La da­cha de Igle­sias y Mon­te­ro

El País (Nacional) - - ESPAÑA - RUBÉN AMÓN

No de­be­ría es­can­da­li­zar­nos que Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro ha­yan de­ci­di­do com­prar­se un cha­lé en la sie­rra. Qui­zá les de­be­ría es­can­da­li­zar a ellos. El cha­lé en la sie­rra es un sím­bo­lo ab­so­lu­to de la pe­que­ña bur­gue­sía. Y un icono pa­tri­mo­nial del desa­rro­llis­mo ochen­te­ro que con­tra­di­ce el fer­vor fran­cis­cano con que el lí­der de Po­de­mos pa­re­cía desen­vol­ver­se en la po­lí­ti­ca. Has­ta su as­pec­to as­cé­ti­co y la pe­ri­lla pre­con­ci­liar con­tri­buían a es­ti­li­zar la ima­gen de un hom­bre sin in­cli­na­cio­nes ma­te­ria­les. Igle­sias ha­bía in­cul­ca­do la pe­da­go­gía de la in­gra­vi­dez.

El jus­ti­cie­ris­mo con que la so­cie­dad es­cru­ta a la cla­se po­lí­ti­ca cons­tri­ñe a los gran­des y pe­que­ños lí­de­res a ob­ser­var una vi­da de ab­ne­ga­ción es­par­ta­na, más o me­nos co­mo si la opu­len­cia es­cu­ria­len­se del PP en los tiem­pos del az­na­ris­mo hu­bie­ra es­car­men­ta­do cual­quier ex­pec­ta­ti­va de vi­da aco­mo­da­da. El Peu­geot ren­quean­te de Pe­dro Sán­chez re­pre­sen­ta­ba el com­pro­mi­so del re­cha­zo a to­da ten­ta­ción ma­te­ria­lis­ta. Y el propio Igle­sias re­ne­ga­ba de Guin­dos cuan­do el mi­nis­tro de Eco­no­mía ad­qui­rió un “áti­co de lu­jo” —va­de re­tro— por un pre­cio muy si­mi­lar al que él mis­mo ha abo­na­do por su da­cha de Ga­la­pa­gar. Es la ra­zón por la que los cos­ta­le­ros de Igle­sias se han vis­to obli­ga­dos a ha­cer pro­pa­gan­da de la di­fe­ren­cia. Lo de Guin­dos era una exe­cra­ble in­ver­sión, co­mo si in­ver­tir fue­ra un pe­ca­do atroz del ca­pi­ta­lis­mo. Y lo de Igle­sias es una con­ce­sión a la pre­sión hi­po­te­ca­ria de las cla­ses me­dias. Hu­ma­ni­zan a Igle­sias y Mon­te­ro la con­ta­bi­li­dad, el cálcu­lo de la en­tra­da, la dis­ci­pli­na de los pla­zos. Asu­mi­do el opro­bio de 30 años pa­gan­do, ter­mi­na­rán con­vir­tién­do­se am­bos en ejem­plo de la ti­ra­nía de la ban­ca.

Le pa­re­ce a uno muy bien que la cla­se po­lí­ti­ca pros­pe­re. Y le pa­re­ce a uno muy mal que se ha­ya arrai­ga­do en la opi­nión pú­bli­ca un re­sen­ti­mien­to ha­cia los di­ri­gen­tes que se adi­ne­ran ho­nes­ta­men­te. Igle­sias y Mon­te­ro tie­nen de­re­cho a pro­veer­se, pen­sar en el fu­tu­ro y ve­lar por la fa­mi­lia. Otra cues­tión es que el jar­dín ja­po­nés de su nue­va vi­lla, el área de invitados, el en­torno pa­ra­di­sía­co y los dos am­bien­tes en que se ar­ti­cu­la el sa­lón desa­so­sie­guen a los oku­pas e in­quie­ten a los ca­ma­ra­das an­ti­ca­pis que ob­ser­van en Igle­sias el fu­ror an­ti­sis­te­ma.

Se ex­pli­ca así la proeza dia­léc­ti­ca con

que el ti­to Mo­ne­de­ro ha in­ten­ta­do edul­co­rar la pro­sai­ca ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria, lle­gan­do a es­cri­bir en Twit­ter que la hi­po­te­ca per­mi­te a Igle­sias y Mon­te­ro re­di­mir­se de un al­qui­ler de 1.000 eu­ros a cam­bio de una le­tra de 500. No sa­len las cuen­tas de nin­gu­na ma­ne­ra —de he­cho la pa­re­ja in­for­mó ayer en un co­mu­ni­ca­do de que la le­tra se­rá de 1.600 eu­ros al mes—, pe­ro tam­po­co pue­de de­cir­se que Juan Carlos Mo­ne­de­ro ha­ya si­do de­ma­sia­do con­vin­cen­te nun­ca con los nú­me­ros. Aca­so le ha fal­ta­do de­cir que al­qui­lar es ti­rar el di­ne­ro. Y que Mon­te­ro e Igle­sias res­pon­den mi­mé­ti­ca­men­te a la de­vo­ción cel­ti­bé­ri­ca del la­dri­llo.

Igle­sias es un lí­der en trans­for­ma­ción. Se va aco­mo­dan­do. Y ha cru­za­do el um­bral de la cas­ta, a se­me­jan­za de aquel per­so­na­je de López Vázquez (De ca­mi­sa vie­ja a cha­que­ta nue­va) cu­ya pros­pe­ri­dad tan­to al­can­za­ba el tó­tem del cha­lé co­mo obli­ga­ba a re­vi­sar sus prin­ci­pios e ideo­lo­gía. Lo di­ce un afo­ris­mo an­glo­sa­jón: quien es de de­re­chas con 20 años no tie­ne co­ra­zón, y quien es de iz­quier­das con 40 no tie­ne ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.