Co­sas que aún no tie­nen nom­bre

El País (Nacional) - - CULTURA - J. C.

EL TA­LLER DE ES­CRI­TU­RA Di­rec­ción: Laurent Can­tet. In­tér­pre­tes: Ma­ri­na Foïs, Matt­hieu Luc­ci, Flo­rian Beau­jean, Ma­mo­du Doum­bia, Mé­lis­sa Guil­bert. Gé­ne­ro: dra­ma.Fran­cia, 2017. Du­ra­ción: 113 mi­nu­tos.

Que los ta­lle­res de es­cri­tu­ra crea­ti­va po­seen al­to po­ten­cial pa­ra el jue­go na­rra­ti­vo es al­go que ya de­mos­tró Todd So­londz en la agre­si­va his­to­ria que abría Co­sas que no se ol­vi­dan (2001): su dia­na era la cul­tu­ra de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, pe­ro el ci­neas­ta, que no da­ba pun­ta­da sin hi­lo, ex­plo­ra­ba las po­ten­cia­li­da­des del te­rri­to­rio en una sin­té­ti­ca ce­re­mo­nia de la cruel­dad que, fi­nal­men­te, des­es­ta­bi­li­za­ba la mi­ra­da de un es­pec­ta­dor que no en­con­tra­ba cen­tro mo­ral po­si­ble en esa per­ver­sa lec­ción ma­gis­tral so­bre los cla­ros­cu­ros de la do­cen­cia y las pro­ble­má­ti­cas ne­go­cia­cio­nes en­tre ex­pe­rien­cia vi­tal y ela­bo­ra­ción li­te­ra­ria.

En su úl­ti­mo tra­ba­jo, Laurent Can­tet, con el res­pal­do de la im­ba­ti­ble lu­ci­dez de su co­guio­nis­ta Ro­bin Campillo, es­co­ge un ve­ra­nie­go ta­ller de es­cri­tu­ra co­mo marco de su úl­ti­mo tra­ba­jo, que, pe­se a las apa­rien­cias, no es un re­torno por otros me­dios a las cla­ves de su bri­llan­te La cla­se (2008), ni tam­po­co se­rá el th­ri­ller en que, avan­za­do el me­tra­je, pa­re­ce con­ver­tir­se. Cu­rio­sa­men­te, Can­tet es uno de los po­cos con­tem­po­rá­neos ad­mi­ra­dos den­tro de la ex­clu­yen­te mi­san­tro­pía ci­né­fi­la de So­londz, que aplau­dió El em­pleo del tiem­po (2001). Pe­se al con­tras­te de las es­tra­te­gias en jue­go, aquí, al igual que en Co­sas que no se ol­vi­dan, las ex­pec­ta­ti­vas del es­pec­ta­dor son sa­bia­men­te con­fron­ta­das a esa le­tra pe­que­ña de lo real que, con tan­ta fre­cuen­cia, uno no se to­ma la mo­les­tia de in­ten­tar des­ci­frar.

En El ta­ller de es­cri­tu­ra, una po­pu­lar no­ve­lis­ta im­par­te un cur­so ve­ra­nie­go a un he­te­ro­gé­neo gru­po de jó­ve­nes de pro­ble­má­ti­ca in­te­gra­ción en el ám­bi­to la­bo­ral. El ob­je­ti­vo es es­cri­bir una no­ve­la a va­rias ma­nos uti­li­zan­do la me­mo­ria de la co­mu­ni­dad don­de se en­cuen­tran: La Cio­tat, una lo­ca­li­dad tan car­ga­da de his­to­ria que in­clu­so vio ca­si na­cer al ci­ne mis­mo, pe­ro que tam­bién ate­so­ra un pa­sa­do de lu­chas pro­le­ta­rias y lu­ce las he­ri­das no ci­ca­tri­za­das tras la muer­te de la cul­tu­ra del tra­ba­jo. En­tre los alum­nos hay de to­do: des­de quien se abs­trae del gru­po aga­rra­do a su smartp­ho­ne has­ta quien ofre­ce un to­rren­te de bue­nas ideas y, tam­bién, un ele­men­to des­es­ta­bi­li­za­dor que aca­ba sien­do el cen­tro del re­la­to.

Si la li­te­ra­tu­ra es el ar­te de ha­llar la pa­la­bra pre­ci­sa, Can­tet y Campillo pro­po­nen aquí que, a ve­ces, de­ter­mi­na­das ex­pre­sio­nes —de­li­to de odio, ra­di­ca­li­za­ción po­lí­ti­ca— no son sino el ata­jo pa­ra de­fi­nir un ma­les­tar que no lo­gra en­con­trar su nom­bre. To­da una lec­ción hu­ma­nis­ta pa­ra los tiem­pos del eti­que­ta­do irre­fle­xi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.