Via­je de Fal­cao a Griez­mann

Des­de la lle­ga­da de Si­meo­ne, el Atlé­ti­co ha da­do un gran sal­to con seis tí­tu­los y ha pa­sa­do de te­ner que ven­der a sus es­tre­llas a lu­char por re­te­ner­las

El País (Nacional) - - DEPORTES - LADISLAO J. MOÑINO GOR­KA PÉREZ,

En las en­tra­ñas del Olym­pic Parc de Lyon, la luna de­lan­te­ra del au­to­bús del Atlé­ti­co se ase­me­ja­ba a una vi­tri­na. Tras el cris­tal lucía la Li­ga Eu­ro­pa. De fon­do, re­tum­ba­ban los gol­pes so­bre la cha­pa del vehícu­lo que los fut­bo­lis­tas, co­mo chi­qui­llos en­tu­sias­ma­dos, apo­rrea­ban con fu­ror ex­pul­san­do la ten­sión y la adre­na­li­na acu­mu­la­das du­ran­te la fi­nal con­tra el Olym­pi­que de Mar­se­lla (0-3). Cuan­do apa­re­ció Diego Pablo Si­meo­ne su­bien­do por las es­ca­le­ri­llas, el rui­do se in­cre­men­tó con un ba­tir de pal­mas tri­bal que el propio téc­ni­co acom­pa­ña­ba. Aca­ba­ba de lle­gar el je­fe de la tri­bu, el en­tre­na­dor que des­de su lle­ga­da en di­ciem­bre de 2011 ha di­men­sio­na­do al club des­de el pues­to 23 del rán­king de la UEFA has­ta el se­gun­do. Acom­pa­ña­do por sus hi­jos, El Cho­lo se ajus­ta­ba la cor­ba­ta y vol­vía a ba­tir con fuerza las pal­mas en­vol­vién­do­se en esa tri­ple am­bi­güe­dad, tan tras­cen­den­tal en sus éxi­tos, en la que es di­fí­cil dis­tin­guir si es un hin­cha más, un ju­ga­dor o el en­tre­na­dor. No se pue­de en­ten­der a es­te Atlé­ti­co, el más ga­na­dor de su his­to­ria, con seis tí­tu­los en es­te pe­rio­do con el ar­gen­tino, sin esa es­pe­cie de san­tí­si­ma tri­ni­dad que re­pre­sen­ta su en­tre­na­dor.

Mien­tras Si­meo­ne ejer­cía de hin­cha en­fer­vo­ri­za­do, fue­ra del au­to­bús Ger­mán Bur­gos con­su­mías ci­ga­rri­llos con par­si­mo­nia. El Mono ex­pli­ca­ba que el mi­nu­cio­so es­tu­dio del par­ti­do in­clu­yó esos sa­ques de cen­tro del Mar­se­lla, tan de la es­cue­la de Ca­pe­llo, que iban fue­ra de ban­da pa­ra in­ten­tar un ro­bo de ba­lón cer­ca del área del Atlé­ti­co. “Por eso man­dá­ba­mos a Lu­cas tan cer­ca de la ban­da. Lue­go bus­ca­mos ju­gar en­tre­lí­neas y tam­bién las pe­lo­tas lar­gas cru­za­das”, ex­pli­ca­ba Bur­gos.

Han pa­sa­do seis años des­de que el Atlé­ti­co al­can­za­ra su pri­mer título de la era Si­meo­ne, la Li­ga Eu­ro­pa de 2012, y son mu­chos los ma­ti­ces que des­cri­ben el cre­ci­mien­to del equi­po, de la en­ti­dad y del propio cuer­po téc­ni­co. En Bu­ca­rest, el Atlé­ti­co pa­só por en­ci­ma del Ath­le­tic (3-0) co­mo lo hi­zo an­te el Mar­se­lla en Lyon. De aque­lla fi­nal so­lo per­ma­ne­cen Juan­fran, Go­dín, Fi­li­pe, Ga­bi y Ko­ke. Na­die co­mo es­te úl­ti­mo re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to pa­ra­le­lo al del plan­tel y el club ba­jo la di­rec­ción de Si­meo­ne. En Bu­ca­rest, Ko­ke so­lo dis­pu­tó un mi­nu­to y en la jar­di­ne­ra del ae­ro­puer­to, con una bu­fan­da en la fren­te y can­tan­do Te quie­ro Atlé­ti­co, tam­bién era di­fí­cil dis­cer­nir si aquel chi­co se­mi­des­co­no­ci­do era un hin­cha in­fil­tra­do o un miem­bro de la plan­ti­lla. En Lyon, Ko­ke ju­gó los 90 mi­nu­tos, dio dos asistencias y cer­ti­fi­có, por si ha­bía al­gu­na du­da, su plaza en la lis­ta de Ju­len Lo­pe­te­gui pa­ra el Mun­dial.

“He­mos he­cho un tra­ba­jo en es­tos años en el que los niños de an­tes, los Ko­ke, Saúl, Lu­cas, Tho­mas... aho­ra son hom­bres pe­se a su ju­ven­tud. Tie­nen ya mu­chos par­ti­dos y ex­pe­rien­cia”, re­la­ta­ba Bur­gos. En es­ta me­dia do­ce­na años, Ko­ke se ha he­cho in­ter­na­cio­nal y pu­do ser ju­ga­dor del Bar­ce­lo­na. No se mar­chó por sen­ti­mien­to y por­que los éxi­tos de­por­ti­vos han lle­na­do las ar­cas del club. Na­da que ver con la si­tua­ción que se vi­vía tras la fi­nal de Bu­ca­rest. Por en­ton­ces, la di­ri­gen­cia se rom­pía la ca­be­za pa­ra bus­car re­cur­sos que per­mi­tie­ran la per­ma­nen­cia de sus dos es­tre­llas, Fal­cao y Diego Ri­bas. Pa­ra que el co­lom­biano per­ma­ne­cie­ra, el club tu­vo que echar mano de la in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra y de los fon­dos de in­ver­sión. Con el bra­si­le­ño no pu­do sa­tis­fa­cer sus pre­ten­sio­nes eco­nó­mi­cas. Aho­ra, la con­ti­nui­dad de An­toin­ne Griez­mann no es una cues­tión me­ra­men­te eco­nó­mi­ca. El Atlé­ti­co le ofre­ce 20 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra com­pe­tir y su­pe­rar la ofer­ta del Bar­ce­lo­na.

Cuan­do Si­meo­ne ate­rri­zó, el pre­su­pues­to del club re­ba­sa­ba los 100 mi­llo­nes de eu­ros, ca­si tres ve­ces me­nos que el ac­tual. Si Griez­mann aban­do­na el club se­rá pa­ra ju­gar con Mes­si. Si­meo­ne, que le ha dis­pa­ra­do has­ta la som­bra del 10 y de Cris­tiano, aún al­ber­ga es­pe­ran­zas de con­ven­cer­le de que en el Atlé­ti­co tam­bién es po­si­ble al­can­zar la glo­ria. Le ha pues­to el ejem­plo de la fi­nal de Mi­lán y en es­ta de Lyon le ha trans­mi­ti­do a él y al res­to del gru­po una des­me­su­ra­da am­bi­ción por con­quis­tar­la.

En los días pre­vios a la fi­nal, el téc­ni­co ma­cha­có a sus ju­ga­do­res con la ne­ce­si­dad de ga­nar has­ta el pun­to que mo­di­fi­có su idea del pri­mer on­ce. El lu­nes aún pen­sa­ba que el cen­tro del campo lo ocu­pa­ría el cua­tri­vo­te, Ko­ke, Tho­mas, Ga­bi y Saúl. El miércoles, cuan­do anun­ció la ali­nea­ción en el ho­tel, en­tró Co­rrea por Tho­mas pa­ra re­for­zar el men­sa­je da­do du­ran­te las ho­ras pre­vias de que es­ta vez no ha­bía que me­ter­se atrás. La idea era ir a por el par­ti­do. El re­cuer­do de las dos fi­na­les de Cham­pions per­di­das tam­bién for­ma par­te del cre­ci­mien­to del equi­po ba­jo la di­rec­ción de Si­meo­ne, ju­ga­dor, en­tre­na­dor e hin­cha.

El Cho­lo es a la vez hin­cha, ju­ga­dor y en­tre­na­dor, el je­fe de la tri­bu

“Los niños de an­tes aho­ra son hom­bres”, re­la­ta Ger­mán Bur­gos

/ FRANCK FIFE (AFP)

Si­meo­ne celebra con su fa­mi­lia la Li­ga Eu­ro­pa ga­na­da an­te el Olym­pi­que de Mar­se­lla.

/ GETTY

To­rres celebra el título.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.