La muer­te de una jo­ven en Gra­na­da fue un ase­si­na­to ma­chis­ta

El País (Nacional) - - ESPAÑA - JAVIER ARROYO,

Mar Con­tre­ras Cham­bó mu­rió ase­si­na­da. A con­ti­nua­ción, el pre­sun­to ase­sino se pe­gó un ti­ro tam­bién. Esa es la con­clu­sión del in­for­me de la Guar­dia Ci­vil so­bre la muer­te de una pa­re­ja ocu­rri­da el 11 de ma­yo en el campo de ti­ro de Las Ga­bias (Gra­na­da) y así se lo co­mu­ni­có ayer el sub­de­le­ga­do del Go­bierno en Gra­na­da, Francisco Fuen­tes, a los pa­dres de la jo­ven. No ha­bía du­das de que él ha­bía dis­pa­ra­do so­bre ella y lue­go so­bre sí mis­mo, pe­ro que­da­ba por cla­ri­fi­car si la muer­te de Mar se ha­bía pro­du­ci­do por un dis­pa­ro ac­ci­den­tal o si era un ase­si­na­to ma­chis­ta.

La De­le­ga­ción del Go­bierno ha ca­li­fi­ca­do ofi­cial­men­te los he­chos co­mo vio­len­cia de gé­ne­ro con lo que as­cien­den a 12 las mu­je­res ase­si­na­das es­te año. Los in­ves­ti­ga­do­res han de­ter­mi­na­do que José Miguel Fernández ma­tó a su pa­re­ja vo­lun­ta­ria­men­te. La jo­ven, de 21 años y es­tu­dian­te de ter­cer cur­so de Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca, mu­rió en el ac­to de un ti­ro rea­li­za­do en un pun­to cie­go del sis­te­ma de cá­ma­ras de vi­deo­vi­gi­lan­cia del re­cin­to. El ase­sino se sui­ci­dó a con­ti­nua­ción de un dis­pa­ro. El ho­mi­ci­da era ha­bi­tual en el campo de ti­ro y con­ta­ba con li­cen­cia de ar­mas.

Sin an­te­ce­den­tes

Aun­que has­ta el día de los he­chos no exis­tían de­nun­cias ni an­te­ce­den­tes ofi­cia­les de ma­los tra­tos, los ami­gos y ami­gas más cer­ca­nas ase­gu­ran aho­ra que él la mal­tra­ta­ba fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te, aun­que no va­lo­ra­ron su im­por­tan­cia.

Ape­nas 24 ho­ras des­pués de los he­chos, y sin que se co­no­cie­ra aún la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial, la reali­dad de un ase­si­na­to ma­chis­ta co­bró fuerza en­tre quie­nes co­no­cían la reali­dad de la pa­re­ja.

Una de las ami­gas de Mar Con­tre­ras ad­vir­tió en su mu­ro de Fa­ce­book el sábado: “La ha ma­ta­do”. “Que no hu­bie­ra de­nun­cias no sig­ni­fi­ca que Fernández no la hu­bie­ra agre­di­do”, cuen­ta otra ami­ga. “Es­tu­vie­ron sa­lien­do y lo de­ja­ron por­que se pe­lea­ban mu­cho. La co­sa no iba bien. En no­viem­bre pa­sa­do, más o me­nos, de­ci­die­ron in­ten­tar­lo otra vez. Unos días des­pués él le pe­gó en la ca­lle. Le acon­se­ja­mos que de­nun­cia­ra y dio los pri­me­ros pa­sos pe­ro, fi­nal­men­te, no lo hi­zo”.

La ma­dre de la chi­ca, Mar Cham­bó, afir­ma que no sa­bía na­da. “Si al­guien me hu­bie­ra di­cho lo más mí­ni­mo lo hu­bié­ra­mos de­nun­cia­do, la ha­bría­mos ale­ja­do de él, pe­ro na­die nos con­tó nun­ca na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.