Ni una chis­pa de amar­gu­ra

El País (Nacional) - - CULTURA - J. O.

Di­rec­ción: Da­vid Leitch. In­tér­pre­tes: Ryan Rey­nolds, Za­zie Beetz, Josh Bro­lin. Gé­ne­ro: co­me­dia. EE UU, 2018. Du­ra­ción: 111 mi­nu­tos.

“¿A quién se ha fo­lla­do es­te Dead­pool pa­ra te­ner pe­lí­cu­la pro­pia?”, se pre­gun­ta­ba un per­so­na­je en una de las me­jo­res lí­neas de guion de la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma, efer­ves­cen­te sor­pre­sa co­man­da­da por uno de los su­per­hé­roes se­cun­da­rios de la ca­sa Mar­vel que ha­cía de la irre­ve­ren­cia, la au­to­pa­ro­dia y la re­fe­ren­cia­li­dad sus ar­mas de des­truc­ción có­mi­ca ma­si­va. Unas pe­cu­lia­ri­da­des de tono, na­rra­ción y estilo con las que sus res­pon­sa­bles vuel­ven a ju­gar un nue­vo com­ba­te en Dead­pool 2, dos años des­pués de la pri­me­ra en­tre­ga, con la que ya no ca­be la des­ca­cha­rran­te ex­tra­ñe­za de la ori­gi­nal, pe­ro sí una nue­va fies­ta de fá­bri­ca de co­lo­res e in­sul­tos, de ben­di­tas in­sus­tan­cia­li­da­des en tiem­pos de, pa­ra al­gu­nos, so­bre­car­ga de su­per­he­roís­mos y pre­ten­cio­si­da­des.

De nue­vo pa­ró­di­ca has­ta la au­to­fla­ge­la­ción, la pe­lí­cu­la de­mues­tra no so­lo ser gra­cio­sa, sino tam­bién po­seer cier­to estilo en las se­cuen­cias de ac­ción. Da­vid Leitch, sus­ti­tu­to de Tim Mi­ller al fren­te de la di­rec­ción, tras de­mos­trar en Ató­mi­ca (2017), su obra de de­but, que se pue­de fil­mar una pe­lea es­pec­ta­cu­lar sin ape­nas cor­tes de mon­ta­je, ju­gar in­clu­so con el plano se­cuen­cia y re­sul­tar ve­ro­sí­mil, co­mien­za su ju­go­so ar­te­fac­to con dos mo­men­tos con­se­cu­ti­vos ca­si mu­si­ca­les, y pre­vios a los cré­di­tos, de for­mi­da­ble fu­sión en­tre co­mi­ci­dad, tem­po de mon­ta­je y tono des­ca­ra­do.

El es­tu­pen­do Ryan Rey­nolds, tam­bién co­guio­nis­ta, ofre­ce un nue­vo re­ci­tal de in­fle­xión de la voz, con la que va mar­can­do, con su­ti­le­za y gra­cia, las pa­ya­sa­das idea­das por el equi­po de es­cri­to­res, lle­nas de brío y de gui­ños a la cul­tu­ra po­pu­lar, ci­ne y mú­si­ca, y a sus com­pa­ñe­ras de via­je de la fac­to­ría Mar­vel. De mo­do que la pe­lí­cu­la úni­ca­men­te de­cae cuan­do, en su pri­me­ra mi­tad, el (apa­ren­te) vi­llano de la fun­ción va por li­bre en unas aven­tu­ras que, más que na­da, a po­cos im­por­ta­rán, por con­ven­cio­na­les.

Sin em­bar­go, con la se­cuen­cia de la for­ma­ción y, so­bre to­do, del des­tino del gru­po co­mo pa­ra­dig­ma de su sal­va­jis­mo, en las an­tí­po­das de la pom­pa y la (fal­sa) cir­cuns­tan­cia de tan­to ga­to por lie­bre con­tem­po­rá­neo, Dead­pool 2 vuel­ve a ofre­cer sor­pre­sas tron­chan­tes (aten­ción al cameo de una gran es­tre­lla) y una fra­se que po­dría en­vol­ver su es­pí­ri­tu a con­tra­co­rrien­te: “¡Cuán­ta amar­gu­ra! ¿Se­gu­ro que no per­te­ne­ces al uni­ver­so de DC Co­mics?”.

Ryan Rey­nolds, co­mo Dead­pool, y T. J. Mi­ller, en el fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.