Borg y McEn­roe, la fi­nal de pe­lí­cu­la

Un fil­me re­crea el le­gen­da­rio due­lo que en­fren­tó por el triun­fo en Wim­ble­don en 1980 a dos te­nis­tas úni­cos y an­ta­gó­ni­cos

El País (Nacional) - - CULTURA - ALEJANDRO CIRIZA,

Va­ya por de­lan­te una co­sa: a John McEn­roe, uno de los dos pro­ta­go­nis­tas de es­ta pe­lí­cu­la, no le agra­da es­pe­cial­men­te que su his­tó­ri­co pul­so con Björn Borg en la fi­nal de Wim­ble­don de 1980, que per­dió, ha­ya si­do lle­va­do al ci­ne. Así lo de­cla­ró a EL PAÍS ha­ce nue­ve me­ses, en un en­cuen­tro en la zo­na es­te de Nue­va York, en los Flus­hing Mea­dows de Queens. “No la he vis­to y ni si­quie­ra me preo­cu­pa de­ma­sia­do. Yo no he te­ni­do na­da que ver con ella... De he­cho, el chi­co que me in­ter­pre­ta [Shia LaBeouf] ni si­quie­ra se pa­re­ce a mí; el otro [Sve­rrir Gud­na­son] sí que se pa­re­ce a Björn… Es­toy un po­co de­cep­cio­na­do de no ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­do en es­to, pe­ro c’est la vie… su­pon­go”, con­ta­ba con re­sig­na­ción el in­do­ma­ble Big Mac, a sus 59 años fino y fi­bro­so co­mo un bam­bú.

Le gus­ta­se o no, Borg McEn­roe (2017) vio la luz en el fes­ti­val de To­ron­to ha­ce unos me­ses y hoy lle­ga a las car­te­le­ras es­pa­ño­las pa­ra re­cor­dar la me­mo­ra­ble ba­ta­lla de aquel 5 de ju­lio de 1980, so­bre el cés­ped roí­do de la pis­ta cen­tral del All En­gland Ten­nis Club de Wim­ble­don. Un pul­so inol­vi­da­ble, con un fren­te a fren­te en­tre dos es­ti­los ab­so­lu­ta­men­te an­ta­gó­ni­cos y dis­pa­res; pro­ba­ble­men­te, el más re­cor­da­do que ha­ya de­pa­ra­do nun­ca un gran tor­neo de te­nis.

A un la­do Borg, el gé­li­do y cal­cu­la­dor Björn Borg, y al otro McEn­roe, el yan­qui ira­cun­do que des­pren­día rock and roll por to­dos sus po­ros; es de­cir, el hie­lo y el fue­go, el día y la noche, dos ju­ga­do­res tan dis­tin­tos y dos per­so­na­li­da­des tan opues­tas que, a pe­sar de to­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te con­ver­gían por­que a los dos les unía la mis­ma cau­sa (el triun­fo) y una cons­tan­te sen­sa­ción de im­per­fec­ción. Aho­ra bien, por ca­mi­nos ra­di­cal­men­te dis­tin­tos. El uno (24 años en­ton­ces, el sue­co) a par­tir de la pul­cri­tud y la vía rec­ta, del mé­to­do más es­tric­to, y el otro (21) des­de el ex­ce­so, la irre­ve­ren­cia y la anar­quía.

Con esas car­tas so­bre la me­sa cho­ca­ron en aque­lla fi­nal, un maravilloso th­ri­ller en el que las en­tra­das al­can­za­ron un pre­cio de 200 li­bras en la re­ven­ta (32.000 pe­se­tas de la épo­ca, 230 eu­ros), se­gu­ro que bien in­ver­ti­das des­pués de to­do el fre­ne­sí, cul­mi­na­do con un ta­qui­cár­di­co 1-6, 7-5, 6-3, 6-7 y 8-6. Se re­sol­vió to­do des­pués de 3 ho­ras y 53 mi­nu­tos, con una ima­gen iné­di­ta: Borg, el nór­di­co pé­treo, hie­rá­ti­co e in­tros­pec­ti­vo has­ta el lí­mi­te, hin­can­do las ro­di­llas so­bre el ta­pe­te, ju­bi­lo­so, bra­zos en al­to; en­ca­ra­mán­do­se lue­go a la tri­bu­na pa­ra be­sar a la ru­ma­na Mariana Si­mio­nes­cu, la mu­jer que acol­chó bue­na par­te de sus pe­nas, las an­gus­tias, por­que Borg era frío co­mo un tém­pano, pe­ro ocul­ta­ba un la­be­rin­to emo­cio­nal en sus en­tra­ñas.

Un ‘tie-break’ lo­co

El sue­co, hoy de 61 años, era ob­se­si­vo has­ta el ex­tre­mo, un atle­ta ex­tra­or­di­na­rio con cohe­tes en las piernas y un re­vés a dos ma­nos po­de­ro­sí­si­mo. Te­nis­ta de tie­rra en ori­gen (ga­nó seis Ro­land Ga­rros), una ro­ca, se trans­for­mó en un con­tra­gol­pea­dor de pu­ra ra­za pa­ra adue­ñar­se de la hier­ba y su­pe­rar al le­gen­da­rio Rod La­ver. Con su triun­fo de 1980 so­bre McEn­roe, sien­do en­ton­ces el nú­me­ro uno, en­la­zó cin­co tí­tu­los y 35 triun­fos con­se­cu­ti­vos en Wim­ble­don. Hi­zo his­to­ria aque­lla tar­de, y eso que ha­bía ju­ga­do mer­ma­do des­de la ter­ce­ra ron­da, de­bi­do a una con­trac­ción ab­do­mi­nal que su­frió con­tra Rod Fraw­ley.

En­fren­te, McEn­roe pro­po­nía el abor­da­je cons­tan­te, un sa­que­vo­lea de ma­nual, con una de­ter­mi­na­ción in­com­pa­ra­ble y un to­que im­pe­ca­ble en la red; tam­bién, los ge­nui­nos exa­brup­tos que le cos­ta­ron va­rias re­pri­men­das de la re­fi­na­da gra­da in­gle­sa. A su sa­li­da a la pis­ta, es­cu­chó al­gu­nos sil­bi­dos esa tar­de an­tes de que co­men­za­se el show .Y Borg, ex­tra­ña­men­te in­có­mo­do, al­gu­nas la­gu­nas de jue­go y po­co a po­co la cur­va as­cen­den­te, la ebu­lli­ción, sin­te­ti­za­da en el lo­co tie-break de la cuar­ta man­ga, de­ci­di­do en 34 pun­tos y 22 mi­nu­tos de li­ber­ti­na­je te­nís­ti­co: 18-16 a fa­vor de McEn­roe, des­pués de que es­te le­van­ta­se cin­co match points y acer­ta­se en su sép­ti­ma bo­la de set. En­ton­ces, 2-2. Igua­les. La ex­plo­sión.

El gol­pe pa­ra­bó­li­co y cur­va­do de McEn­roe obli­ga­ba a Borg a res­tar ca­si des­de las tri­bu­nas. El sue­co re­pli­có con ar­ti­lle­ría pe­sa­da y 10 aces. Sus­pen­se má­xi­mo. To­do abier­to has­ta que en el de­ci­mo­ter­cer jue­go Borg ti­ró un pas­sing cru­za­do pa­ra res­pon­der a un sa­que y ce­rró el en­cuen­tro. De nue­vo, otra vez cam­peón. Su he­ge­mo­nía en Lon­dres per­du­ra­ba. Ice­borg en to­da su ex­pre­sión.

An­tes del gran cho­que, McEn­roe ha­bía ga­na­do tres ve­ces a Borg, en­tre ellas el pri­mer due­lo: Es­to­col­mo, 1978. Sin em­bar­go, esa tar­de el nór­di­co es­ca­pó y se em­bol­só el che­que de 20.000 li­bras (23.000 eu­ros). Unos me­ses des­pués, McEn­roe le arre­ba­tó el US Open y al año si­guien­te le ba­tió en la fi­nal de Lon­dres, y de nue­vo en Nue­va York, pe­ro en la me­mo­ria del te­nis que­dó ta­tua­do el gran día de glo­ria. Des­pués, una bue­na amis­tad. McEn­roe fue el pa­drino de boda de Borg y es­te úl­ti­mo, ya sin es­tí­mu­los (o por te­mor a no poder se­guir do­mi­nan­do), se re­ti­ró a los tem­pra­nos 26 años. Y pa­ra siem­pre, eterno, aquel 5 de ju­lio de 1980.

/ STE­VE POWELL (GETTY)

McEn­roe y Borg, en la fi­nal de Wim­ble­don el 5 de ju­lio de 1980.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.