Cien días

El País (Nacional) - - PÁGINA 2 - Jor­ge M. Re­ver­te

Es pron­to, ya sé que es pron­to. Pe­ro la exi­gen­cia a los nue­vos no tie­ne ca­du­ci­dad ni tam­po­co fe­cha apla­za­da de cien días. Los fa­mo­sos cien días, que en es­te ca­so no van a exis­tir, que ha­brá que to­mar­los. Pe­dro Sán­chez tie­ne cien días por­que se los ha ga­na­do él con su es­tra­te­gia sor­pren­den­te de lle­ga­da al po­der.

Vea­mos: el Par­ti­do Po­pu­lar, arrinconado pe­se a ser el par­ti­do con más vo­tos y más es­ca­ños de nues­tro país. El PP to­da­vía no se ha re­cu­pe­ra­do de la sor­pre­sa de ha­ber si­do des­pla­za­do del po­der me­dian­te un re­cur­so ab­so­lu­ta­men­te cons­ti­tu­cio­nal y le­gí­ti­mo co­mo la mo­ción de cen­su­ra. Y aho­ra ru­mia su de­rro­ta y afi­la los cu­chi­llos de la ven­gan­za bru­ñi­dos con la re­pug­nan­te dia­léc­ti­ca que ba­bea Rafael Her­nan­do. El PP se tie­ne que re­cu­pe­rar, pe­ro an­tes de­be­ría lim­piar­se un po­co. Ra­joy le ha ayu­da­do, al qui­tar­se de en me­dio.

El ca­so de Ciu­da­da­nos tie­ne su com­ple­ji­dad, por­que Sán­chez le ha pi­lla­do en ple­na cri­sis de cre­ci­mien­to, cuan­do se te­nía que de­ci­dir por ser un par­ti­do so­lo ca­ta­lán o es­pa­ñol y de cen­tro­de­re­cha o so­lo de de­re­cha.

Y Po­de­mos, que ha mos­tra­do una ma­du­rez ma­yor, aun­que tie­ne to­da­vía una fra­gi­li­dad in­ter­na enor­me, que se plas­ma en su in­ca­pa­ci­dad pa­ra di­ge­rir una hi­po­te­ca que ti­ra a al­to pe­ro no a muy al­to.

Los na­cio­na­lis­tas ma­du­ros, co­mo el PNV, a lo su­yo, y los in­ma­du­ros, co­mo los ca­ta­la­nes, a si­mu­lar que no oyen los men­sa­jes xe­nó­fo­bos que ellos mis­mos emi­ten.

Son aho­ra in­ca­pa­ces de jun­tar­se to­dos pa­ra que Sán­chez no ten­ga los cien días que, in­di­vi­dual­men­te, to­dos le ne­ga­rían.

El Go­bierno no tie­ne la gra­cia de los cien días. Los tie­ne que arran­car del ca­len­da­rio uno a uno, ha­cien­do que no ha­ya me­di­das sim­bó­li­cas, sino que ca­da in­mi­gran­te res­ca­ta­do del mar sea un de­cre­to ley, que ca­da de­ci­sión po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña sea un freno a los na­zis, que ca­da pun­to por­cen­tual de las pen­sio­nes es­té ase­gu­ra­do por un im­pues­to jus­to, y que ca­da san­ción de Ha­cien­da a al­guien pró­xi­mo ten­ga una ex­pli­ca­ción sen­ci­lla y trans­pa­ren­te.

El nue­vo Go­bierno ha res­ca­ta­do con los 629 des­di­cha­dos del Aqua­rius va­rias ho­jas del ca­len­da­rio de los cien días, agrie­tan­do in­clu­so las bru­ta­les po­lí­ti­cas di­se­ña­das por el PP. Le vie­ne lo del mi­nis­tro Huer­ta pa­ra con­se­guir al­go pa­re­ci­do… Y es­to es so­lo el prin­ci­pio.

No ha­brá cien días de paz en La Mon­cloa. Ni uno. A Sán­chez se le va a pe­dir un pro­gra­ma pa­ra cua­tro años. Eso sí, con el me­jor equi­po elec­to­ral en mu­cho tiem­po, que es el nue­vo Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.