Un con­ti­nen­te ul­tra­con­ser­va­dor

La prohi­bi­ción de abor­tar en Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne un al­to cos­te pa­ra la sa­lud y la vi­da de las mu­je­res Las in­te­rrup­cio­nes clan­des­ti­nas cau­san ca­da año 760.000 com­pli­ca­cio­nes

El País (Nacional) - - INTERNACIONAL -

En El Sal­va­dor, las or­ga­ni­za­cio­nes de mu­je­res lle­van años tra­tan­do de sa­car ade­lan­te una ley que per­mi­ta el abor­to en ca­sos de ries­go pa­ra la sa­lud de la mu­jer, vio­la­ción o ano­ma­lías fe­ta­les gra­ves. Aún no han lo­gra­do que se de­ba­ta, pe­se a las lla­ma­das al or­den de la ONU, que con­si­de­ra que le­gis­la­cio­nes co­mo la su­ya son un ries­go pa­ra la sa­lud y la vi­da de las mu­je­res. El pe­que­ño país cen­troa­me­ri­cano es pa­ra mu­chos uno de los ejem­plos más ex­tre­mos.

En es­te país hay al me­nos una vein­te­na de mu­je­res pre­sas con­de­na­das por ho­mi­ci­dio agra­va­do por de­li­tos re­la­cio­na­dos con el abor­to, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos ale­ga­ron una pér­di­da in­vo­lun­ta­ria. Mu­chas, ni si­quie­ra sa­bían que es­ta­ban en cin­ta. Co­mo Imel­da, de 19 años y pre­sa des­de ha­ce ca­si dos. La jo­ven, vio­la­da por su pa­dras­tro, des­co­no­cía que es­ta­ba em­ba­ra­za­da has­ta que se pu­so de par­to en su ca­sa. La cria­tu­ra vi­vió pe­ro los mé­di­cos la de­nun­cia­ron. La jo­ven pa­só del hos­pi­tal a la cár­cel, acu­sa­da de in­ten­to de ho­mi­ci­dio. Un equi­po de abo­ga­das ha re­cu­rri­do el ca­so.

Clan­des­ti­ni­dad

La prohi­bi­ción de abor­tar, ade­más, no ha he­cho dis­mi­nuir es­tas in­ter­ven­cio­nes. Só­lo ha con­du­ci­do a las mu­je­res a re­cu­rrir mé­to­dos clan­des­ti­nos e in­se­gu­ros, co­mo con­clu­yen dos es­tu­dios de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y del Ins­ti­tu­to Gutt­ma­cher pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da The Lan­cet en 2012 y 2017. Y son ca­si siem­pre las mu­je­res más po­bres las que se ven afec­ta­das por el ve­to. “Las ri­cas sa­len de país pa­ra abor­tar, las po­bres re­cu­rren al abor­to clan­des­tino o se ven obli­ga­das a se­guir ade­lan­te con el em­ba­ra­zo”, de­nun­cia la ac­ti­vis­ta ni­ca­ra­güen­se Ca­ri Ga­vi­ria.

La se­ve­ra res­tric­ción del abor­to su­po­ne un gra­ve pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Al me­nos el 10% de las muer­tes ma­ter­nas en La­ti­noa­mé­ri­ca se de­ben a abor­tos in­se­gu­ros. Y ca­da año, unas 760.000 mu­je­res en la re­gión re­ci­ben tra­ta­mien­to por com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das de in­ter­ven­cio­nes clan­des­ti­nas, apun­ta un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Obs­te­trics & Gy­nae­co­logy.

In­ter­net y las re­des so­cia­les han fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so al abor­to far­ma­co­ló­gi­co a mu­chas, aun­que sea ad­qui­ri­do en el mer­ca­do ne­gro. Tam­bién al ase­so­ra­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das a tra­vés de la Red. Sin em­bar­go, en las zo­nas ru­ra­les y las mu­je­res con me­nos re­cur­sos se ven em­pu­ja­das a usar mé­to­dos pe­li­gro­sí­si­mos, co­mo in­tro­du­cir­se una son­da en la va­gi­na, o áci­do; o a in­ge­rir me­di­ca­men­tos o pre­pa­ra­dos ca­se­ros fue­ra de con­trol.

pro­pios hi­jos, ar­gu­men­ta­ron su cam­bio con gran dra­ma­tis­mo, a la ar­gen­ti­na. Hu­bo mu­chos llan­tos en el Con­gre­so y por un mo­men­to has­ta se bo­rró el odio en­tre ma­cris­tas y kirch­ne­ris­tas, por­que al­gu­nos vo­ta­ron jun­tos a fa­vor de la ley. Va­rios aplau­die­ron en­tre lá­gri­mas el dis­cur­so de la ma­cris­ta Silvia Los­pen­na­to. Pe­ro fue la so­cie­dad, y no la po­lí­ti­ca, la que lo­gró re­cu­pe­rar ese li­de­raz­go.

Es­ta gran re­vo­lu­ción in­cruen­ta es­ta­lló en el país del pa­pa Fran­cis­co, que ha mos­tra­do al mun­do que ya no con­tro­la ni su ca­sa, a la que ni si­quie­ra se ha ani­ma­do a vol­ver des­de que fue ele­gi­do. Un gol­pe du­rí­si­mo pa­ra él y la po­de­ro­sa Igle­sia ar­gen­ti­na, que aún in­ten­ta­rá re­cu­pe­rar­se en el Se­na­do. Po­drá lo­grar­lo por muy po­co, pe­ro la ola de mo­der­ni­dad ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se en Ar­gen­ti­na, y ya to­dos sa­ben que es cues­tión de tiem­po que se im­pon­ga. Bas­ta ir a cual­quier uni­ver­si­dad o ins­ti­tu­to ar­gen­tino. Allí la re­sis­ten­cia con­ser­va­do­ra que aún tie­nen al­gu­nos de sus pa­dres no exis­te.

/ O. F. (AFP)

Dipu­tados ar­gen­ti­nos tras la vo­ta­ción de la ley ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.