In­cau­ta­dos bie­nes a 57 eta­rras pa­ra pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes

El País (Nacional) - - ESPAÑA - Ó. LÓPEZ-FON­SE­CA,

La Guar­dia Ci­vil pu­so ayer en mar­cha gra­cias a la in­for­ma­ción fa­ci­li­ta­da por la Au­dien­cia Na­cio­nal la Ope­ra­ción Zer­ga (im­pues­to en eus­ke­ra) pa­ra in­ter­ve­nir in­mue­bles, vehícu­los y cuen­tas ban­ca­rias propiedad de más de me­dio cen­te­nar de eta­rras que no han he­cho fren­te a las in­dem­ni­za­cio­nes a víc­ti­mas a las que ha­bían si­do con­de­na­dos. La cuan­tía de la deu­da que se in­ten­ta re­cu­pe­rar su­pera los ocho mi­llo­nes de eu­ros. En­tre los te­rro­ris­tas afec­ta­dos es­tán his­tó­ri­cos de la ban­da co­mo Idoia López Ria­ño, Mer­ce­des Gal­dós y Enrique Le­to­na.

La in­ves­ti­ga­ción la ini­ció ha­ce más de un año el Ser­vi­cio Co­mún de Eje­cu­to­rias de la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal, res­pon­sa­ble de cer­ti­fi­car el cum­pli­mien­to de las sen­ten­cias de los tri­bu­na­les de es­te ór­gano ju­di­cial. Sus fun­cio­na­rios ana­li­za­ron du­ran­te me­ses to­das las sen­ten­cias en las que miem­bros de ETA ha­bían si­do con­de­na­dos a pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes y no ha­bían pres­cri­to.

La ma­yo­ría de los eta­rras au­to­res de los aten­ta­dos más gra­ves que­da­ron fue­ra de las pes­qui­sas por­que cuan­do aban­do­na­ron la cár­cel —y, por tan­to, po­dían co­men­zar a trabajar y te­ner in­gre­sos— la deu­da ya ha­bía pres­cri­to.

Fi­nal­men­te, lo­ca­li­za­ron 59 ca­sos, de los que úni­ca­men­te dos ha­bían cum­pli­do con su obli­ga­ción de re­sar­cir eco­nó­mi­ca­men­te a los afec­ta­dos por sus aten­ta­dos. Se ini­ció en­ton­ces una in­ves­ti­ga­ción pa­ra lo­ca­li­zar los bie­nes de los 57 eta­rras res­tan­tes (una quin­ce­na con­de­na­dos por su in­te­gra­ción en co­man­dos de la ban­da y cer­ca de cua­ren­ta por su par­ti­ci­pa­ción en ac­cio­nes de ka­le bo­rro­ka) pa­ra de­ter­mi­nar si “eran ti­tu­la­res de bie­nes o desa­rro­lla­ban ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y eco­nó­mi­cas”, se­gún de­ta­lló la Guar­dia Ci­vil.

La in­ves­ti­ga­ción desem­bo­có ayer en un ope­ra­ti­vo pio­ne­ro que ha per­mi­ti­do el blo­queo y em­bar­go de más de 45 cuen­tas ban­ca­rias abier­tas en di­fe­ren­tes en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y la lo­ca­li­za­ción de 14 pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias —la ma­yo­ría vi­vien­das, aun­que tam­bién hay lo­ca­les co­mer­cia­les y pla­zas de apar­ca­mien­tos— de las que los in­ves­ti­ga­dos eran pro­pie­ta­rios. La Au­dien­cia

Na­cio­nal emi­tió es­cri­tos a los res­pec­ti­vos re­gis­tros de la propiedad pa­ra im­pe­dir la ven­ta o trans­mi­sión de es­tas pro­pie­da­des si su ti­tu­lar no pro­ce­de pre­via­men­te al pa­go de la deu­da. Los in­mue­bles se en­cuen­tran en las pro­vin­cias de Gi­puz­koa, Biz­kaia, Ála­va, Na­va­rra y La Rio­ja.

Los agen­tes tam­bién se des­pla­za­ron a em­pre­sas pa­ra en­tre­gar ofi­cios ju­di­cia­les pa­ra or­de­nar a es­tas a que re­ten­gan a una trein­te­na de eta­rras la par­te de sus nó­mi­nas que su­pere el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal.

Ade­más, se han in­ter­ve­ni­do al me­nos cua­tro vehícu­los. Uno de ellos, un To­yo­ta RAV4 propiedad de Roberto Carlos Ve­cino San­ta­ma­ría —con­de­na­do por el ata­que a una ofi­ci­na ban­ca­ria de Ba­ra­kal­do en ju­lio de 2001—.

Otros dos afec­ta­dos por es­ta

me­di­da acu­die­ron ayer a la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra de­po­si­tar la can­ti­dad re­cla­ma­da y re­cu­pe­rar así sus au­to­mó­vi­les, se­gún con­fir­man fuen­tes ju­di­cia­les. Uno es Juan Pablo Mon­to­ya Ga­lar, con­de­na­do en 2007 a sie­te años de pri­sión por da­ños, in­cen­dio y le­sio­nes por ac­tos de vio­len­cia ca­lle­je­ra. Te­nía pen­dien­te una mul­ta de 90 eu­ros.

Tres his­tó­ri­cos de la ban­da

Otros afec­ta­dos por la ac­tua­ción ju­di­cial han si­do los his­tó­ri­cos miem­bros de ETA Idoia López Ria­ño, Ti­gre­sa; Mer­ce­des Gal­dós Ar­sua­ga, Bi­to­ri, y Enrique Le­to­na Vi­te­ri. La Ti­gre­sa, li­bre des­de ju­lio del año pa­sa­do, fue una de las in­te­gran­tes del más san­gui­na­rio de los co­man­dos Ma­drid de ETA que aten­ta­ron en la ca­pi­tal de Es­pa­ña du­ran­te los años ochen­ta. Gal­dós, di­ri­gen­te del co­man­do Na­fa­rroa, sa­lió en li­ber­tad en 2005 tras cum­plir 19 de los 700 años de pri­sión a los que fue con­de­na­da por par­ti­ci­par en 21 aten­ta­dos con 19 víc­ti­mas mor­ta­les. Le­to­na lle­va en la ca­lle des­de 2003 tras cum­plir con­de­na por el ase­si­na­to de dos po­li­cías y la mu­jer em­ba­ra­za­da de uno de ellos.

Fuen­tes cer­ca­nas a la in­ves­ti­ga­ción se­ña­lan que, a fal­ta de cuantificar las can­ti­da­des que se po­drán in­ter­ve­nir con la re­ten­ción de las nó­mi­nas, el va­lor de los bie­nes in­ter­ve­ni­dos en la Ope­ra­ción Zer­ga ha que­da­do le­jos de los ocho mi­llo­nes de eu­ros en in­dem­ni­za­cio­nes no pa­ga­das que acu­mu­la­ban los 57 con­de­na­dos. El di­ne­ro re­cu­pe­ra­do irá a las ar­cas pú­bli­cas, ya que el Es­ta­do ya ha­bía ade­lan­ta­do las in­dem­ni­za­cio­nes a las víc­ti­mas.

/ EFE

Agen­tes de la Guar­dia Ci­vil se in­cau­tan de un vehícu­lo en Ba­ra­kal­do, ayer du­ran­te la Ope­ra­ción Zer­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.