O ra­cis­tas o eu­ro­peos

El País (Nacional) - - ESPAÑA - CARLOS YÁRNOZ

La elec­ción de un pre­si­den­te ra­cis­ta si­túa a la Ge­ne­ra­li­tat en las an­tí­po­das de los va­lo­res de la UE, el club que, se­gún pro­me­tían los tram­po­sos se­ce­sio­nis­tas, iba a re­ci­bir con los bra­zos abier­tos la qui­mé­ri­ca re­pú­bli­ca. La Ca­ta­lu­ña li­de­ra­da por el xe­nó­fo­bo Quim To­rra ja­más se­ría ad­mi­ti­da en Eu­ro­pa, que exi­ge la de­fen­sa de la dig­ni­dad hu­ma­na, la de­mo­cra­cia, la igual­dad y la no dis­cri­mi­na­ción.

Cuan­do Bru­se­las pro­po­ne cas­ti­gar a la Hun­gría de Vík­tor Or­ban o la Po­lo­nia de Andrzej Du­da por sus po­lí­ti­cas ex­tre­mis­tas y xe­nó­fo­bas, la irrup­ción de To­rra de­ja a esos man­da­ta­rios co­mo apren­di­ces de la in­tran­si­gen­cia. Lla­mar a los cas­te­lla­noha­blan­tes en Ca­ta­lu­ña “bes­tias con for­ma hu­ma­na que des­ti­lan odio” y de­cir que su­fren “un pe­que­ño ba­che en su ca­de­na de ADN” ha es­can­da­li­za­do a his­to­ria­do­res co­mo el fran­cés Be­noît Pe­llis­tran­di, que en Le Fi­ga­ro re­la­cio­na el na­cio­na­lis­mo de To­rra con “la Yu­gos­la­via de Mi­lo­se­vic o la Ita­lia de Mus­so­li­ni”.

A ra­cis­tas tan des­ca­ra­dos no los ad­mi­te en sus lis­tas ni la neo­fas­cis­ta Ma­ri­ne Le Pen, que en 2015 pur­gó a can­di­da­tos por ha­ber di­fun­di­do tuits xe­nó­fo­bos. En Ca­ta­lu­ña, en cam­bio, los dipu­tados na­cio­na­lis­tas han pre­mia­do al fa­ná­ti­co To­rra con­vir­tién­do­lo en el nue­vo Molt Ho­no­ra­ble Sen­yor.

La Ca­ta­lu­ña de To­rra no su­pe­raría ni la pri­me­ra cri­ba co­mo can­di­da­to a la UE, por­que los as­pi­ran­tes de­ben res­pe­tar el ar­tícu­lo 2 del Tra­ta­do: “Res­pe­to de la dig­ni­dad hu­ma­na, li­ber­tad, de­mo­cra­cia, igual­dad, Es­ta­do de de­re­cho […] en una so­cie­dad ca­rac­te­ri­za­da por el plu­ra­lis­mo, la no dis­cri­mi­na­ción, la to­le­ran­cia, la jus­ti­cia, la so­li­da­ri­dad y la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres”. Ni To­rra ni quie­nes le han in­ves­ti­do han de­bi­do de leer ese ar­tícu­lo. Tam­po­co el 21 de la Car­ta de De­re­chos Fun­da­men­ta­les de la UE, con igual fuerza ju­rí­di­ca, que di­ce así: “Se prohí­be to­da dis­cri­mi­na­ción, y en par­ti­cu­lar la ejer­ci­da por ra­zón de se­xo, ra­za, co­lor, orí­ge­nes ét­ni­cos o so­cia­les, ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas, len­gua, re­li­gión o con­vic­cio­nes, opi­nio­nes po­lí­ti­cas o de cual­quier otro ti­po”.

O qui­zás sí los han leí­do y por eso ya no in­sis­ten en que la so­ña­da re­pú­bli­ca es­ta­rá en la UE. Al­gu­nos de esos ex­tre­mis­tas co­no­cen el ar­tícu­lo 7 del Tra­ta­do, pre­vis­to pa­ra san­cio­nar a los Es­ta­dos en los que exis­ta “un ries­go cla­ro de vio­la­ción gra­ve de los va­lo­res con­tem­pla­dos en el ar­tícu­lo 2”. Si la fan­ta­sea­da re­pú­bli­ca es­tu­vie­ra en la UE, Bru­se­las plan­tea­ría aho­ra mis­mo apli­car­le ese ar­tícu­lo.

Los ca­ta­la­nes son las pri­me­ras víc­ti­mas. Mi­ran­do a Bru­se­las, mu­chos es­ta­rán ad­ju­di­can­do a To­rra la fa­mo­sa fra­se de Grou­cho Marx: “Nun­ca per­te­ne­ce­ría a un club que ad­mi­tie­ra co­mo so­cio a al­guien co­mo yo”.

/ A. GAR­CIA

Par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia, con una es­te­la­da ayer fren­te al pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.