El des­tino de 123 ni­ños so­los

El gru­po de me­no­res del ‘Aqua­rius’ preo­cu­pa es­pe­cial­men­te al Eje­cu­ti­vo

El País (Nacional) - - ESPAÑA - MA­RÍA MAR­TÍN, Ma­drid

En el Aqua­rius y los dos bar­cos ita­lia­nos que na­ve­gan rum­bo a Va­len­cia con 630 in­mi­gran­tes a bor­do via­jan 123 ni­ños y ni­ñas so­los. Ese gru­po preo­cu­pa es­pe­cial­men­te al Go­bierno por ser un co­lec­ti­vo vul­ne­ra­ble que pue­de ha­ber si­do víc­ti­ma de abu­sos, trá­fi­co de per­so­nas y tra­ta en sus paí­ses de ori­gen. Su tra­ta­mien­to es di­fe­ren­te al que se apli­ca a los adul­tos mi­gran­tes o me­no­res que via­jan con a sus fa­mi­lias y es una de las ban­de­ras de las aso­cia­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias que de­nun­cian su in­vi­si­bi­li­dad y pre­ca­rie­dad.

El pri­mer pa­so tras el des­em­bar­co de los ni­ños del Aqua­rius se­rá iden­ti­fi­car quié­nes son y si vie­nen so­los. La prio­ri­dad es aco­ger­los y so­lo re­pa­triar­los cuan­do se con­clu­ya que lo me­jor pa­ra el me­nor sea lle­var­lo con su fa­mi­lia. La Ley de Ex­tran­je­ría prohí­be su de­ten­ción.

La con­se­je­ría de Igual­dad y Po­lí­ti­cas In­clu­si­vas los dis­tri­bui­rá en los seis cen­tros de re­cep­ción de la red au­to­nó­mi­ca. Allí, en 45 días, se pre­pa­ra­rá la do­cu­men­ta­ción y se ela­bo­ra­rá un in­for­me pa­ra de­ri­var­los al lu­gar más ade­cua­do en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des. En Ali­can­te, es­pe­cí­fi­ca­men­te, se alo­ja­rán los 89 ma­yo­res de 12 años.

La ca­pa­ci­dad de la red de re­cep­ción es de 130 pla­zas, se­gún la con­se­je­ría. El úl­ti­mo in­for­me del Sín­dic de Greu­ges, el De­fen­sor del Pue­blo de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, des­ta­ca la so­bre­ocu­pa­ción de es­tos cen­tros, que ac­túan co­mo cue­llo de bo­te­lla pa­ra ac­ce­der al sis­te­ma de pro­tec­ción. En una se­gun­da eta­pa se es­tu­dia­rá el re­par­to de los pe­que­ños en cen­tros de aco­gi­da va­len­cia­nos y de otras co­mu­ni­da­des, un pa­so pre­vio a la bús­que­da de una po­si­ble fa­mi­lia de aco­gi­da.

El des­em­bar­que de los ni­ños va a obli­gar a coor­di­nar­se al Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal de Ali­can­te, la Fis­ca­lía de Me­no­res, la po­li­cía y los juz­ga­dos. Uno de los trá­mi­tes que con­lle­va la iden­ti­fi­ca­ción de los me­no­res, la ma­yo­ría de las ve­ces sin do­cu­men­tos, son prue­bas mé­di­cas pa­ra de­ter­mi­nar su edad. Una prác­ti­ca que pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias de­be­ría ser una ex­cep­ción, pe­ro que aca­ba sien­do par­te del pro­ce­so. Hay di­fe­ren­tes prue­bas mé­di­cas que lle­van a apro­xi­mar­se a la edad de los me­no­res, aun­que se cues­tio­nan por su am­plio mar­gen de error. Una de ellas es com­pro­bar los sig­nos de ma­du­rez se­xual, la ma­du­ra­ción ósea, la lon­gi­tud de la cla­ví­cu­la y un exa­men den­ta­rio.

La lle­ga­da y aco­gi­da de ni­ños ex­tran­je­ros so­los a Es­pa­ña es mo­ti­vo cons­tan­te de preo­cu­pa­ción de las en­ti­da­des de­di­ca­das a la pro­tec­ción de los me­no­res. El 14% de las 28.349 per­so­nas que lle­ga­ron a Es­pa­ña de for­ma irre­gu­lar en 2017 son ni­ños y ni­ñas, aun­que no se pue­de de­ter­mi­nar quié­nes vi­nie­ron so­los, man­tie­ne el úl­ti­mo in­for­me de Sa­ve the Chil­dren. So­lo en pa­te­ra, du­ran­te 2017 lle­ga­ron 2.177 me­no­res so­los, ca­si cua­tro ve­ces más que en el año an­te­rior. La or­ga­ni­za­ción man­tie­ne que “Es­pa­ña si­gue sin es­tar pre­pa­ra­da pa­ra aco­ger a los ni­ños y ni­ñas que lle­gan so­los y les con­de­na a la in­vi­si­bi­li­dad y la ex­clu­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.