El es­que­ma

El País (Nacional) - - PÁGINA 2 - Jo­sé An­drés Ro­jo

Vea­mos có­mo fun­cio­nan las co­sas. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na sal­ta la no­ti­cia y nos en­te­ra­mos de que al­gún po­lí­ti­co, o per­so­na­je pú­bli­co, se ha sal­ta­do las re­glas de jue­go en be­ne­fi­cio pro­pio.

An­te el nue­vo es­ce­na­rio, lo ló­gi­co se­ría pen­sar que al­guien va a to­mar car­tas en el asun­to. Pon­ga­mos por ca­so, los je­fes del que aca­ba de ser se­ña­la­do. Pe­ro lo ha­bi­tual es que es­tos de­ci­dan mi­rar a otra par­te. “Pre­fe­ri­ría no ha­cer­lo”, ex­pli­can. Y abren la puer­ta pa­ra que se ini­cie el ter­cer mo­men­to de la tra­ma.

Los pre­sun­tos tram­po­sos o co­rrup­tos o abu­so­nes ini­cian en­ton­ces una ago­ta­do­ra ma­ra­tón de en­tre­vis­tas con las ra­dios, las te­le­vi­sio­nes y, a ve­ces, in­clu­so con los me­dios es­cri­tos. Hay dos ideas que ali­men­tan es­ta suer­te de ago­ta­do­ra ca­rre­ra de obs­tácu­los: “A ver qué pa­sa” y “a ver si cue­la”. Es una fa­se ex­pe­ri­men­tal, na­die sa­be có­mo pue­de aca­bar, y don­de los pro­ta­go­nis­tas se apli­can a ex­pli­car que son inocen­tes, des­ple­gan­do una pa­no­plia de ar­gu­men­tos mu­chas ve­ces de­li­ran­tes y afa­nán­do­se por tras­la­dar a las au­dien­cias una cul­ti­va­da po­se de víc­ti­mas.

Du­ran­te es­ta par­te es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta el con­cep­to de “col­mi­llo”. Hay mu­chos pe­rio­dis­tas que tie­nen una des­tre­za des­lum­bran­te en apli­car­lo. Van cer­can­do a los pre­sun­tos abu­so­nes o co­rrup­tos o tram­po­sos con pre­gun­tas, los en­fren­tan a sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, lle­gan in­clu­so a se­du­cir­los con una ma­rea de pa­la­bras bo­ni­tas pa­ra que me­tan la pa­ta de ma­ne­ra in­ape­la­ble. Ha­cen su tra­ba­jo.

Ha­cia me­dio­día se em­pie­za a pro­du­cir un cu­rio­so des­pla­za­mien­to. Hay una par­te de al­mas sen­si­bles en­tre el pú­bli­co que em­pie­za a sos­te­ner que “no es pa­ra tan­to”. Aquel ro­bo, por des­ca­ra­do que fue­ra, ocu­rrió ha­ce mu­cho, co­men­tan; un tí­tu­lo aca­dé­mi­co, más o me­nos, ca­re­ce de im­por­tan­cia pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca. El vai­nas que se ha sal­ta­do la ley con el ma­yor des­ca­ro em­pie­za en ese ins­tan­te a ser per­ci­bi­do por unos cuan­tos co­mo pie­za de una jau­ría. ¿Qué ocu­rri­rá?

He ahí un es­que­ma que sin­te­ti­za el es­pec­tácu­lo. Tie­ne dos desen­la­ces po­si­bles: la di­mi­sión o el en­ro­ca­mien­to. Mà­xim Huer­ta o Cris­ti­na Ci­fuen­tes. Lo que re­sul­ta ex­tra­ño es que nin­guno de los res­pon­sa­bles que los nom­bró li­qui­da­ra el asun­to tras co­no­cer­se la no­ti­cia (y exi­gir ex­pli­ca­cio­nes). Pe­ro, bueno, es­to es lo que hay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.