Bél­gi­ca, un pla­to pres­cin­di­ble

El País (Nacional) - - OPINIÓN -

Van a te­ner ra­zón quie­nes con agu­de­za pros­pec­ti­va ha­bían com­pa­ra­do la ca­li­dad de la jus­ti­cia bel­ga a la de su pro­pia gas­tro­no­mía. Sin des­de­ñar las vir­tu­des cu­li­na­rias de los bel­gas, re­sul­ta in­con­ce­bi­ble la fal­ta de pre­pa­ra­ción ju­rí­di­ca que se ha de­mos­tra­do en Bél­gi­ca con el re­cha­zo de la eu­ro­or­den emi­ti­da des­de el Tri­bu­nal Su­pre­mo so­bre los ex­con­se­llers fu­ga­dos a ese país. Por­que, por muy en­de­bles ra­zo­nes for­ma­les que es­gri­ma la fis­ca­lía bel­ga, re­sul­ta bien cla­ro que la pe­ti­ción de en­tre­ga des­can­sa en un fir­me so­por­te, que es el au­to de pro­ce­sa­mien­to dic­ta­do por Lla­re­na. Y na­tu­ral­men­te que es dis­tin­to —co­mo pa­re­ce que se­ña­lan las au­to­ri­da­des bel­gas— el va­lor de una re­so­lu­ción de de­ten­ción a un au­to de pro­ce­sa­mien­to: es­ta re­so­lu­ción tie­ne mu­cho más va­lor y tras­cen­den­cia pro­ce­sal y

ma­te­rial. Por lo que so­lo un des­co­no­ci­mien­to de nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co ex­pli­ca que se ob­vie el au­to de pro­ce­sa­mien­to en el que se fun­da­men­ta la eu­ro­or­den en cues­tión.— Alfonso Vi­lla­gó­mez Ce­brián. Ma­gis­tra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.