San­tos: “Es­pa­ña es un opo­nen­te fan­tás­ti­co”

El de­lan­te­ro por­tu­gués, con so­lo tres go­les en 13 en­cuen­tros en los Mun­dia­les, lle­ga por pri­me­ra vez a la ci­ta sin una le­sión que le las­tre

El País (Nacional) - - DEPORTES - LA­DIS­LAO J. MO­ÑINO,

Ca­da ma­ña­na, des­de su ha­bi­ta­ción en la con­cen­tra­ción de Por­tu­gal en Kra­to­vo, Cris­tiano Ro­nal­do con­tem­pla el fron­do­so bos­que por el que el ni­ño Yuri Bor­za­kows­ki, el cam­peón olím­pi­co de los 800 me­tros en los Jue­gos de Ate­nas 2004, co­men­zó a pu­lir la ele­gan­te zan­ca­da de go­ma con la que se des­li­za­ba por el tar­tán pa­ra re­ven­tar a sus ri­va­les en los me­tros fi­na­les. El ver­dor que en­gu­lle las ins­ta­la­cio­nes del Sa­turn, el club de la zo­na, y da co­bi­jo a la se­lec­ción lu­sa es una ex­ten­sa ma­sa fo­res­tal de pi­nos que se ex­tien­de has­ta la pe­ri­fe­ria de Moscú pa­ra ejer­cer de pul­món de los ha­bi­tan­tes de la mas­to­dón­ti­ca ca­pi­tal. Un re­man­so de tran­qui­li­dad en el que Cris­tiano Ro­nal­do di­ce sen­tir­se có­mo­do y fe­liz. Un pa­ra­je idí­li­co pa­ra abor­dar su asal­to al Mun­dial, qui­zá el úl­ti­mo que dis­pu­te, qui­zá la úl­ti­ma ba­la pa­ra con­quis­tar la úni­ca gran co­ro­na que le fal­ta en su pal­ma­rés. Des­de que Por­tu­gal se ins­ta­ló allí en la tar­de del pa­sa­do sá­ba­do, sus com­pa­ñe­ros re­la­tan ha­ber­se en­con­tra­do con un ca­pi­tán más ob­se­sio­na­do por com­pe­tir más que por su fu­tu­ro.

“Le veo nor­mal, no me pa­re­ce que es­té preo­cu­pa­do por su fu­tu­ro. Es­tá bas­tan­te con­cen­tra­do en la se­lec­ción y en ayu­dar”, asegura el vo­lan­te Ma­nuel Fer­nan­des. “Su fo­co es­tá en el equi­po y da­rá lo me­jor de sí”, apun­ta Ber­nar­do Silva, la per­la del City de Pep Guar­dio­la que se ha con­ver­ti­do en el gran pro­te­gi­do de Cris­tiano en es­tos pri­me­ros días de con­cen­tra­ción en sue­lo ru­so. “Es un ex­tra­or­di­na­rio ca­pi­tán y un ex­tra­or­di­na­rio ju­ga­dor. Es de­ci­si­vo tan­to den­tro co­mo fue­ra del cam­po y tam­bién en los en­tre­na­mien­tos. Más im­por­tan­te que él o yo lo im­por­tan­te es el gru­po”, di­ce Fer­nan­do San­tos, que ha di­se­ña­do un plan ofen­si­vo en el que Cris­tiano no es­tá obli­ga­do a que to­do el pe­so re­cai­ga so­bre él o a que ten­ga que in­ter­ve­nir en to­das las ju­ga­das. San­tos tam­bién le ha re­ci­cla­do ha­cia esa ver­sión La úni­ca vez que Por­tu­gal se cru­zó con Es­pa­ña en un Mun­dial di­jo adiós a la com­pe­ti­ción. Fue en 2010. Por eso y por mu­chos mo­ti­vos, el se­lec­cio­na­dor Fer­nan­do San­tos res­pe­ta a la Ro­ja. “Es un opo­nen­te fan­tás­ti­co. Es­tán acos­tum­bra­dos al es­ti­lo de jue­go que lle­van em­plean­do des­de ha­ce diez años”, di­jo an­tes de aña­dir que no ha­rá “gran­des cam­bios”. más con­cre­ta y de­mo­le­do­ra en las pro­xi­mi­da­des del área.

Los da­tos que ma­ne­jan los pre­pa­ra­do­res fí­si­cos de Por­tu­gal de­tec­tan a un atle­ta de 33 años en ple­ni­tud de con­di­cio­nes, sin acha­que que le im­pi­da ex­plo­tar su po­de­río fí­si­co. Es­ta es la pri­me­ra vez que Cris­tiano acu­de a un Mun­dial sin pro­ble­mas fí­si­cos des­de la ci­ta de Ale­ma­nia de 2006, en la que Por­tu­gal al­can­zó las se­mi­fi­na­les. Por en­ton­ces, era un ex­tre­mo vir­gue­ro que no ha­bía co­men­za­do a te­ner esa vo­raz re­la­ción con el gol so­bre la que ha edi­fi­ca­do su ca­rre­ra.

Ma­los da­tos

En Su­dá­fri­ca 2010, su per­fil ya era el de un go­lea­dor an­sio­so y de­vas­ta­dor, pe­ro un pro­ble­ma en un ge­me­lo le con­vir­tió en un de­lan­te­ro po­co in­ter­ven­cio­nis­ta. Fir­mó es­ta­dís­ti­cas de re­ma­te por due­lo (4) muy por de­ba­jo de las que ha­bía acre­di­ta­do en el Real Ma­drid (11). Por­tu­gal fue eli­mi­na­da por Es­pa­ña en oc­ta­vos de fi­nal en unos de los par­ti­dos más gri­ses que se le re­cuer­dan con su se­lec­ción. En Bra­sil 2014 se ju­gó su ca­rre­ra por sus pro­ble­mas de ró­tu­la. Se­ma­nas an­tes tam­bién ha­bía lle­va­do al lí­mi­te la cas­ti­ga­da ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla iz­quier­da pa­ra po­der dispu­tar la fi­nal de la Cham­pions en Lis­boa con el Ma­drid. Por­tu­gal ca­yó en la pri­me­ra ron­da y su es­tre­lla no pu­do bri­llar en la me­ca del jo­go bo­ni­to.

Es­te tam­bién es el pri­mer Mun­dial en el que Cris­tiano des­ple­ga­rá su re­con­ver­sión y su mi­gra­ción a po­si­cio­nes más cen­tra­das y cer­ca­nas al gol, que es su gran asig­na­tu­ra pen­dien­te en las Co­pas del mun­do. En 13 par­ti­dos so­lo ha mar­ca­do tres go­les, una es­ta­dís­ti­ca im­pro­pia de su vas­to cu­rrí­cu­lum co­mo go­lea­dor. “Es el me­jor del mun­do y es nor­mal te­ner de­pen­den­cia de sus go­les”, ad­mi­te Ber­nar­do Silva. “Pre­fie­ro te­ner­le a fa­vor que en con­tra. Es una alar­ma per­ma­nen­te, hay que te­ner­le siem­pre pre­sen­te. Tie­nen una se­lec­ción muy com­ple­ta, una de­fen­sa con­tun­den­te y se­ria, trans­mi­ten se­gu­ri­dad y se­rá un par­ti­do atrac­ti­vo pa­ra los aman­tes del fút­bol, pe­ro ma­ña­na no le de­seo nin­gún bien a Cris”, ad­vier­te Ser­gio Ra­mos.

/ ADRIAN DEN­NIS (AFP)

Cris­tiano Ro­nal­do con­tro­la un ba­lón en el en­tre­na­mien­to de ayer de Por­tu­gal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.