Una sen­ten­cia re­gre­si­va

MARÍA LUZ MARTÍNEZ SEIJO

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Y no es que sim­ple­men­te se ava­le la se­gre­ga­ción por se­xos, sino que se ra­ti­fi­ca el de­re­cho a que es­te “mo­de­lo pe­da­gó­gi­co” sea sub­ven­cio­na­do con fon­dos pú­bli­cos, ex­ce­dien­do la in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción en re­la­ción a la li­ber­tad de en­se­ñan­za y pro­por­cio­nan­do una co­ber­tu­ra a los cen­tros con­cer­ta­dos que de­be ve­nir so­lo por la vía le­gis­la­ti­va.

Con­si­de­ro pri­va­ti­vo, ex­clu­yen­te y con­tra­pro­du­cen­te pa­ra la for­ma­ción in­te­gral de nues­tros jó­ve­nes que la sen­ten­cia ra­ti­fi­que la obli­ga­ción de elec­ción en­tre re­li­gión o va­lo­res. A pe­sar de que la Cons­ti­tu­ción y la mis­ma sen­ten­cia re­co­gen que los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les de­ben ser ob­je­to de es­tu­dio, la reali­dad es que en nues­tros cen­tros los alum­nos y sus fa­mi­lias de­ben ele­gir, por lo que no se ga­ran­ti­za la for­ma­ción en va­lo­res cí­vi­cos y de­mo­crá­ti­cos pa­ra to­dos y to­das. En una so­cie­dad co­mo la que vi­vi­mos es im­pres­cin­di­ble una edu­ca­ción cí­vi­ca pa­ra com­pren­der me­jor lo que nos rodea y ac­tuar con res­pe­to y to­le­ran­cia de acuer­do a nues­tros prin­ci­pios co­mu­nes co­mo so­cie­dad.

La par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca de­be ser igual­men­te un prin­ci­pio que se tra­ba­je des­de las eda­des tem­pra­nas, de tal ma­ne­ra que nues­tros niños y ni­ñas apren­dan va­lo­res prac­ti­can­do la de­mo­cra­cia en el au­la, con mé­to­dos de tra­ba­jo que pro­mue­van la bús­que­da del con­sen­so y la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va. En mi opi­nión, la sen­ten­cia del TC des­ca­feí­na el va­lor de la par­ti­ci­pa­ción. No pa­re­ce ra­zo­na­ble que des­pués de años de ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do al­tos ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción es­co­lar, de desa­rro­llo de es­cue­las de­mo­crá­ti­cas y par­ti­ci­pa­ti­vas, se res­trin­jan de­re­chos que van en con­tra de prin­ci­pios con­tem­pla­dos en la Cons­ti­tu­ción. No es un buen ejem­plo pa­ra nues­tros niños y ni­ñas, y re­sul­ta po­co o na­da mo­ti­va­dor pa­ra los pa­dres y ma­dres, cu­ya cooperación es muy de­man­da­da por el pro­fe­so­ra­do.

Tam­po­co es­toy de acuer­do con nin­gún ti­po de se­gre­ga­ción edu­ca­ti­va, ni por se­xo, ni por iti­ne­ra­rios ni por ren­di­mien­to edu­ca­ti­vo; es una cues­tión de prin­ci­pios y de con­vic­cio­nes edu­ca­ti­vas. No es po­si­ti­vo un mo­de­lo que se­pa­ra y es­tig­ma­ti­za. Tam­po­co es bueno que si­ga exis­tien­do un mo­de­lo edu­ca­ti­vo que po­ne ba­rre­ras a la for­ma­ción.

El Cons­ti­tu­cio­nal ha dic­ta­do sen­ten­cia, pe­ro ha ge­ne­ra­do se­rias du­das so­bre los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos y cua­tro vo­tos par­ti­cu­la­res muy dis­cre­pan­tes de­jan cla­ro las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas exis­ten­tes. Nues­tra Cons­ti­tu­ción es una nor­ma am­plia que per­mi­te dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes y, la­men­ta­ble­men­te, un mo­de­lo edu­ca­ti­vo co­mo el de la se­gre­ga­do­ra LOMCE; pe­ro tam­bién otros mo­de­los orien­ta­dos ha­cia una ma­yor igual­dad y pro­gre­so so­cial.

La de­ci­sión del Cons­ti­tu­cio­nal so­bre se­gre­ga­ción es­co­lar abre du­das so­bre los va­lo­res edu­ca­ti­vos

María Luz Martínez Seijo

es se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción y Uni­ver­si­da­des del PSOE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.