia fi­nan­cie­ra, aña­dien­do a la fi­nan­cia­ción es­truc­tu­ral una fi­nan­cia­ción com­pe­ti­ti­va por cri­te­rios de ca­li­dad y ren­di­mien­to; ma­yor pro­fe­sio­na­li­za­ción ins­ti­tu­cio­nal de la ges­tión, em­pe­zan­do por un rec­tor que pue­de pro­ve­nir de cual­quier uni­ver­si­dad, siem­pre que su per­fil sea el ade­cua­do, y ser ele­gi­do por con­cur­so de mé­ri­tos; fle­xi­bi­li­za­ción de las es­truc­tu­ras de ges­tión y con­tra­ta­ción, lo que per­mi­te ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción e in­cre­men­to de las fuen­tes de in­gre­sos; fle­xi­bi­li­dad de con­tra­ta­ción de per­so­nal (y por tan­to me­jo­ra de la ges­tión del in­men­so ta­len­to que ate­so­ran las uni­ver­si­da­des y re­duc­ción de la en­do­ga­mia); cam­bio en el es­ta­tus del per­so­nal aca­dé­mi­co, pa­san do pro­gre­si­va­men­te de fun­cio­na­rio pú­bli­co a la­bo­ral; ma­yor ren­di­ción de cuen­tas…

Ne­ce­si­ta­mos uni­ver­si­da­des ex­ce­len­tes en la for­ma­ción del ta­len­to de nues­tros es­tu­dian­tes por­que es­te, y no otro, es el au­tén­ti­co mo­tor de nues­tro desa­rro­llo eco­nó­mi­co y bie­nes­tar so­cial. Pe­ro la so­cie­dad es­pa­ño­la no ter­mi­na de asu­mir que Es­pa­ña se­rá en el fu­tu­ro el re­sul­ta­do de lo que hoy sea ca­paz de in­ver­tir en la ex­ce­len­cia de la edu­ca­ción y de sus uni­ver­si­da­des. Tal es el re­to que de­be­mos cu­brir y tan­ta la dis­tan­cia que re­co­rrer, que la nue­va eje­cu­ti­va de la CCS, ele­gi­da en no­viem­bre pa­sa­do, cre­yó con­ve­nien­te asu­mir co­mo pri­mer ob­je­ti­vo el de “sen­si­bi­li­zar a la so­cie­dad es­pa­ño­la, y en es­pe­cial a sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, so­bre la tras­cen­den­cia de la edu­ca­ción en ge­ne­ral y de las uni­ver­si­da­des en par­ti­cu­lar”.

Sus­ci­tar el de­ba­te pú­bli­co so­bre la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción y la ne­ce­sa­ria re­for­ma de la uni­ver­si­dad no es fá­cil en un país don­de la ini­cia­ti­va po­lí­ti­ca no prio­ri­za es­tas cues­tio­nes —au­ten­ti­ca tra­ge­dia his­tó­ri­ca de Es­pa­ña—, y don­de la pro­pia uni­ver­si­dad pú­bli­ca vie­ne ge­ne­ran­do con­ti­nuas re­sis­ten­cias al cam­bio.

Pa­ra col­mo de ma­les, aho­ra re­sul­ta que te­mas con­cre­tos de ges­tión uni­ver­si­ta­ria, por ava­ta­res y co­ne­xio­nes con esa cla­se po­lí­ti­ca que no es ca­paz de asu­mir con la gran­de­za de mi­ras ne­ce­sa­ria el com­pro­mi­so de la edu­ca­ción pa­ra el fu­tu­ro de Es­pa­ña, ha pro­vo­ca­do un de­ba­te pú­bli­co que po­ne en en­tre­di­cho la cre­di­bi­li­dad de nues­tra uni­ver­si­dad.

La uni­ver­si­dad pú­bli­ca en Es­pa­ña es más víc­ti­ma que cul­pa­ble de su ac­tual si­tua­ción. No se tra­ta de una fra­se he­cha. La ins­ti­tu­ción no es de sus aca­dé­mi­cos, ni de su per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción y ser­vi­cios, ni de sus alum­nos, es de to­da la so­cie­dad que le con­fía y pa­ga con sus im­pues­tos el ser­vi­cio pú­bli­co de edu­ca­ción su­pe­rior. Ob­via­men­te, no se es­tá plan­tean­do una cues­tión de propiedad sino de res­pon­sa­bi­li­dad. Es la so­cie­dad, a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, la que tie­ne la obli­ga­ción de do­tar a la aca­de­mia de me­dios y re­cur­sos ade­cua­dos —no so­lo eco­nó­mi­cos sino tam­bién de sis­te­mas de ges­tión adap­ta­dos a los tiem­pos que vi­vi­mos— pa­ra el ejer­ci­cio de su su­pre­ma fun­ción. Pre­ci­sa­men­te por­que es­ta res­pon­sa­bi­li­dad no se ha ejer­ci­do, nues­tras uni­ver­si­da­des no es­tán en las po­si­cio­nes de ex­ce­len­cia in­ter­na­cio­nal que de­be­rían te­ner, pe­ro es evi­den­te que sí son más que me­ri­to­rias por­que, a pe­sar de esa ca­ren­cia de me­dios, han si­do ca­pa­ces de de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior ha­cien­do efec­ti­vo el prin­ci­pio de igual­dad de opor­tu­ni­da­des y de con­ver­tir­se en el gran ins­tru­men­to que hoy son de igua­la­ción y as­cen­so so­cial por la vía del tra­ba­jo, del es­fuer­zo y del mé­ri­to.

Los con­se­jos so­cia­les no te­ne­mos con­di­cio­nan­tes po­lí­ti­cos, cor­po­ra­ti­vis­tas ni ideo­ló­gi­cos y nos preo­cu­pa que el obli­ga­do de­ba­te po­si­ti­vo so­bre la ne­ce­si­dad de cons­truir la uni­ver­si­dad es­pa­ño­la ex­ce­len­te del si­glo XXI, se vea sus­ti­tui­do por un cues­tio­na­mien­to de la aca­de­mia por cau­sa de las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas de te­mas de ges­tión con­cre­tos. De­be­mos evi­tar que la po­lí­ti­ca con­ta­mi­ne la vi­da de la uni­ver­si­dad. Irre­gu­la­ri­da­des con­cre­tas, que pue­den ocu­rrir en cual­quier or­ga­ni­za­ción, no jus­ti­fi­can un ata­que glo­bal a to­da la uni­ver­si­dad. Es im­por­tan­te que, cuan­to an­tes, se es­cla­rez­ca cual­quier irre­gu­la­ri­dad que se ha­ya po­di­do co­me­ter y que quien la ha­ya co­me­ti­do asu­ma su res­pon­sa­bi­li­dad, pa­ra que el cen­tro del de­ba­te so­bre la uni­ver­si­dad se fi­je so­bre la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma y los re­tos pen­dien­tes, de­jan­do atrás cual­quier atis­bo de ma­las pra­xis. Pa­ra ello es im­por­tan­te la uni­dad de to­das las ins­ti­tu­cio­nes y es­ta­men­tos in­vo­lu­cra­dos en el mun­do aca­dé­mi­co y la CCS siem­pre tra­ba­ja­rá al ser­vi­cio de esa unión.

Antonio Abril Aba­dín

Es ur­gen­te e inapla­za­ble la re­for­ma del sis­te­ma de go­bierno de la ins­ti­tu­ción

es pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia de Con­se­jos So­cia­les de las Uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las, que re­pre­sen­tan a la so­cie­dad en la uni­ver­si­dad.

EULOGIA MERLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.