Fu­ne­ral por Ca­ta­lu­ña

El País (Nacional) - - ESPAÑA - XA­VIER VIDAL-FOLCH

El có­di­go po­lí­ti­co ya­ce tam­bién en el có­di­go del vestuario. No so­lo por las cor­ba­tas ne­gras fue un fu­ne­ral. De tan ín­ti­mo, clan­des­tino, co­mo si la Ge­ne­ra­li­tat fue­se una ins­ti­tu­ción pri­va­ti­za­da, pri­va­dí­si­ma, amén de tris­te.

So­lo asis­tió la fa­mi­lia. Ni si­quie­ra en­te­ra, los tres hi­jos de Quim To­rra no le acom­pa­ña­ron. No lla­ma­ron a los ex­pre­si­den­tes. No con­vo­ca­ron a los gru­pos par­la­men­ta­rios. Ni, en for­ma dig­na, al Go­bierno. Ni a la so­cie­dad ci­vil. Ni a los pe­rio­dis­tas en ge­ne­ral. Ni se im­pu­so el mí­ti­co me­da­llón pre­si­den­cial de Francesc Ma­cià. El apa­ren­te deu­do dis­pen­só abra­zos rí­gi­dos —aun­que lán­gui­dos— a la do­ce­na de asis­ten­tes. El mi­ni­ma­lis­ta sa­lón Ver­ge de Mon­tse­rrat fue un con­jun­to va­cío. Me­jor, un sím­bo­lo del signo po­lí­ti­co de la pre­si­den­cia en­tran­te: No­sal­tres Sols!

Ese no­so­tros so­los ilus­tra el des­co­mu­nal ais­la­mien­to del nue­vo ti­tu­lar de la Ge­ne­ra­li­tat, con­tra la pro­me­sa de go­ber­nar pa­ra to­dos y su im­pro­ba­ble de­sig­nio de am­pliar la ba­se so­cial so­be­ra­nis­ta. Y en­rai­za con el gru­po de Es­tat Ca­ta­là —tan en­sal­za­do por To­rra—, que no so­lo trai­cio­nó en 1934 a Lluís Com­panys sino que pre­pa­ró en 1936 un gol­pe con­tra él —ase­si­na­to in­clui­do—, ade­lan­tán­do­se años a la Ges­ta­po, que se lo brin­dó a Fran­co pa­ra que lo fu­si­la­se.

El pro­to­co­lo es la en­tre­te­la del poder. Di­je­ron que an­sia­ban el éx­ta­sis de un Go­vern “efec­ti­vo”. Y en vez de con ar­cos de triun­fo, se en­tro­ni­zan con una ce­re­mo­nia de ter­ce­ra. Nun­ca la ge­ne­ra­ción que sa­lió a la ca­lle al le­ma de Lli­ber­tat, am­nis­tia i Es­ta­tut d’au­to­no­mia ha­brá te­ni­do peor sin­sa­bor por cul­pa del de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal.

El de­te­rio­ro lo em­pe­zó To­rra al au­to­ca­li­fi­car­se de pre­si­den­te pro­vi­sio­nal. Si­guió Puig­de­mont, al de­cre­tar­le in­te­ri­no. Con­ti­nuó el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, ne­gán­do­se a ir a ver al je­fe del Es­ta­do, co­mo iba sien­do cos­tum­bre en ca­si to­dos los re­le­vos. Cul­mi­na con es­tas pri­me­ras ho­ras del pre­si­dent elec­to, de per­fi­les ser­vil o agi­ta­to­rio —via­je a Ber­lín, in­mi­nen­te vi­si­ta a las cár­ce­les— y ni­vel de pres­tan­cia ce­ro, es­can­da­lo­so.

El de­te­rio­ro de las ins­ti­tu­cio­nes las co­rroe y per­ju­di­ca a los ciu­da­da­nos, a quie­nes tan­to cos­tó re­cu­pe­rar­las. Si uno no se cree su car­go y res­pon­sa­bi­li­dad, tam­po­co sus in­ter­lo­cu­to­res ni los ciu­da­da­nos le da­rán cré­di­to.

Si To­rra quie­re ser tra­ta­do co­mo la fi­gu­ra con la que pa­re­ce iden­ti­fi­car­se, la de un pre­si­dent ile­gí­ti­mo (su­je­to a otro le­gí­ti­mo); la de un je­fe de co­mi­té de ac­ción; la de ideó­lo­go ra­cis­ta ac­tuan­te con­tra la ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes (da­das sus ba­na­les ex­cu­sas so­bre sus es­cri­tos de odio, que no cer­ti­fi­can con­tri­ción), lo lo­gra­rá. Y nun­ca se­rá pre­si­den­te de to­dos los ca­ta­la­nes. Es­to ter­mi­na­rá mal, pues sue­le aca­bar mal lo que mal em­pie­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.