La lu­cha por el abor­to le­gal en Amé­ri­ca ga­na una ba­ta­lla en Ar­gen­ti­na

El País (Nacional) - - PORTADA - MAR CENTENERA,

La lu­cha por le­ga­li­zar el abor­to en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de la ma­yo­ría de paí­ses tie­nen le­gis­la­cio­nes muy res­tric­ti­vas, ga­nó ayer una ba­ta­lla en el Con­gre­so de Bue­nos Ai­res. Los le­gis­la­do­res apro­ba­ron por una ajus­ta­da ma­yo­ría des­pe­na­li­zar la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo du­ran­te las pri­me­ras 14 se­ma­nas. El pro­yec­to de ley de­be aho­ra pa­sar al Se­na­do, más con­ser­va­dor, don­de pre­vi­si­ble­men­te se­rá re­cha­za­do. Pe­ro na­da es se­gu­ro en un país don­de una ola pro­gre­sis­ta ha he­cho del abor­to le­gal su gran ban­de­ra. En la ac­tua­li­dad el abor­to es­tá prohi­bi­do, ex­cep­to en ca­sos de vio­la­ción y de ries­go pa­ra la sa­lud de la ma­dre. Las mu­je­res que in­te­rrum­pen su em­ba­ra­zo se en­fren­tan a pe­nas de cár­cel.

El abor­to le­gal ga­nó ayer en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y en las ca­lles. En una vo­ta­ción muy re­ñi­da, que se pro­lon­gó du­ran­te 23 ho­ras, los le­gis­la­do­res apro­ba­ron el pro­yec­to de ley pa­ra la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo has­ta la se­ma­na 14 por 129 vo­tos a fa­vor y 125 en con­tra. Fue­ra, a un la­do de la pla­za, mi­les de mu­je­res es­ta­lla­ron en aplau­sos y lá­gri­mas. En el otro, los ad­ver­sa­rios de la me­di­da se re­ti­ra­ron ca­biz­ba­jos. La apro­ba­ción fi­nal de­pen­de aho­ra del Se­na­do, más con­ser­va­dor que la Cá­ma­ra. Pe­ro la fuer­za de la gran ola fe­mi­nis­ta es­tá abrien­do Ar­gen­ti­na a la mo­der­ni­dad. Fue una jor­na­da his­tó­ri­ca.

El ma­chis­mo es­tá en re­tro­ce­so, el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual se ha nor­ma­li­za­do y la des­pe­na­li­za­ción del abor­to pa­re­ce hoy po­si­ble en el país del pa­pa Fran­cis­co. Los je­fes de los dos blo­ques ma­yo­ri­ta­rios en la Cá­ma­ra ba­ja an­ti­ci­pa­ron que se apro­ba­rá. “Ha­brá un efec­to im­pa­ra­ble y la ley va a sa­lir del Se­na­do”, de­cla­ró el pe­ro­nis­ta Mi­guel Pi­chet­to al dia­rio Cla­rín. “El Se­na­do tie­ne que ha­cer­se car­go de la de­man­da ciu­da­da­na y le­gis­lar reali­da­des”, coin­ci­dió el ra­di­cal

Luis Nai­de­noff. En Ar­gen­ti­na to­do cam­bia con ra­pi­dez y la pre­sión de la Igle­sia ca­tó­li­ca y de los go­ber­na­do­res de las con­ser­va­do­ras pro­vin­cias del nor­te pue­den frus­trar ese horizonte.

En la Cá­ma­ra de Dipu­tados fue una se­sión de in­far­to. Los nú­me­ros bai­la­ron du­ran­te to­da la jor­na­da. Dos ho­ras an­tes de la vo­ta­ción, los par­ti­da­rios del sí lo con­si­de­ra­ban per­di­do. Al fi­nal, la ba­lan­za se in­cli­nó gra­cias al cam­bio de vo­to a úl­ti­ma ho­ra de tres

le­gis­la­do­res. La frac­tu­ra de la so­cie­dad ar­gen­ti­na so­bre el abor­to se re­pi­tió en el in­te­rior del he­mi­ci­clo y de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. To­dos los blo­ques vo­ta­ron di­vi­di­dos, con ex­cep­ción de la iz­quier­da, con una pos­tu­ra uná­ni­me a fa­vor de la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo.

En la ac­tua­li­dad, el abor­to es ile­gal, ex­cep­to en ca­sos de vio­la­ción y de ries­go pa­ra la sa­lud de la ma­dre. Las mu­je­res que in­te­rrum­pen su em­ba­ra­zo se en­fren­tan

a pe­nas de cár­cel de en­tre uno y cua­tro años. El pro­yec­to es­ta­ble­ce una ley de pla­zos, pre­vé que el abor­to sea li­bre has­ta la se­ma­na 14 y des­pués so­lo pa­ra los otros su­pues­tos que con­tem­pla, in­clui­da la mal­for­ma­ción fe­tal.

En un ges­to iné­di­to, Fer­nan­do Igle­sias, un dipu­tado ofi­cia­lis­ta co­no­ci­do por su de­fen­sa de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas ul­tra­li­be­ra­les, fue aplau­di­do por gran par­te del kirch­ne­ris­mo. “So­mos Cam­bie­mos”, di­jo Igle­sias, “vi­ni­mos a cam­biar, no a con­sa­grar el sta­tu quo”. Con un ma­pa­mun­di en la mano, el le­gis­la­dor in­vi­tó a sus co­le­gas a pen­sar en el país al que les gus­ta­ría que se pa­rez­ca Ar­gen­ti­na: “En Nor­tea­mé­ri­ca, Asia, Eu­ro­pa, Aus­tra­lia, el abor­to es le­gal o si que­re­mos que se pa­rez­ca a las par­tes ro­jas del pla­nis­fe­rio, La­ti­noa­mé­ri­ca y Áfri­ca. Son los úni­cos con­ti­nen­tes que prohí­ben el abor­to, don­de la de­sigual­dad y la vio­len­cia son ma­yo­res”, apun­tó.

Dis­cur­sos emo­ti­vos

En Ar­gen­ti­na, ca­si 50.000 mu­je­res son in­ter­na­das ca­da año por com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das de abor­tos y me­dio cen­te­nar mue­re. “No es una cues­tión de fe, es un te­ma de sa­lud pú­bli­ca”, re­pi­tie­ron nu­me­ro­sos ora­do­res que abo­gan por la le­ga­li­za­ción.

La coa­li­ción gu­ber­na­men­tal fue la que vi­vió las ma­yo­res ten­sio­nes in­ter­nas. El emo­ti­vo dis­cur­so de la le­gis­la­do­ra Silvia Los­pen­na­to arran­có lá­gri­mas a las jó­ve­nes con pa­ñue­los ver­des que lo se­guían a tra­vés de una pan­ta­lla gi­gan­te. Cri­ti­ca­ron en cam­bio a Es­te­la Re­gi­dor. “¿Qué pa­sa cuan­do nues­tra pe­rri­ta se nos que­da em­ba­ra­za­da? No le lle­va­mos al ve­te­ri­na­rio a que abor­te. Sa­li­mos a ver a quién le re­ga­la­mos los pe­rri­tos. Las peo­res fie­ras quie­ren a sus crías. ¿Qué nos pa­sa a los se­res hu­ma­nos que te­ne­mos esa mal­di­ta ra­zón que nos ta­pa el co­ra­zón?”, pre­gun­tó a los pre­sen­tes la le­gis­la­do­ra ra­di­cal.

Eli­sa Ca­rrió, so­cia de Go­bierno del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, fue una de las po­cas que re­cha­za­ron ha­blar an­tes de emi­tir su vo­to. Se re­fu­gió en una ca­pi­lla a re­zar y des­de allí tui­teó: “No es ne­ce­sa­rio ha­blar, so­lo la ora­ción, que es la de­bi­li­dad de Dios y el po­der de los hom­bres”.

Ca­rrió, una de las ar­tí­fi­ces de la coa­li­ción con­ser­va­do­ra, ame­na­zó con la rup­tu­ra tras apro­bar­se el pro­yec­to de ley. “Que le que­de cla­ro a to­do Cam­bie­mos: a la pró­xi­ma rom­po”, gri­tó la le­gis­la­do­ra an­tes de ir­se sin ha­cer de­cla­ra­cio­nes.

A las seis de la ma­ña­na, con el mar­ca­dor igua­la­do, el kirch­ne­ris­ta Axel Ki­ci­llof re­cor­dó que los an­te­rio­res pre­si­den­tes que abrie­ron de­ba­tes tras­cen­den­ta­les, co­mo el de la le­ga­li­za­ción del di­vor­cio y

del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, se in­vo­lu­cra­ron en ellos. Mau­ri­cio Ma­cri ha­bi­li­tó el de­ba­te en me­dio de una gran pre­sión so­cial, pe­ro él, per­so­nal­men­te, es con­tra­rio a la des­pe­na­li­za­ción y se ha man­te­ni­do al mar­gen. Sí que ha an­ti­ci­pa­do que res­pe­ta­rá el re­sul­ta­do y que no ha­brá ve­to pre­si­den­cial a la de­ci­sión.

La vo­ta­ción hi­zo sal­tar por los ai­res to­da la emo­ción con­te­ni­da du­ran­te 23 ho­ras. En la ca­lle se gri­tó co­mo si hu­bie­ra si­do un gol de Leo Mes­si. Hu­bo sal­tos, abra­zos y lá­gri­mas. “Abor­to le­gal en el hos­pi­tal”, gri­ta­ba al uní­sono la ma­rea ver­de, for­ma­da por mi­les de mu­je­res. “Aba­jo el pa­triar­ca­do, se va a caer, se va a caer. Arri­ba el fe­mi­nis­mo, que va a ven­cer, que va a ven­cer”, can­ta­ban las jó­ve­nes que no llo­ra­ban.

La in­cóg­ni­ta de Kirch­ner

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal ar­gen­ti­na reac­cio­nó con ra­pi­dez pa­ra ex­pre­sar su dis­con­for­mi­dad. #Va­leTo­daVi­da ti­tu­ló el co­mu­ni­ca­do en el que re­cla­ma diá­lo­go y “so­lu­cio­nes nue­vas y crea­ti­vas pa­ra que nin­gu­na mu­jer ten­ga que re­cu­rrir a un abor­to”. “Nos due­le co­mo ar­gen­ti­nos es­ta de­ci­sión”, es­cri­bie­ron los obis­pos lo­ca­les. “Que Ma­ría de Lu­ján, que co­no­ció la in­cer­ti­dum­bre de un em­ba­ra­zo ines­pe­ra­do, in­ter­ce­da por el pue­blo ar­gen­tino, es­pe­cial­men­te por to­das las mu­je­res que es­pe­ran un hi­jo y por to­dos los ni­ños y ni­ñas que es­tán en el vien­tre de su ma­dre”, se des­pi­die­ron.

“Te­ne­mos me­dia san­ción. La lu­cha con­ti­núa pa­ra que sea ley en el Se­na­do”, ad­vir­tió a los me­dios a la sa­li­da del Con­gre­so la dipu­tada del Fren­te de Iz­quier­da Ro­mi­na del Pla. Le­gis­la­do­res de las pro­vin­cias del nor­te ha­bían an­ti­ci­pa­do que vo­ta­rían en con­tra, pe­ro al­gu­nos se echa­ron atrás. Hay una enor­me ex­pec­ta­ti­va por sa­ber qué vo­ta­rá la se­na­do­ra Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. Du­ran­te sus ocho años co­mo pre­si­den­ta se opu­so, pe­ro no se sa­be si su hi­ja fe­mi­nis­ta y la ma­rea ver­de le ha­rán cam­biar de opi­nión. “Se­rá ley, se­rá ley”, co­rea­ban ayer las ado­les­cen­tes con la mi­ra­da pues­ta ya en la de­ci­si­va Cá­ma­ra ba­ja. A la do­mi­ni­ca­na Ro­sau­ra Almonte le diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da de sie­te se­ma­nas. Los mé­di­cos se ne­ga­ron a tra­tar­la por­que los fár­ma­cos po­nían en pe­li­gro la vi­da del fe­to. Mu­rió a los 16 años. A los 19, Ida que­dó en­cin­ta tras las vio­la­cio­nes cons­tan­tes de un fa­mi­liar. Las au­to­ri­da­des ni­ca­ra­güen­ses le im­pi­die­ron abor­tar, y la jo­ven, con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, se vio for­za­da a dar a luz. Teo­do­ra cum­plió ca­si 11 años de cár­cel en El Sal­va­dor, con­de­na­da tras su­frir un abor­to es­pon­tá­neo en el ba­ño de la es­cue­la don­de tra­ba­ja­ba. Sus ca­sos se re­pi­ten cons­tan­te­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na, una re­gión en la que se con­cen­tran los paí­ses con al­gu­nas de las le­gis­la­cio­nes más se­ve­ras del mun­do so­bre de­re­chos re­pro­duc­ti­vos.

Al­re­de­dor del 90% de las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be vi­ven en paí­ses con le­yes de abor­to res­tric­ti­vas. En seis —El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Haití, Ni­ca­ra­gua, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Su­ri­nam—, la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo es­tá com­ple­ta­men­te prohi­bi­da. No se per­mi­te ni si­quie­ra pa­ra sal­var la vi­da de la mu­jer, co­mo en el ca­so de Ro­sau­ra. Otros ocho paí­ses lo per­mi­ten ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra sal­var la vi­da de la mu­jer, y so­lo unos po­cos ofre­cen ex­cep­cio­nes en ca­sos de vio­la­ción (Bra­sil, Pa­na­má o Chi­le por ejem­plo) y ano­ma­lías fe­ta­les gra­ves. Se cuen­tan por de­ce­nas las pre­sas por abor­tar, por mi­les las obli­ga­das a se­guir con la ges­ta­ción o las for­za­das a re­cu­rrir a un abor­to clan­des­tino y por cien­tos las muer­tas por la ne­ga­ti­va de los sa­ni­ta­rios a in­te­rrum­pir su em­ba­ra­zo, co­mo de­nun­cian las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

“Es­tá cla­ro que en la ma­yo­ría de paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca la vi­da de las mu­je­res tie­ne po­co va­lor o nin­guno”, la­men­ta Mo­re­na He­rre­ra, his­tó­ri­ca ac­ti­vis­ta y miem­bro de la Agru­pa­ción por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to en El Sal­va­dor. Pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos ci­vi­les, la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en cier­tos ca­sos en Chi­le fue una gran es­pe­ran­za, co­mo en Ar­gen­ti­na. Pa­sos que pue­den ir trans­for­man­do la rea­li­dad de un con­ti­nen­te ul­tra­con­ser­va­dor y con un pro­ble­ma des­co­mu­nal de de­sigual­dad de ge­ne­ro.

/ JOR­GE SAENZ (AP)

Un gru­po de jó­ve­nes ce­le­bran la apro­ba­ción de la nue­va ley del abor­to por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, ayer en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.