Exa­men a la selectividad

Cas­ti­lla y León sos­tie­ne que al­gu­nas au­to­no­mías fa­ci­li­tan que sus alum­nos lo­gren me­jo­res no­tas de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad

El País (Nacional) - - ESPAÑA - GLORIA RO­DRÍ­GUEZ-PI­NA,

Uno de ca­da tres alum­nos ca­na­rios (el 34,71%) que se exa­mi­na­ron de His­to­ria de Es­pa­ña en 2017 en la Eva­lua­ción del Ba­chi­lle­ra­to pa­ra el Ac­ce­so a la Uni­ver­si­dad (EBAU o EvAU, se­gún la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma), que sus­ti­tu­ye a la antigua selectividad, sa­ca­ron más de un 9 so­bre 10. En Cas­ti­lla y León fue­ron el 9,55%. Fer­nan­do Rey, consejero de Edu­ca­ción cas­te­lla­no­leo­nés, reivin­di­ca que to­dos los alum­nos del país ha­gan el mis­mo exa­men, por­que hay gra­dos muy com­pe­ti­ti­vos co­mo Me­di­ci­na don­de ca­da dé­ci­ma pue­de ser de­ci­si­va. “En al­gu­nas co­mu­ni­da­des las no­tas de los chi­cos vie­nen hin­cha­das”, di­ce Rey, que se­ña­la a las del sur, el Le­van­te y las is­las. Tam­bién se que­ja de que las prue­bas en esas au­to­no­mías son más fá­ci­les y, pa­ra tra­tar de de­mos­trar­lo, es­tá re­co­pi­lan­do las de es­te año pa­ra ana­li­zar­las y lle­var­las jun­to a su pro­pues­ta de exa­men úni­co al mi­nis­te­rio.

Una pro­fe­so­ra de bio­es­ta­dís­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Me­di­ci­na de Va­lla­do­lid, Cris­ti­na Rue­da, com­pa­ró las no­tas de la Prue­ba de Ac­ce­so a la Uni­ver­si­dad (PAU) de 2015 con los re­sul­ta­dos del in­for­me PI­SA y pu­bli­có un in­for­me que ti­tu­ló Ma­nu, por un alumno que se que­dó fue­ra del gra­do de Me­di­ci­na en su co­mu­ni­dad. “Lo re­pa­sé 20 ve­ces”, re­cuer­da so­bre la sor­pre­sa que le cau­só com­pa­rar el por­cen­ta­je de so­bre­sa­lien­tes. “De­mos­tré que el ac­ce­so era muy di­fí­cil en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en asig­na­tu­ras cla­ve”, aña­de. Rue­da com­pa­ró los re­sul­ta­dos de la PAU con los del in­for­me PI­SA y ob­ser­vó que Cas­ti­lla y León, nú­me­ro uno en la eva­lua­ción de la OC­DE, que­da­ba por de­ba­jo de la me­dia.

“Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que en Ca­na­rias ac­ce­de a la Uni­ver­si­dad quien lo me­re­ce y con la no­ta que me­re­ce. Ca­na­rias si­gue tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te pa­ra si­tuar a sus es­tu­dian­tes en los me­jo­res ni­ve­les de re­sul­ta­dos”, res­pon­de la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción in­su­lar. “Ni es ver­dad que el sis­te­ma ac­tual ge­ne­re de­sigual­dad, ni es cier­to que las no­tas de la prue­ba de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad se in­flen en Ex­tre­ma­du­ra. Es­tas afir­ma­cio­nes, que ca­da año se re­pi­ten, es­tán car­ga­das de pre­jui­cios y fal­tas de ri­gor”, aña­de la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra, otra de las alu­di­das. La con­se­je­ría an­da­lu­za no en­tien­de el ori­gen de las afir­ma­cio­nes de Cas­ti­lla y León: “No exis­ten da­tos que per­mi­tan afir­mar que en unas re­gio­nes se hin­chan las no­tas y en otras son más exi­gen­tes”.

Con­cha Va­le­ro, vi­ce­rrec­to­ra de alum­nos y coor­di­na­do­ra de la EBAU en la Uni­ver­si­dad de Cá­diz, no es con­tra­ria a un exa­men úni­co, pe­ro cree que su coor­di­na­ción se­ría com­ple­ja. La per­cep­ción so­bre la di­fi­cul­tad va­ría en­tre cen­tros en una mis­ma au­to­no­mía en fun­ción de dón­de ha­yan pues­to el én­fa­sis los pro­fe­so­res, ex­pli­ca. Dos alum­nos del mis­mo cen­tro opi­na­rán ade­más di­fe­ren­te so­bre la com­ple­ji­dad de la op­ción A y B del exa­men. “A ni­vel es­pa­ñol la en­tro­pía au­men­ta”, se­ña­la, y re­cuer­da que es una or­den mi­nis­te­rial la que de­fi­ne el te­ma­rio y los ti­pos de pre­gun­tas. Cuan­do hay “17 au­to­no­mías con exá­me­nes di­fe­ren­tes es po­si­ble que unos pue­dan pa­re­cer más fá­ci­les y más di­fí­ci­les”, re­co­no­ce.

Los rec­to­res, sa­tis­fe­chos

Las uni­ver­si­da­des de­fien­den el mo­de­lo de EBAU. Las prue­bas sir­ven pa­ra or­de­nar el ac­ce­so a las ti­tu­la­cio­nes, co­mo ex­pli­ca Ju­lio Con­tre­ras, se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la con­fe­ren­cia de rec­to­res (CRUE). “Mi­de de for­ma pun­tual la ma­du­rez de un es­tu­dian­te y es un sis­te­ma que igua­la y que es ga­ran­tis­ta”, in­sis­te el tam­bién vi­ce­rrec­tor de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. “En­can­ta­dos de ha­blar con cual­quier co­mu­ni­dad que quie­ra ha­cer un de­ba­te se­rio y pro­fun­do, pe­ro de mo­men­to no lo he­mos vis­to”, afir­ma Con­tre­ras.

En su opi­nión, fal­tan da­tos que de­mues­tren las ven­ta­jas de una prue­ba úni­ca y la su­pues­ta dis­cri­mi­na­ción de alum­nos de al­gu­nas co­mu­ni­da­des. Es un asun­to “po­lié­dri­co y com­ple­jo”, se­ña­la. Den­tro de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid se ob­ser­van de­sigual­da­des en­tre cen­tros y el área geo­grá­fi­ca don­de se en­cuen­tran, di­ce el vi­ce­rrec­tor.

En los re­sul­ta­dos dis­pa­res pue­den in­fluir fac­to­res so­cio­eco­nó­mi­cos, asegura Con­tre­ras.

Un pro­fe­sor es­tá reunien­do las dis­tin­tas prue­bas pa­ra com­pa­rar­las

La re­ti­ra­da de la re­vá­li­da de la Lom­ce obli­gó a re­di­se­ñar los ejer­ci­cios

Tam­bién pue­de ocu­rrir que los alum­nos de una co­mu­ni­dad que ha­cen la EBAU sean los me­jor pre­pa­ra­dos, aun­que en nú­me­ro sea de la que me­nos ac­ce­dan a la uni­ver­si­dad. “Mu­chos ca­na­rios que vie­nen a la Com­plu­ten­se son unos cracks”, di­ce or­gu­llo­so de que su uni­ver­si­dad ten­ga un 40% de alum­nos de otras au­to­no­mías. El se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo de la CRUE tam­po­co cree que la re­la­ción en­tre los re­sul­ta­dos de PI­SA y los de la EBAU sean com­pa­ra­bles. La eva­lua­ción de la OC­DE se ha­ce a to­dos los es­tu­dian­tes de un cur­so, por ejem­plo, 100 alum­nos, pe­ro si de ese cen­te­nar so­lo se pre­sen­tan 40 a las prue­bas, am­bas pun­tua­cio­nes no son equi­pa­ra­bles, ex­pli­ca. “El de­ba­te es­tá ser­vi­do, sin du­da, pe­ro hay que ha­cer un aná­li­sis pro­fun­do”.

La selectividad que han he­cho es­tos días más de 250.000 alum­nos —de los que en 2017 apro­ba­ron el 87%— es fru­to del acuer­do el año pa­sa­do en­tre las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y las uni­ver­si­da­des des­pués de des­car­tar la con­tes­ta­da re­vá­li­da que pre­ten­día in­tro­du­cir la LOM­CE. “Se hi­zo lo me­jor que se pu­do den­tro de la in­ter­pre­ta­ción nor­ma­ti­va; in­ten­ta­mos to­car lo me­nos po­si­ble la PAU [prue­ba de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad, nom­bre ofi­cial de la selectividad]”, ex­pli­ca Án­ge­la Ba­rrios, que re­pre­sen­tó a las uni­ver­si­da­des en un año de ne­go­cia­cio­nes que re­cuer­da muy du­ras.

Es­ta pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va y de la Edu­ca­ción de la Au­tó­no­ma de Ma­drid, que en­ton­ces era vi­ce­rrec­to­ra de alum­nos y re­pre­sen­tan­te de la CRUE, cuen­ta que el acuer­do se di­se­ñó pa­ra dar “se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a los es­tu­dian­tes y una in­for­ma­ción cla­ra lo an­tes po­si­ble”, den­tro del mar­gen que de­ja­ban los nue­vos cu­rrícu­los de la ley edu­ca­ti­va.

Cual­quier al­te­ra­ción en la prue­ba de­be ir pa­ra­le­la a una re­for­ma del ba­chi­lle­ra­to que eva­lúa (la EBAU es el 40% de la no­ta de ac­ce­so a la uni­ver­si­dad, el ba­chi­lle­ra­to, el 60%), se­gún los ex­per­tos. “To­do cam­bio que no es­té lis­to an­tes del arran­que del cur­so el 1 de sep­tiem­bre des­tro­za­ría el sis­te­ma”, ad­vier­te Con­tre­ras, que re­cuer­da que una re­for­ma del ba­chi­lle­ra­to no se pue­de ha­cer en una se­ma­na o dos me­ses. “Por eso es im­por­tan­te un pac­to edu­ca­ti­vo”, di­ce, pe­ro mien­tras acon­se­ja no in­cre­men­tar la in­cer­ti­dum­bre de los alum­nos ni “cam­biar las re­glas del jue­go a mi­tad de par­ti­do”.

/ MAS­SI­MI­LI­ANO MINOCRI

Asis­ten­tes al exa­men de selectividad en la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, el mar­tes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.