Ra­mos, ca­pi­tán de la cri­sis

El de­fen­sa afron­ta su pri­mer Mun­dial co­mo gran lí­der des­pués de ver­se en­tre los di­ri­gen­tes del Ma­drid y la fe­de­ra­ción en el em­bro­llo de la sa­li­da del se­lec­cio­na­dor

El País (Nacional) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES,

Ser­gio Ra­mos des­em­bar­có en el con­fín orien­tal del Mar Ne­gro co­mo Ja­són, al fren­te de una na­ve car­ga­da de hé­roes per­si­guien­do un tro­feo de oro. La se­lec­ción de Es­pa­ña re­pli­ca el ci­clo de los Ar­go­nau­tas aco­me­tien­do una prue­ba que pa­re­ce igual de im­po­si­ble. Lo ha­ce ba­jo el li­de­raz­go de un ju­ga­dor sin­gu­lar, pro­gre­si­va­men­te cu­bier­to de múscu­los, ci­ca­tri­ces y ta­tua­jes que, a di­fe­ren­cia del gue­rre­ro mí­ti­co, sien­te que ya es­tá de vuel­ta.

—Yo no ten­go na­da que de­mos­trar; yo soy co­mo soy—, di­jo ayer, en una sa­la aba­rro­ta­da del es­ta­dio de Sochi.

Ra­mos ha con­quis­ta­do un Mun­dial, dos Eu­ro­co­pas y cua­tro Cham­pions, en­tre otros tí­tu­los. Eso es mu­cho más de lo que han lo­gra­do al­gu­nos de los me­jo­res fut­bo­lis­tas de to­dos los tiem­pos. Pe­ro, es­ta vez, su em­pre­sa en­tra­ña di­fi­cul­ta­des ma­yo­res. El que pro­ba­ble­men­te sea el de­fen­sa más com­pe­ti­ti­vo del si­glo aco­me­te su cuar­to Mun­dial, pe­ro es el pri­me­ro que le obli­ga co­mo ca­pi­tán. Con 32 años asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar a la plan­ti­lla en uno de los tran­ces más crí­ti­cos de la his­to­ria del equi­po na­cio­nal. De­bu­tan­do con­tra Por­tu­gal, el cam­peón de Eu­ro­pa, dos días des­pués del des­ca­be­za­mien­to del equi­po.

“Hay que pa­sar pá­gi­na cuan­to an­tes”, di­jo. “Es­to no ha si­do pa­ra na­da agra­da­ble. Ju­len ha si­do par­te de es­te Mun­dial, pe­ro apar­te de las va­lo­ra­cio­nes per­so­na­les, Es­pa­ña de­be es­tar por en­ci­ma de los nom­bres pro­pios. No hay me­jor per­so­na que Fer­nan­do Hie­rro pa­ra cu­brir el hue­co. Es­tá con no­so­tros des­de ha­ce mu­cho tiem­po, nos co­no­ce a la per­fec­ción, y es de los más idó­neos pa­ra ha­cer­se car­go de es­te rol en una se­lec­ción que si­gue con la mis­ma ilu­sión”.

La ne­go­cia­ción se­cre­ta y el fi­cha­je re­pen­tino del se­lec­cio­na­dor Ju­len Lo­pe­te­gui por el Ma­drid, el pa­sa­do mar­tes, pre­lu­dio de su des­ti­tu­ción, ame­na­za­ron con des­ha­cer la unión del ves­tua­rio. Ra­mos se vio arras­tra­do al re­mo­lino. Co­mo ca­pi­tán del Ma­drid y ca­pi­tán de Es­pa­ña, los di­rec­ti­vos de am­bas ins­ti­tu­cio­nes lo uti­li­za­ron pa­ra des­en­re­dar un lío sin pre­ce­den­tes. Pri­me­ro por­que Flo­ren­tino Pé­rez, el pre­si­den­te ma­dri­dis­ta, le lla­mó pa­ra con­sul­tar­le so­bre la ido­nei­dad del téc­ni­co y de­bió co­no­cer que ne­go­cia­ba con su club a es­pal­das de sus pro­pios com­pa­ñe­ros en la Ro­ja. Des­pués, por­que cuan­do es­ta­lló la cri­sis se sin­tió mo­ral­men­te obli­ga­do a de­fen­der al téc­ni­co an­te la ira del pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, Luis Ru­bia­les, que se con­si­de­ró trai­cio­na­do por el en­tre­na­dor. “Ob­via­men­te”, di­jo el se­vi­llano, “cuan­do eres ca­pi­tán te to­ca sa­ber un po­co más de la cuen­ta. Tú pue­des ha­cer tu in­ter­pre­ta­ción, pue­des dar tu opi­nión, pe­ro son las ins­ti­tu­cio­nes las que de­ben de­ci­dir”.

Uno de los hom­bres más ve­te­ra­nos de la se­lec­ción ex­pli­có des­de el ano­ni­ma­to que el pa­pel de Ra­mos fue di­fí­cil. Qui­zás, co­mo apun­tó es­ta fuen­te, le em­bar­gó la cul­pa por ha­ber pues­to in­cons­cien­te­men­te a Lo­pe­te­gui en una en­cru­ci­ja­da, y eso le lle­vó a preo­cu­par­se en ex­ce­so por su des­pi­do. Ra­mos de­fen­dió la con­ti­nui­dad de Lo­pe­te­gui has­ta el fi­nal. Sus dis­cur­sos no va­ria­ron el én­fa­sis: ni an­te Ru­bia­les ni an­te sus com­pa­ñe­ros re­ti­cen­tes, que fue­ron la ma­yo­ría de los ve­te­ra­nos.

A es­te res­pec­to, asegura un ju­ga­dor del Ba­rça que la dis­cu­sión dis­cu­rrió por cau­ces de mo­de­ra­ción y de com­pa­ñe­ris­mo. Ra­mos se vio so­lo an­te la ma­yo­ría que se ne­gó a pro­nun­ciar­se cuan­do se reunie­ron con Ru­bia­les, y mu­cho me­nos a de­fen­der an­te el pre­si­den­te fe­de­ra­ti­vo a un en­tre­na­dor al que, en pri­va­do, se­ña­la­ron por com­por­tar­se de for­ma inade­cua­da. En el cur­so de los de­ba­tes Ra­mos nun­ca re­sul­tó agre­si­vo. Inies­ta, Al­ba y Bus­quets va­lo­ra­ron su ho­nes­ti­dad y su com­pren­sión an­te quie­nes no opinaron igual.

“No hay nin­gu­na grie­ta”

“No hay nin­gu­na grie­ta”, di­jo Ra­mos en la sa­la de con­fe­ren­cias de Sochi, pre­gun­ta­do por un pre­sun­to en­fren­ta­mien­to en­tre co­le­gas. “Ca­da uno so­mos de nues­tra ma­dre y evi­den­te­men­te pen­sa­mos dis­tin­to. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de to­do eso, aquí to­dos que­re­mos pe­lear por el Mun­dial. Eso no lo va a cam­biar na­die ni na­da. En lo per­so­nal fue un mo­men­to muy de­li­ca­do. A unos les da­rá más o me­nos pe­na, pe­ro es­to es una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer. Es­to nos ha­rá más fuer­tes, nos uni­rá más, y nos ha­rá va­lo­rar más el enor­me pri­vi­le­gio que su­po­ne es­tar en un Mun­dial. Te­ne­mos que apro­ve­char es­te mo­men­to aho­ra. Ma­ña­na se­rá tar­de”.

Ra­mos son­rió al ad­mi­tir que el desafío le es­ti­mu­la. “Cuan­do vas co­gien­do ex­pe­rien­cia y vas ma­du­ran­do ca­da vez te en­cuen­tras más a gus­to en si­tua­cio­nes lí­mi­te”, di­jo. “En el fút­bol apren­des so­bre to­do de los mo­men­tos ma­los. Cuan­do hay un pro­ble­ma tam­bién hay una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer. Lo que ha ocu­rri­do nos sir­ve pa­ra es­tar más uni­dos”.

/ ODD AN­DER­SEN (AFP)

Ser­gio Ra­mos, ayer en el en­tre­na­mien­to de la se­lec­ción en Sochi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.