Ba­ta­lla al sa­queo de tesoros en el gol­fo de Cá­diz

El cen­te­nar de va­lio­sos pe­cios de la zo­na obli­ga a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes a lu­char con­tra los in­ten­tos de ex­po­lio

El País (Nacional) - - CULTURA - JE­SÚS A. CA­ÑAS, Cá­diz

Lo del Loui­sa es jus­ti­cia poé­ti­ca. Es­tá cer­ca de convertirs­e en uno de esos bar­cos hun­di­dos cu­ya tri­pu­la­ción que­ría ex­po­liar en el gol­fo de Cá­diz. Oxi­da­do y es­co­ra­do, lle­va ya 12 años amarrado en la desem­bo­ca­du­ra del Gua­da­le­te, en El Puer­to. Su des­tino fi­nal se di­ri­mi­rá en no­viem­bre en el jui­cio a la red in­ter­na­cio­nal de sa­quea­do­res que ca­ye­ron en la Ope­ra­ción Bahía. Pa­ra en­ton­ces, el Cen­tro de Ar­queo­lo­gía Sub­acuá­ti­ca de Cá­diz es­pe­ra ha­ber ter­mi­na­do de do­cu­men­tar to­das las coor­de­na­das de res­tos ba­jo el mar que con­si­guió en fe­bre­ro tras otra ope­ra­ción po­li­cial, co­no­ci­da co­mo Ver­sos. En la cos­ta española con ma­yor con­cen­tra­ción de pe­cios va­lio­sos, es im­po­si­ble ba­jar la guar­dia.

Am­bas ope­ra­cio­nes, se­pa­ra­das 12 años, son so­lo dos hi­tos de la lu­cha que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes libran con­tra el ro­bo del pa­tri­mo­nio sub­acuá­ti­co en el gol­fo de Cá­diz. Aquí el sa­queo exis­te ya des­de mu­cho an­tes de que apa­re­cie­sen si­quie­ra las ar­mas pa­ra com­ba­tir­lo. La zo­na es el ma­yor po­lo de atrac­ción de Es­pa­ña pa­ra ex­po­lia­do­res na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, da­da la al­ta con­cen­tra­ción de pe­cios de­bi­do al hun­di­mien­to de bar­cos —en su ma­yo­ría pro­ce­den­tes de Amé­ri­ca— car­ga­dos de ma­te­ria­les pre­cio­sos co­mo oro, pla­ta o pie­dras pre­cio­sas en­tre los si­glos XVI y XX. De los 187 bu­ques que An­da­lu­cía tie­ne do­cu­men­ta­dos ba­jo el mar, 95 se con­cen­tran en las cos­tas ga­di­ta­nas.

Pe­ro el pro­ble­ma ra­di­ca en el per­fil del nue­vo sa­quea­dor. “La pre­sen­cia de bu­cea­do­res de la zo­na se ha con­ver­ti­do en el ne­go­cio de gran­des ca­za­te­so­ros con tec­no­lo­gía pun­ta. Ha dis­mi­nui­do el ex­po­lio lo­cal y ha au­men­ta­do el de ma­yor es­ca­la”, re­su­me Carmen Gar­cía Ri­ve­ra, je­fa del Cen­tro de Ar­queo­lo­gía Sub­acuá­ti­ca (CAS), de­pen­dien­te del Ins­ti­tu­to An­da­luz del Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co. Tra­di­cio­nal­men­te, el gru­po de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil es­ta­ba acos­tum­bra­do a ver tres ti­pos de sos­pe­cho­sos en el mar: “Los bu­cea­do­res y pes­ca­do­res afi­cio­na­dos, los que es­tán más pro­fe­sio­na­li­za­dos y las gran­des em­pre­sas con una ca­pa­ci­dad más gran­de que un Es­ta­do”, ci­ta Juan Jo­sé Águila, je­fe de di­cho gru­po.

La tec­no­lo­gía es­tá ha­cien­do que es­tos sub­gru­pos se mez­clen y to­men ven­ta­ja. “Ca­da día los me­dios son más so­fis­ti­ca­dos”, apun­ta Águila.

Ade­más de las 200 pie­zas ar­queo­ló­gi­cas re­cu­pe­ra­das, los tres de­te­ni­dos en la Ope­ra­ción Ver­sos pre­ci­sa­ron una se­rie de pun­tos —al­gu­nos has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­dos— don­de se ha­bían lo­ca­li­za­do nau­fra­gios a la es­pe­ra de ser sa­quea­dos. Los arres­ta­dos, ga­di­ta­nos, co­no­cían la ubi­ca­ción gra­cias a su ex­pe­rien­cia en el fon­do del mar y un des­plie­gue tec­no­ló­gi­co po­co co­mún: un vehícu­lo re­mo­to

“Los me­dios son ca­da día más so­fis­ti­ca­dos”, in­di­ca un man­do po­li­cial

“Se en­mas­ca­ran con in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas”, se­ña­la una es­pe­cia­lis­ta

su­mer­gi­ble y un mag­ne­tó­me­tro con el que de­tec­ta­ban las pie­zas de metal. Pu­die­ron ex­po­liar sin le­van­tar sos­pe­chas gra­cias a que te­nían una li­cen­cia le­gal pa­ra la ex­trac­ción de co­ral ro­jo.

Con va­ria­cio­nes, Gar­cía ya co­no­ce es­te mo­dus ope­ran­di, es pa­re­ci­do al que em­plean los gran­des ca­za­te­so­ros pa­ra sa­quear en las 12 mi­llas náu­ti­cas so­bre las que Es­pa­ña tie­ne ju­ris­dic­ción: “En­mas­ca­ran sus ac­tos con in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas”. Ade­más, re­cu­rren a his­to­ria­do­res y al Ar­chi­vo de In­dias de Se­vi­lla pa­ra descubrir la car­ga y la ubi­ca­ción de los bar­cos hun­di­dos. A eso su­man una po­ten­te y cos­to­sa tec­no­lo­gía, fi­nan­cia­da por so­cie­da­des crea­das ex pro­fe­so pa­ra un ex­po­lio con­cre­to. “He­mos lle­ga­do a descubrir em­pre­sas que usan tec­no­lo­gía mi­li­tar pa­ra lan­zar ba­rri­dos de son­da”, reconoce Águila.

Fren­te a ello, los me­dios de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes son li­mi­ta­dos. El úl­ti­mo avan­ce ha si­do el em­pleo del Sis­te­ma In­te­gra­do de Vi­gi­lan­cia Ex­te­rior (SIVE) con el que la Guar­dia Ci­vil con­tro­la el nar­co­trá­fi­co y la lle­ga­da de pa­te­ras en el Es­tre­cho. Aún así la ex­ten­sión a con­tro­lar es de­ma­sia­do am­plia, co­mo reconoce la je­fa del CAS: “La fi­su­ra más gran­de es la vi­gi­lan­cia de los ya­ci­mien­tos”. Águila aña­de: “Si ya es com­pli­ca­do en tie­rra, aún lo es más en el pa­tri­mo­nio sub­acuá­ti­co”.

La ley tam­po­co per­mi­te va­ci­la­cio­nes en la in­ves­ti­ga­ción. La me­ra pre­sen­cia de un bu­que sos­pe­cho­so no es su­fi­cien­te pa­ra fre­nar un ex­po­lio. “Has­ta que no co­me­ta el de­li­to no pue­des mo­les­tar a un juez. Tie­nes que es­tar muy se­gu­ro”, re­su­me el guar­dia ci­vil. A eso se su­ma que lue­go se pue­da de­mos­trar que ha co­me­ti­do un de­li­to re­co­no­ci­do en el Có­di­go Pe­nal, se­gún Carmen Ri­ve­ra: “Cuan­do hay des­truc­ción del ya­ci­mien­to sí po­dría ir por lo pe­nal, sino es un ilí­ci­to ad­mi­nis­tra­ti­vo”.

/ JUAN CAR­LOS TO­RO

Guar­dias ci­vi­les exa­mi­nan bie­nes ar­queo­ló­gi­cos de dis­tin­tos pe­cios ga­di­ta­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.