Una te­ra­pia en fa­se de prue­bas plan­ta ca­ra a la me­tás­ta­sis

Co­mien­za a pro­bar­se en Es­pa­ña un au­to­tras­plan­te de lin­fo­ci­tos que ha da­do re­sul­ta­dos es­pe­ran­za­do­res en la lu­cha con­tra los tu­mo­res más le­ta­les

El País (Nacional) - - PORTADA - NU­ÑO DO­MÍN­GUEZ,

Co­mien­za a pro­bar­se en Es­pa­ña un au­to­tras­plan­te de lin­fo­ci­tos que ha da­do re­sul­ta­dos es­pe­ran­za­do­res en la lu­cha con­tra al­gu­nos de los tu­mo­res can­ce­ro­sos más le­ta­les.

En 2014, la in­ge­nie­ra es­ta­dou­ni­den­se Judy Per­kins, de 49 años, su­fría un tu­mor de ma­ma con me­tás­ta­sis en el hí­ga­do y otros ór­ga­nos. Los mé­di­cos le da­ban dos me­ses de vi­da. Ca­si cua­tro años des­pués es­tá vi­va y lle­va dos años y me­dio sin ras­tro de cán­cer gra­cias a un tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal ba­sa­do en un au­to­tras­plan­te de sus pro­pios lin­fo­ci­tos. Su ca­so se ha con­ver­ti­do en una es­pe­ran­za pa­ra desa­rro­llar una nue­va in­mu­no­te­ra­pia con­tra los ti­pos de cán­cer más le­ta­les.

“He­mos vis­to cin­co pa­cien­tes con re­mi­sio­nes es­pec­ta­cu­la­res co­mo es­ta, in­clui­da otra mu­jer con cán­cer de co­lon me­tas­tá­si­co que lle­va ca­si cin­co años sin la en­fer­me­dad”, ex­pli­ca Steven Ro­sen­berg, ci­ru­jano del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer de EE UU y crea­dor de es­ta te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal. “Pe­ro es­ta téc­ni­ca es­tá aún en su in­fan­cia. Tra­ba­ja­mos sin des­can­so pa­ra au­men­tar su efec­ti­vi­dad, por­que has­ta aho­ra so­lo el 15% de los pa­cien­tes res­pon­de”, ad­vier­te Ro­sen­berg, de 78 años, al te­lé­fono des­de su des­pa­cho en Bet­hes­da.

Los más in­tere­san­te de es­tos ca­sos ais­la­dos es que los pa­cien­tes su­frían tu­mo­res epi­te­lia­les con me­tás­ta­sis en otros ór­ga­nos. Es­te gran gru­po de le­sio­nes cau­san el 90% de to­das las muer­tes por cán­cer y no hay nin­gún tra­ta­mien­to efec­ti­vo con­tra ellas. “Es­tos re­sul­ta­dos nos dan la es­pe­ran­za de po­der en­con­trar una es­tra­te­gia pa­ra tra­tar tu­mo­res epi­te­lia­les, por ejem­plo de hí­ga­do, co­lon, cue­llo de úte­ro, ma­ma y otros”, de­ta­lla Ro­sen­berg.

La nue­va téc­ni­ca se co­no­ce co­mo lin­fo­ci­tos que in­fil­tran el tu­mor (TIL, en sus si­glas in­gle­sas) y cons­ti­tu­ye un nue­vo ti­po de in­mu­no­te­ra­pia que se su­ma­ría a las ya exis­ten­tes. En la ac­tua­li­dad ya hay en el mer­ca­do fár­ma­cos ba­sa­dos en an­ti­cuer­pos que se unen a los lin­fo­ci­tos y les per­mi­ten unir­se a las cé­lu­las tu­mo­ra­les y des­truir­las. Es­ta in­mu­no­te­ra­pia es efec­ti­va con­tra el me­la­no­ma me­tas­tá­si­co y el cán­cer de pul­món, aun­que so­lo fun­cio­na en un ter­cio de pa­cien­tes por ra­zo­nes que aún no es­tán cla­ras. Otro ti­po de in­mu­no­te­ra­pia en cu­yo desa­rro­llo ha te­ni­do un pa­pel fun­da­men­tal Ro­sen­berg es la te­ra­pia gé­ni­ca a ba­se de CAR-T, lin­fo­ci­tos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te que han re­sul­ta­do efec­ti­vos con­tra tu­mo­res san­guí­neos, es­pe­cial­men­te leu­ce­mias agu­das en per­so­nas jó­ve­nes. Los TIL son otra vuel­ta de tuer­ca di­se­ña­da pa­ra com­ba­tir tu­mo­res que has­ta aho­ra no han res­pon­di­do a es­tas in­mu­no­te­ra­pias. La téc­ni­ca con­sis­te en ais­lar lin­fo­ci­tos que han pe­ne­tra­do en el tu­mor y se­lec­cio­nar aque­llos que son ca­pa­ces de iden­ti­fi­car pro­teí­nas que so­lo pro­du­cen las cé­lu­las tu­mo­ra­les. En el tra­ta­mien­to de Per­kins, por ejem­plo, los mé­di­cos asi­la­ron ape­nas 11 lin­fo­ci­tos ap­tos a par­tir de los cua­les ob­tu­vie­ron en el la­bo­ra­to­rio 80.000 mi­llo­nes de hi­jos que des­pués fue­ron rein­yec­ta­dos. Un año des­pués del tra­ta­mien­to los tu­mo­res ha­bían des­apa­re­ci­do.

Ale­na Gros, del Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía Vall d'He­brón (Bar­ce­lo­na) tie­ne pre­vis­to ini­ciar un en­sa­yo clí­ni­co con es­ta téc­ni­ca en uno o dos años. En Ma­drid,

Bar­ce­lo­na y Pam­plo­na, ya hay abier­to otro en­sa­yo con una va­rian­te de TIL me­nos es­pe­cí­fi­ca que se pro­ba­rá en pa­cien­tes de me­la­no­ma y cán­cer de cue­llo de úte­ro.

Ma­nuel Ra­mí­rez-Ore­lla­na, des­de el Hos­pi­tal In­fan­til de Seattle (EE UU), don­de se en­cuen­tra en un pro­gra­ma de for­ma­ción de in­ge­nie­ría de lin­fo­ci­tos T, ad­vier­te que “los tra­ta­mien­tos de CAR-T tie­nen pre­cios desor­bi­ta­dos, lo que es ab­sur­do por­que no los pue­de pa­gar un sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud, ni si­quie­ra mu­chos pri­va­dos”. “O hay un cam­bio ra­di­cal o es­te ti­po de tra­ta­mien­tos se­rá so­lo pa­ra la éli­te", alerta.

Ro­sen­berg no tie­ne du­das de que “el in­ge­nio de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se en­car­ga­rá de ha­cer­los po­si­bles y ase­qui­bles”. “Hay al me­nos tres em­pre­sas que ya es­tán ex­plo­ran­do el desa­rro­llo co­mer­cial”, asegura.

“Los tra­ta­mien­tos no los pue­de pa­gar un sis­te­ma pú­bli­co”, di­ce un in­ves­ti­ga­dor

“El in­ge­nio far­ma­céu­ti­co los ha­rá ase­qui­bles”, afir­ma Ro­sen­berg

/ NA­TIO­NAL CAN­CER INS­TI­TU­TE

Steven Ro­sen­berg, crea­dor de la téc­ni­ca del au­to­tras­plan­te de lin­fo­ci­tos en pa­cien­tes con tu­mo­res, en su la­bo­ra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.