Rea­lis­mo su­cio y creí­ble de Ga­rro­ne

El País (Nacional) - - CULTURA -

El di­rec­tor ita­liano Mat­teo Ga­rro­ne fue un im­pla­ca­ble tra­duc­tor en imá­ge­nes del mun­do sór­di­do y pre­si­di­do por la Ca­mo­rra que plas­mó el es­cri­tor Roberto Sa­viano en su te­rro­rí­fi­co li­bro Go­mo­rra. An­tes y des­pués de esa pe­lí­cu­la, Ga­rro­ne ha de­mos­tra­do po­seer un don es­pe­cial pa­ra re­tra­tar con ve­ra­ci­dad y des­ga­rro a las cla­ses po­pu­la­res, de­lin­cuen­cia ca­lle­je­ra, mar­gi­na­dos que sue­ñan... Su vo­ca­ción rea­lis­ta, cos­tum­bris­ta e in­clu­so na­tu­ra­lis­ta es­tá acom­pa­ña­da de un ta­len­to des­crip­ti­vo y am­bien­tal que do­ta de au­ten­ti­ci­dad a per­so­na­jes y si­tua­cio­nes, su ex­pre­si­vi­dad y sus ac­tos.

Su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, ti­tu­la­da Dog­man, es­tá si­tua­da en un de­sola­do paisaje del ex­tra­rra­dio, som­brío a pe­sar de la cer­ca­nía del mar. Allí con­vi­ven en cier­ta ar­mo­nía, con le­yes y có­di­gos pro­pios e in­trans­fe­ri­bles, ven­de­do­res de oro, salas de má­qui­nas tra­ga­pe­rras, ba­res su­bur­bia­les, tra­fi­can­tes de cual­quier co­sa y un hom­bre­ci­to que tie­ne un ne­go­cio en el que cui­da, la­va, pei­na e in­ten­ta cu­rar de sus ma­les a to­do ti­po de pe­rros, in­clui­do los fe­ro­ces. Es­tos bus­ca­vi­das no se en­ga­ñan en­tre ellos, pro­te­gen su co­mu­ni­dad, man­tie­nen la ley del si­len­cio an­te los tra­pi­cheos, sa­ben que la fi­de­li­dad es el úni­co mu­ro pa­ra sal­var sus ne­go­cios.

Es­ta pla­ci­dez se­rá des­trui­da por la lle­ga­da de un ma­tón, co­cai­nó­mano fu­rio­so, con el que es im­po­si­ble pac­tar o ne­go­ciar, de­pre­da­dor sin el me­nor sen­ti­do de cul­pa. El cal­va­rio del amo­ro­so cui­da­dor de pe­rros se­rá lar­go, bru­tal y com­pren­si­ble su ven­gan­za. Ga­rro­ne crea una at­mós­fe­ra de pri­me­ra cla­se al ha­blar de es­te sub­mun­do; los ac­to­res no pa­re­ce que in­ter­pre­tan, sino que per­te­ne­cen a ese uni­ver­so; man­tie­ne con pul­so la aten­ción del ate­mo­ri­za­do es­pec­ta­dor; le con­ta­gia el subidón de adre­na­li­na, el mie­do, las du­das y la vio­len­cia in­ter­na que in­va­den al hom­bre­ci­to digno cuan­do se sien­te aco­rra­la­do por la bes­tia.

Whit­ney, un do­cu­men­tal atractivo so­bre la di­fun­ta Whit­ney Houston, tam­bién ha­bla de la co­caí­na. Fue la com­pa­ñe­ra in­se­pa­ra­ble de es­ta asom­bro­sa can­tan­te des­de que te­nía 16 años has­ta que la de­vo­ró a los 48. Cuan­do se sen­tía de­fi­ni­ti­va­men­te ro­ta e in­con­so­la­ble­men­te so­la. En los tes­ti­mo­nios que ofre­cen fa­mi­lia, ami­gos, amo­res, desamo­res y gen­te que tra­ba­jó con ella, se na­rran his­to­rias in­có­mo­das y du­ras, que una pa­rien­ta la vio­ló sin pri­sas y sin pau­sas en la ni­ñez, que su pa­dre la ex­plo­tó eco­nó­mi­ca­men­te has­ta la náu­sea, que en su an­he­lo por ca­sar­se y te­ner hi­jos

aban­do­nó a su vam­pí­ri­ca novia, que las dro­gas no fue­ron im­pe­di­men­to du­ran­te mu­chos años pa­ra ven­der mi­llo­nes de dis­cos y que su pro­di­gio­sa voz fue­ra ve­ne­ra­da uni­ver­sal­men­te, que la es­pec­ta­cu­lar triun­fa­do­ra ja­más se li­be­ró de los de­mo­nios que la co­rroían... Es­te do­cu­men­tal me re­cuer­da po­de­ro­sa­men­te al que se ro­dó so­bre Amy Wi­nehou­se. El estilo pa­ra abor­dar esas exis­ten­cias ar­tís­ti­ca­men­te glo­rio­sas pe­ro hu­ma­na­men­te trá­gi­cas es si­mi­lar. Y fun­cio­na; en nin­gún mo­men­to es im­pos­ta­do ni sen­sa­cio­na­lis­ta.

La co­rea­na Bur­ning, di­ri­gi­da por el in­quie­tan­te Lee Chang-dong, po­see vir­tu­des co­mo na­rrar con mis­te­rio, mor­bo y cli­ma la re­tor­ci­da his­to­ria de un pre­sun­to trián­gu­lo amo­ro­so en­tre una chi­ca so­ña­do­ra, un as­pi­ran­te a es­cri­tor con pro­ble­mas an­te la su­per­vi­ven­cia co­ti­dia­na y un so­fis­ti­ca­do ga­na­dor, pe­ro tam­bién al­ber­ga un de­fec­to no­ta­ble y es que ne­ce­si­ta dos ho­ras y me­dia pa­ra con­tar­lo. Qué ma­nía la de cier­to ci­ne asiá­ti­co en no uti­li­zar la elip­sis, en no ali­ge­rar en el mon­ta­je lo re­pe­ti­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.