Mer­kel afron­ta una re­be­lión con­tra su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria

El País (Nacional) - - PORTADA - ANA CARBAJOSA,

La Unión So­cial Cris­tia­na (CSU), el pe­que­ño par­ti­do bá­va­ro y con­ser­va­dor del Go­bierno ale­mán, pu­so ayer en se­rios aprie­tos a la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y su­mió al Eje­cu­ti­vo de Ber­lín en su pri­me­ra cri­sis in­ter­na con ape­nas tres me­ses de vi­da. Horst Seeho­fer, lí­der de la CSU y mi­nis­tro del In­te­rior, lan­zó un ór­da­go a la can­ci­ller al exi­gir que Ale­ma­nia re­cha­ce en sus fron­te­ras a los re­fu­gia­dos que ya ha­yan pe­di­do asi­lo en otro país de la Unión Eu­ro­pea. Mer­kel se nie­ga en ro­tun­do a una me­di­da po­ten­cial­men­te ex­plo­si­va pa­ra la UE.

“La mi­gra­ción ile­gal es uno de los gran­des re­tos que afron­ta la UE. Por eso, pien­so que no de­be­mos ac­tuar uni­la­te­ral­men­te, que de­be­mos coor­di­nar­nos con los de­más [so­cios de la Unión]”, ex­pli­có Mer­kel tras una reunión del gru­po par­la­men­ta­rio de los con­ser­va­do­res. La CDU, el par­ti­do de la can­ci­ller, go­bier­na con su for­ma­ción her­ma­na, la CSU, en la Gran Coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas.

El des­en­cuen­tro in­terno del blo­que con­ser­va­dor po­ne en pe­li­gro la frá­gil es­ta­bi­li­dad de un Eje­cu­ti­vo alum­bra­do con fór­ceps a fal­ta de otras al­ter­na­ti­vas via­bles. “Nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción muy se­ria”, es­ti­mó el je­fe par­la­men­ta­rio de la CSU, Ale­xan­der Do­brindt. La bron­ca obli­gó a sus­pen­der el pleno del Bun­des­tag du­ran­te la ma­yor par­te del día y am­bos par­ti­dos con­ser­va­do­res se reunie­ron ex­cep­cio­nal­men­te por se­pa­ra­do con emi­sa­rios que co­rrían de una sa­la a otra del edi­fi­cio. Sen­das reunio­nes de emer­gen­cia de cua­tro ho­ras no lo­gra­ron ablan­dar las po­si­cio­nes ni de Mer­kel ni de Seeho­fer, que re­ci­bie­ron el res­pal­do de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos. La CSU exi­ge una de­ci­sión ya, mien­tras que la can­ci­ller quie­re ga­nar tiem­po has­ta el pró­xi­mo Con­se­jo Eu­ro­peo. “No po­de­mos es­pe­rar eter­na­men­te a Eu­ro­pa. Hay que de­ci­dir aho­ra y rá­pi­do”, di­jo Mar­kus Sö­der, el mi­nis­tro pre­si­den­te de Ba­vie­ra. “El tu­ris­mo de asi­lo de­be ter­mi­nar”, aña­dió.

Mer­kel y Seeho­fer ya ne­go­cia­ron has­ta al­tas ho­ras del miér­co­les sin al­can­zar un en­ten­di­mien­to. Am­bos par­ti­dos se han da­do aho­ra de pla­zo has­ta el lu­nes, cuan­do las eje­cu­ti­vas de sen­das for­ma­cio­nes con­ser­va­do­ras tie­nen pre­vis­to re­unir­se y cuan­do Seeho­fer, en ca­li­dad de mi­nis­tro del In­te­rior, po­dría in­clu­so op­tar por po­ner en mar­cha las me­di­das fron­te­ri­zas al mar­gen de la vo­lun­tad de la can­ci­ller.

Mer­kel con­si­de­ra que Ber­lín no de­be adop­tar me­di­das uni­la­te­ra­les en ma­te­ria de asi­lo y de­fien­de que una me­di­da que afec­ta a la li­bre cir­cu­la­ción en la UE se adop­te en Bru­se­las, en con­cre­to en el pró­xi­mo Con­se­jo Eu­ro­peo del 28 de ju­nio. La can­ci­ller pro­po­ne tam­bién fir­mar acuer­dos bi­la­te­ra­les con los paí­ses con ma­yor pre­sión mi­gra­to­ria pa­ra en­viar de vuel­ta a aque­llos so­li­ci­tan­tes de asi­lo que ha­yan en­tra­do a la UE por otros paí­ses. Es­ta­ría dis­pues­ta en to­do ca­so a re­cha­zar a aque­llos pe­ti­cio­na­rios de asi­lo cu­yo so­li­ci­tud ya hu­bie­se si­do re­cha­za­da en Ale­ma­nia.

Es­pe­rar a Bru­se­las

La can­ci­ller de­fien­de en Bru­se­las una po­lí­ti­ca de asi­lo co­mún y el es­ta­ble­ci­mien­to de cuo­tas de re­fu­gia­dos. Ale­ma­nia ha re­ci­bi­do un nú­me­ro des­pro­por­cio­na­do de re­fu­gia­dos res­pec­to al res­to de paí­ses de la UE —más de mi­llón y me­dio en dos años— y as­pi­ra a que los so­cios co­mu­ni­ta­rios asu­man tam­bién su par­te. Mer­kel es cons­cien­te de que re­sul­ta­ría con­tra­dic­to­rio im­po­ner en Ale­ma­nia me­di­das uni­la­te­ra­les sin con­sul­tar con Bru­se­las y po­dría ade­más ani­mar a más so­cios a ha­cer lo mis­mo.

Por eso tam­bién, más allá de ca­len­da­rios y arre­glos po­lí­ti­cos do­més­ti­cos, la in­ten­sa jor­na­da que ayer se vi­vió en la se­de del Bun­des­tag re­fle­ja un di­le­ma que afec­ta a Ale­ma­nia, pe­ro tam­bién a otros paí­ses de Eu­ro­pa co­mo Aus­tria. El flo­re­ci­mien­to de for­ma­cio­nes po­pu­lis­tas de de­re­chas que vi­ven de ex­plo­tar las pul­sio­nes xe­nó­fo­bas, im­pa­cien­ta a par­ti­dos tra­di­cio­na­les co­mo la CSU, que quie­ren de­mos­trar a los vo­tan­tes que son ca­pa­ces de li­mi­tar la en­tra­da de mi­gran­tes, al mar­gen de po­si­bles con­sen­sos en eu­ro­peos. Quie­ren de­mos­trar que ellos, y no Bru­se­las, con­tro­lan los tiem­pos y las fron­te­ras na­cio­na­les.

/ M. KAPPELER (AFP)

La can­ci­ller aban­do­na ayer el Bun­des­tag tras re­unir­se con la di­rec­ción de su par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.