El BCE po­ne fin a una era de gue­rra sin cuar­tel con­tra la cri­sis

El eu­ro­ban­co anun­cia que en di­ciem­bre li­qui­da­rá el pro­gra­ma de com­pra ma­si­va de ac­ti­vos en el que ha in­ver­ti­do 2,4 bi­llo­nes de eu­ros des­de 2015

El País (Nacional) - - PORTADA - CLAU­DI PÉ­REZ,

Una era que ha cam­bia­do Eu­ro­pa es­tá cer­ca de aca­bar. A fi­na­les de año, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) pon­drá tér­mino al pro­gra­ma de ad­qui­si­ción ma­si­va de ac­ti­vos, al que ha des­ti­na­do 2,4 bi­llo­nes de eu­ros des­de que se pu­so en mar­cha en enero de 2015 y que ha re­sul­ta­do cla­ve pa­ra que la UE sa­lie­se de la cri­sis, aun con los riesgos que to­da­vía tie­ne en­ci­ma. Ese fin, anun­cia­do ayer por el pre­si­den­te del eu­ro­ban­co, Ma­rio Drag­hi, no se­rá trau­má­ti­co; ten­drá múl­ti­ples con­di­cio­nes pa­ra evi­tar sa­cu­di­das en los mer­ca­dos y al eu­ro. En­tre otras, se am­plían tres me­ses (has­ta di­ciem­bre), a ra­zón de 15.000 mi­llo­nes ca­da uno, las com­pras de deu­da, que se­gui­rán si la in­fla­ción em­peo­ra. Y los ti­pos de in­te­rés se­gui­rán en ne­ga­ti­vo al me­nos has­ta el ve­rano de 2019. Drag­hi en­vía así un men­sa­je pa­ra hal­co­nes y pa­lo­mas que las Bol­sas aplau­die­ron.

Se acer­ca el fin de una era. El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi, anun­ció ayer el fi­nal del mul­ti­mi­llo­na­rio pro­gra­ma de ad­qui­si­ción ac­ti­vos (QE, por sus si­glas en in­glés) a fi­na­les de año. No se­rá un fi­nal abrup­to: con­di­cio­na­do por for­mi­da­bles pre­sio­nes po­lí­ti­cas, Drag­hi im­pu­so fe­cha de ca­du­ci­dad al plan de com­pra de deu­da, cla­ve en la sa­li­da de la cri­sis eu­ro­pea, pe­ro su­je­to a in­nu­me­ra­bles con­di­cio­nes pa­ra evi­tar sa­cu­di­das en los mer­ca­dos. Pa­ra em­pe­zar, el BCE am­plía las com­pras un tri­mes­tre adi­cio­nal, a ra­zón de 15.000 mi­llo­nes men­sua­les. Vin­cu­la la muer­te del QE con la me­jo­ría de la in­fla­ción: si los da­tos em­peo­ran, las com­pras se­gui­rán. Y garantiza que los ti­pos de in­te­rés se­gui­rán en te­rri­to­rio ne­ga­ti­vo al me­nos has­ta ve­rano de 2019.

El 22 de enero de 2015, po­co des­pués de las dos y me­dia de la tar­de, Eu­ro­pa cru­zó un Ru­bi­cón po­lí­ti­co y fi­nan­cie­ro. Tras más de un lus­tro de cri­sis exis­ten­cial, la eu­ro­zo­na no con­se­guía sa­car­se de en­ci­ma el frío de la de­fla­ción y la den­sa nie­bla que le acom­pa­ña­ba en for­ma de riesgos de es­tan­ca­mien­to se­cu­lar. Ale­ma­nia y las sa­cro­san­tas re­glas eu­ro­peas im­pe­dían una ex­pan­sión fis­cal de raíz key­ne­sia­na. Y Drag­hi, so­lo an­te el pe­li­gro, per­mi­tió sal­var la bo­la de par­ti­do con me­di­das au­da­ces: con­ven­ció a la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y anun­ció la ver­sión eu­ro­pea del Quan­ti­ta­ti­ve Ea­sing —QE, com­pras de ac­ti­vos pú­bli­cos y pri­va­dos, “el equi­va­len­te a echar bi­lle­tes des­de un he­li­cóp­te­ro”, se­gún el es­ta­dou­ni­den­se Ben Ber­nan­ke—, y se aden­tró en te­rri­to­rio ne­ga­ti­vo en los ti­pos de in­te­rés. 2,4 bi­llo­nes de eu­ros gas­ta­dos des­pués, la eu­ro­zo­na en­ca­ra su sex­to año de cre­ci­mien­to, el pa­ro ha caí­do por de­ba­jo del 9% y Drag­hi, ca­si a re­ga­ña­dien­tes por los riesgos que aún so­bre­vue­lan la eco­no­mía con­ti­nen­tal, anun­ció ayer el prin­ci­pio del fin del QE.

¿Fin de una era? Más o me­nos. Por­que Drag­hi, so­me­ti­do a for­mi­da­bles pre­sio­nes po­lí­ti­cas —los hal­co­nes ale­ma­nes han lle­ga­do a acu­sar­le de im­pul­sar los po­pu­lis­mos con esas me­di­das—, so­me­te la con­de­na a muer­te del QE a una lar­ga lis­ta de con­di­cio­nes. Por­que las com­pras, de mo­men­to, se am­plían tres me­ses, de sep­tiem­bre a di­ciem­bre, a ra­zón de 15.000 mi­llo­nes men­sua­les (fren­te a los 30.000 mi­llo­nes ac­tua­les). El fi­nal es­tá su­je­to a la ca­ta­ra­ta de da­tos eco­nó­mi­cos de los pró­xi­mos me­ses: la puer­ta pa­ra am­nis­tiar el pro­gra­ma no se cie­rra y si la si­tua­ción eco­nó­mi­ca em­peo­ra el Eu­ro­ban­co vol­ve­rá a po­ner mu­ni­ción so­bre la me­sa. Drag­hi, ade­más, asegura que man­ten­drá in­tac­tos los ti­pos de in­te­rés al me­nos has­ta ve­rano de 2019: Fránc­fort, co­mo an­tes hi­cie­ron la Re­ser­va Fe­de­ral de EE UU y el Ban­co de In­gla­te­rra, so­lo su­birá ti­pos des­pués de ce­rrar el QE. Y el BCE avi­sa de que en to­do ca­so se­gui­rá rein­vir­tien­do la deu­da que ven­za du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po des­pués de que ter­mi­nen las com­pras de ac­ti­vos: se­gui­rá in­yec­tan­do li­qui­dez en los mer­ca­dos du­ran­te años, aun­que a un rit­mo in­fe­rior al de los úl­ti­mos años.

Drag­hi con­si­guió en­viar así un men­sa­je mix­to, su­til, ca­si sa­lo­mó­ni­co: anun­cia una vuel­ta a la or­to­do­xia pa­ra con­ten­tar a los hal­co­nes, aun­que pa­ra den­tro de más de me­dio año y so­lo si la re­cu­pe­ra­ción no des­ca­rri­la, pa­ra ali­vio de las pa­lo­mas par­ti­da­rias de man­te­ner los es­tí­mu­los. Los mer­ca­dos aplau­die­ron la ju­ga­da. Ni la deu­da ni las Bol­sas ex­pe­ri­men­ta­ron sa­cu­di­das —al con­tra­rio: subie­ron li­ge­ra­men­te— y el eu­ro su­frió cier­to cas­ti­go, pe­ro sin se­ve­ri­dad. Drag­hi, en fin, si­gue sien­do un

maes­tro en el di­fí­cil ar­te de la dia­léc­ti­ca en­tre ban­cos cen­tra­les e in­ver­so­res.

La fuer­za de las na­rra­ti­vas es esen­cial pa­ra com­pren­der ese mo­vi­mien­to dual. Y el re­la­to eco­nó­mi­co de la eu­ro­zo­na es co­mo la His­to­ria de dos ciu­da­des de Dic­kens: un jue­go de lu­ces y som­bras, un “era el me­jor de los tiem­pos, era el peor de los tiem­pos”. La eco­no­mía eu­ro­pea cre­ce por

en­ci­ma de su po­ten­cial, pe­ro la reac­ti­va­ción mues­tra sín­to­mas de ago­ta­mien­to. La in­fla­ción ha vuel­to, pe­ro so­lo por el em­pu­je del pe­tró­leo. El pa­ro se re­du­ce pe­ro en to­do el con­ti­nen­te hay enor­mes bol­sas de de­sigual­dad y po­bre­za. Y lo más im­por­tan­te: los riesgos es­tán más o me­nos con­tro­la­dos, pe­ro las in­cer­ti­dum­bres geo­po­lí­ti­cas glo­ba­les (el re­cien­te G-7 ca­na­dien­se es la prue­ba) y eu­ro­peas (con Ita­lia co­mo prin­ci­pal que­bra­de­ro de cabeza) im­pi­den can­tar vic­to­ria.

Ita­lia, “epi­so­dio lo­cal”

El dis­cur­so de Drag­hi du­ran­te la rue­da de pren­sa pos­te­rior al con­se­jo de go­bierno en Ri­ga (Le­to­nia) re­fle­ja esas di­co­to­mías. “Los riesgos es­tán equi­li­bra­dos”, di­jo Drag­hi, que a ren­glón se­gui­do ci­tó los po­ten­cia­les pro­ble­mas de­ri­va­dos de las “in­cer­ti­dum­bres geo­po­lí­ti­cas”, en par­ti­cu­lar el pro­tec­cio­nis­mo de Trump. El je­fe del BCE, eso sí, pa­só de pun­ti­llas por la cri­sis ita­lia­na, que ca­li­fi­có de “epi­so­dio lo­cal” que “ape­nas ha pro­vo­ca­do con­ta­gio” y que, a su jui­cio, en nin­gún mo­men­to ha reabier­to las du­das so­bre el eu­ro. En rea­li­dad ese pa­re­ce un men­sa­je ci­fra­do pa­ra Ro­ma: no es­pe­ren ayu­da por par­te del BCE si el nue­vo Eje­cu­ti­vo si­gue ade­lan­te con su ex­pan­sión fis­cal y po­ne de los ner­vios a los mer­ca­dos.

No es­tá cla­ro có­mo se­rá la vi­da en Eu­ro­pa des­pués del QE. Es­ta­dos Uni­dos ini­ció la re­ti­ra­da de es­tí­mu­los ha­ce cua­tro años con su­mo cui­da­do, y ha ca­pea­do es­tu­pen­da­men­te los pro­ble­mas. Drag­hi se mi­ra en ese es­pe­jo: apun­ta a un re­plie­gue muy gra­dual, y de­ja en­tre­ver que ma­ne­ja­rá el ba­lan­ce con tien­to, sin con­vul­sio­nes. Quie­nes es­pe­ra­ban du­re­za por­que creen que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria so­lo anes­te­sia y es co­mo pe­da­lear en el va­cío tie­nen la fe­cha fi­nal pa­ra el QE. Quie­nes pien­san que la Gran Re­ce­sión no ha di­cho aún su úl­ti­ma pa­la­bra se aga­rra­rán a que la puer­ta del pro­gra­ma de com­pras de ac­ti­vos si­gue abier­ta (“ha pa­sa­do a for­mar par­te de nues­tra ca­ja de he­rra­mien­tas an­ti­cri­sis”, en la fe­liz de­fi­ni­ción de Drag­hi).

El je­fe del BCE, en fin, de­fien­de que el QE ha fun­cio­na­do: res­tau­ró el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos, las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras, los da­tos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la in­fla­ción. Con­si­guió re­vi­vir una eco­no­mía em­pa­cha­da por la deu­da y res­tau­rar cier­to ape­ti­to por el ries­go en­tre los in­ver­so­res. Eu­ro­pa lle­gó tar­de al QE y en ge­ne­ral a las me­di­das ex­tra­or­di­na­rias, pe­ro des­pués su­po man­te­ner el pie en el ace­le­ra­dor con per­so­na­li­dad, cuan­do EE UU em­pe­za­ba a fre­nar. “Drag­hi con­vir­tió lo no con­ven­cio­nal en no con­ven­cio­nal en un en­torno eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de lo más com­ple­jo”, asegura Án­gel Ubi­de en La pa­ra­do­ja del ries­go, uno de los gran­des li­bros de es­ta cri­sis. Tres años y me­dio des­pués de cru­zar aquel Ru­bi­cón, em­pie­za lo más di­fí­cil: la re­ti­ra­da.

/ L. ZNOTINS (AFP)

El pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, en la con­fe­ren­cia de pren­sa de ayer en Ri­ga, Le­to­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.