Luis Da­vid, ilu­sión y for­ta­le­za

El País (Nacional) - - CULTURA - ANTONIO LOR­CA,

DO­MECQ / FI­NI­TO, RO­MÁN, LUIS DA­VID Cin­co to­ros de Juan Pe­dro Do­mecq y uno —el sex­to— de Par­la­dé, co­rrec­tos de pre­sen­ta­ción, cum­pli­do­res en los ca­ba­llos, blan­dos y muy no­bles; des­ta­có el ter­ce­ro por su mo­vi­li­dad y ca­li­dad. Fi­ni­to de Cór­do­ba: cua­tro pin­cha­zos —avi­so— un des­ca­be­llo y el to­ro se echa (si­len­cio); pin­cha­zo hon­do (si­len­cio). Ro­mán: pin­cha­zo hon­do —avi­so— y tres des­ca­be­llos (si­len­cio); Luis Da­vid: es­to­ca­da caí­da (ore­ja); pin­cha­zo hon­do y dos des­ca­be­llos (ova­ción).

Plaza de Las Ven­tas. Dé­ci­mo fes­te­jo de la Fe­ria de San Isi­dro, 17 de ma­yo. Más de me­dia en­tra­da (16.317 es­pec­ta­do­res, se­gún la em­pre­sa). Se guar­dó un mi­nu­to de si­len­cio en me­mo­ria de Ra­món Vi­la, ex­ci­ru­jano je­fe de la Maes­tran­za.

Cuan­do sa­lió el se­gun­do to­ro de la tar­de —el pri­me­ro de Ro­mán— la plaza es­ta­ba ador­mi­la­da. Se es­cu­cha­ban al­gu­nos mur­mu­llos, pe­ro eran los aco­mo­da­do­res, que co­men­ta­ban la victoria del Atle­ti; el res­to, ses­tean­do.

Son días, es­tos de San Isi­dro, de em­pa­par la mi­ga del pan en la sal­sa del ra­bo de to­ro —quien lo co­mie­ra—, re­mo­jar­lo con un buen vino, y ter­mi­nar con una co­pa y un pu­ro lar­go; ya sen­ta­do en la du­ra pie­dra, un gin-to­nic, si se tercia, y, co­mo co­lo­fón, Fi­ni­to de Cór­do­ba. Sies­ta se­gu­ra.

Y no por­que el ve­te­rano to­re­ro sea una me­di­ci­na con­tra el in­som­nio, sino por­que cuan­do es­tá a pun­to de cum­plir 27 años co­mo ma­ta­dor de to­ros no es la ima­gen de la ilu­sión, pre­ci­sa­men­te. Man­tie­ne la ele­gan­cia y el em­pa­que en sus ma­ne­ras, y re­ci­bió al pri­me­ro con un par de ve­ró­ni­cas y has­ta cua­tro me­dias ai­ro­sas que ha­cían pre­sa­giar lo que no su­ce­dió.

El to­ro no es que tu­vie­ra ga­nas de em­bes­tir; no­ble­za en­ce­rra­ba, pe­ro tam­bién fal­ta de cas­ta y de co­di­cia. Y el to­re­ro se lo to­mó con ex­ce­si­va par­si­mo­nia, de tal mo­do que, des­pués de unos mu­le­ta­zos por al­to ini­cia­les, tar­dó lo que pa­re­ció una eter­ni­dad pa­ra tra­zar un de­re­cha­zo lar­go y des­pe­ga­do, al hi­lo del pi­tón, eso sí.

Y ahí ter­mi­nó la his­to­ria; la his­to­ria de su to­reo, que no la fae­na. In­ten­tos len­tos y bal­díos an­te un ani­mal pa­ra­do y tu­lli­do, co­mo si di­ri­gie­ra una cla­se de hip­no­sis.

Pe­ro co­mo el to­ro es­ta­ba dor­mi­do ha­cía ra­to, los que se que­da­ron cua­ja­dos fue­ron los es­pec­ta­do­res.

El des­per­ta­dor fue­ron las dos ve­ró­ni­cas, otro par de gao­ne­ras y la lar­ga con las que Ro­mán re­ci­bió a su pri­me­ro. Des­pués de la sies­ta se agra­de­ce la ale­gría de un to­re­ro que pa­re­cía ve­nir a por to­das.

Brin­da Ro­mán a la plaza y pro­ta­go­ni­za un mo­men­to emo­cio­nan­te. Se si­túa en los me­dios, plie­ga la mu­le­ta en la mano iz­quier­da, el es­to­que es­con­di­do en la ca­de­ra, y ci­ta al to­ro, acu­la­do en ta­blas, con el lla­ma­do car­tu­cho de pes­cao, po­pu­la­ri­za­do por el maes­tro Pepe Luis Vázquez. Se re­sis­te su opo­nen­te a obe­de­cer, lo lla­ma con la voz y pe­que­ños sal­tos; fi­nal­men­te, el to­ro se arran­ca a gran ve­lo­ci­dad, el to­re­ro de­be re­ti­rar la pier­na de sa­li­da pa­ra evi­tar el atro­pe­llo y el en­cuen­tro no al­can­za la vis­to­si­dad desea­da.

Pe­ro era al­go nue­vo, añe­jo y clá­si­co, dis­tin­to, ra­zón su­fi­cien­te pa­ra que la plaza en­te­ra des­per­ta­ra de la tris­te­za ini­cial.

Des­pués, na­da le sa­lió a de­re­chas al to­re­ro va­len­ciano; mu­chos pa­ses, pe­ro muy po­cos de ca­li­dad. No hu­bo co­ne­xión ni tem­ple; y, en­ci­ma, el to­ro se ra­jó pron­to y las ilu­sio­nes se des­va­ne­cie­ron. De la sies­ta se pa­só al bos­te­zo.

Pe­ro sa­lió Om­bú, un pre­cio­so to­ro ja­bo­ne­ro, que em­pu­jó en el ca­ba­llo, ga­lo­pó en ban­de­ri­llas y lle­gó a la mu­le­ta con una mo­vi­li­dad y una cla­se ex­cep­cio­na­les. No era un to­ro fie­ro, sino ar­tis­ta y no­bi­lí­si­mo, pe­ro hon­do y exi­gen­te en la mu­le­ta.

Luis Da­vid le cor­tó una ore­ja y se la ga­nó a pul­so con en­tre­ga y pun­do­nor. Lo re­ci­bió a la verónica, qui­tó por chi­cue­li­nas e ini­ció el ter­cio fi­nal por es­ta­tua­rios muy to­re­ros, ator­ni­lla­das las za­pa­ti­llas en la are­na, de­re­cho co­mo una ve­la y quie­to co­mo un pos­te. Om­bú em­bis­tió lar­go y ten­di­do, hu­mi­lló y aguan­tó una fae­na lar­ga con ex­tre­ma bon­dad.

Luis Da­vid hi­zo lo que sa­be y lo hi­zo bien con ilu­sión y for­ta­le­za. No es un ex­qui­si­to, pe­ro se es­for­zó pa­ra es­tar al ni­vel de su opo­nen­te, ob­je­ti­vo har­to di­fí­cil. Las tan­das re­sul­ta­ron ace­le­ra­das, vis­tas y no vis­tas, y que­dó la im­pre­sión de que el que man­dó fue el to­ro, que re­pe­tía in­can­sa­ble una y otra vez. Es­pa­da en mano, se ti­ró so­bre el mo­rri­llo y, aun­que que­dó caí­da, me­re­ció la ore­ja por su en­co­mia­ble de­ci­sión.

Que­da­ba la in­cóg­ni­ta del sex­to y la po­si­bi­li­dad de la puer­ta grande pa­ra el me­xi­cano. Echó el res­to, pe­ro no pu­do ser. Hi­zo un muy vis­to­so qui­te por za­po­pi­nas, vol­vió a brin­dar al res­pe­ta­ble, ini­ció la fae­na con un ce­ñi­do pa­se cam­bia­do por la es­pal­da, pe­ro el to­ro desa­rro­lló ge­nio, acor­tó el via­je y des­lu­ció el sue­ño del mu­cha­cho.

Eso ocu­rrió en el úl­ti­mo, que co­gió al per­so­nal dor­mi­tan­do de nue­vo. So­so fue el cuar­to y Fi­ni­to alen­tó de nue­vo la sies­ta; y Ro­mán se mos­tró es­pe­so, esa es la pa­la­bra, an­te la po­ca cla­se del quin­to. Es­pe­so quie­re de­cir con las ideas em­bo­rro­na­das, pre­so de in­cer­ti­dum­bre, y esa sen­sa­ción de que ha­ces lo que sa­bes y no co­mu­ni­cas na­da, y sien­tes la mi­ra­da fría y la­ce­ran­te del pú­bli­co en la nu­ca.

/ JAVIER LIZÓN (EFE)

Luis Da­vid, en un vis­to­so pa­se de pe­cho a su pri­mer to­ro, ayer en Las Ven­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.