El re­gre­so del na­cio­na­lis­mo a Eu­ro­pa mar­ca la ce­le­bra­ción del ar­mis­ti­cio

La con­me­mo­ra­ción del fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial reúne en Pa­rís a man­da­ta­rios que de­fien­den mo­de­los an­ta­gó­ni­cos del mun­do

El País (Nacional) - - PORTADA - MARC BASSETS,

El cen­te­na­rio del fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que es­te fin de se­ma­na se con­me­mo­ra en Pa­rís con man­da­ta­rios de 70 paí­ses, lle­ga en un mo­men­to mar­ca­do por el re­gre­so del na­cio­na­lis­mo en Eu­ro­pa y la cri­sis de las ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les. En al­gu­nos in­quie­tan­tes as­pec­tos, la épo­ca re­cuer­da a los años pre­vios a la Gran Gue­rra.

Jun­tos en Pa­rís, un si­glo des­pués, pe­ro ca­da uno por su la­do. Los lí­de­res de las na­cio­nes que par­ti­ci­pa­ron en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial se reúnen es­te fin de se­ma­na pa­ra con­me­mo­rar el fin del con­flic­to. Es un mo­men­to par­ti­cu­lar, mar­ca­do por el re­gre­so del na­cio­na­lis­mo y la cri­sis de las ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les. “Soy un na­cio­na­lis­ta”, di­jo ha­ce unos días el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. “Eu­ro­pa afron­ta un ries­go: el de des­mem­brar­se por la le­pra na­cio­na­lis­ta y que­dar re­ba­sa­da por po­ten­cias ex­tran­je­ras”, re­pli­có el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, que in­ten­ta pos­tu­lar­se en Eu­ro­pa, y en el mun­do, co­mo la re­sis­ten­cia an­te el avan­ce del na­cio­na­lis­mo y el uni­la­te­ra­lis­mo. Las com­pa­ra­cio­nes en­tre la épo­ca ac­tual y el mun­do de en­tre­gue­rras pro­li­fe­ran. ¿Ca­tas­tro­fis­mo gra­tui­to o útil re­cor­da­to­rio de las lec­cio­nes de la his­to­ria? ¿El na­cio­na­lis­mo es for­zo­sa­men­te “una le­pra”, co­mo di­ce Ma­cron, o exis­te un na­cio­na­lis­mo bueno?

El 11 de no­viem­bre de 1918, fran­ce­ses y ale­ma­nes fir­ma­ron el ar­mis­ti­cio que sus­pen­día las hos­ti­li­da­des. La gue­rra, que ha­bía em­pe­za­do en 1914, de­jó mi­llo­nes de muer­tos y trans­for­mó el ma­pa de Eu­ro­pa. Alum­bró or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo la So­cie­dad de las Na­cio­nes, la fa­lli­da an­te­ce­so­ra de la ONU, pe­ro tam­bién con­di­cio­nes fé­rreas pa­ra los de­rro­ta­dos, que con­tri­bu­ye­ron al re­van­chis­mo pre­vio a la si­guien­te gue­rra.

Hoy, cuan­do se con­gre­gan más de 70 je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno en Pa­rís, en­tre ellos Trump y el ru­so Vla­dí­mir Pu­tin, el mun­do es ra­di­cal­men­te dis­tin­to. Más de­mo­crá­ti­co y es­ta­ble. Me­nos vio­len­to. Y con unas ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que fuer­zan a di­ri­mir en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes lo que ha­ce un si­glo se di­ri­mía a ca­ño­na­zos. Pe­ro tam­bién es un mun­do en el que la ar­qui­tec­tu­ra glo­bal ins­tau­ra­da tras el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se agrie­ta. Trump desai­ra a los alia­dos y ame­na­za con aban­do­nar­los. Chi­na y Ru­sia se re­afir­man. El pres­ti­gio de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les se de­va­lúa. De Bra­sil a Ita­lia, del Bre­xit a Trump, avan­za un nue­vo na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta. La Unión Eu­ro­pea se di­vi­de y la OTAN es­tá en cues­tión. Tiem­pos de re­plie­gue.

“Las ra­zo­nes del fra­ca­so de la paz de 1918 cons­ti­tu­yen una lla­ma­da de aten­ción pa­ra el mun­do de 2018”, di­ce a EL PAÍS el po­li­tó­lo­go Do­mi­ni­que Moï­si, con­se­je­ro especial del Ins­ti­tu­to Mon­taig­ne y au­tor, en­tre otros, de La geo­po­lí­ti­ca de las emo­cio­nes. “En 1918 vi­mos que el ar­mis­ti­cio no traía la paz, por dos ra­zo­nes im­por­tan­tes. Los ven­ce­do­res fue­ron de­ma­sia­do rí­gi­dos en sus exi­gen­cias ha­cia Ale­ma­nia, y por­que la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que se cons­tru­yó, la So­cie­dad de Na­cio­nes, fue de­ma­sia­do dé­bil. Es de­cir, una mez­cla de na­cio­na­lis­mo de­ma­sia­do fuer­te e in­ter­na­cio­na­lis­mo de­ma­sia­do dé­bil. Hoy re­en­con­tra­mos es­ta com­bi­na­ción”.

Pa­la­bras co­mo pue­blo, iden­ti­dad o na­ción vuel­ven al pri­mer plano hoy en día. “Hay una cri­sis iden­ti­ta­ria li­ga­da a la mun­dia­li­za­ción”, ex­pli­ca Moï­si. “Cuan­to más glo­bal, más in­ter­de­pen­dien­te, más trans­pa­ren­te es el mun­do, más se han lan­za­do los ciu­da­da­nos a una bús­que­da iden­ti­ta­ria, po­nien­do de re­lie­ve el cul­to a la di­fe­ren­cia, aun­que es­ta di­fe­ren­cia sea ca­da vez más mar­gi­nal. Y ahí ve­mos el efec­to de una mun­dia­li­za­ción, que pa­ra mu­chos ha si­do des­di­cha­da”.

Na­cio­na­lis­mo es una pa­la­bra am­bi­gua, de difícil de­fi­ni­ción, co­mo po­pu­lis­mo. “Mu­chas per­so­nas pien­san en el na­cio­na­lis­mo co­mo en una ideo­lo­gía cohe­si­va, pe­ro apa­re­ce en va­rias for­mas, in­clui­das sus ver­sio­nes de iz­quier­das y de de­re­chas", ad­vier­te, en un co­rreo elec­tró­ni­co, Ro­ger Eat­well, coautor con Matt­hew Good­win de Po­pu­lis­mo na­cio­nal: la re­be­lión con­tra la de­mo­cra­cia li­be­ral, re­cién pu­bli­ca­do. “Una dis­tin­ción co­mún es en­tre el na­cio­na­lis­mo ét­ni­co, que es ce­rra­do, en com­pa­ra­ción con un na­cio­na­lis­mo cí­vi­co que es­tá vin­cu­la­do con una se­rie de va­lo­res po­lí­ti­cos”, di­ce. Al­gu­nos han apli­ca­do a es­tas dis­tin­cio­nes pa­la­bras di­fe­ren­tes: na­cio­na­lis­mo y pa­trio­tis­mo.

El mis­mo Ma­cron es he­re­de­ro de una tra­di­ción fran­ce­sa que po­dría lla­mar­se na­cio­na­lis­ta: la del gau­llis­mo, ins­pi­ra­da por el ge­ne­ral De Gau­lle, que qui­so si­tuar a Fran­cia co­mo po­ten­cia ca­paz de me­diar en­tre las gran­des po­ten­cias glo­ba­les. La reunión de Pa­rís —Ma­cron y Fran­cia por unas ho­ras en el cen­tro del ta­ble­ro— es gau­llis­mo puro. ¿Na­cio­na­lis­mo? Él, eu­ro­peís­ta con­ven­ci­do, di­ría que no. Pa­trio­ta, si aca­so. Ha­ce unos días, di­jo en una en­tre­vis­ta

Cien años des­pués del ar­mis­ti­cio las po­ten­cias se reúnen di­vi­di­das

“Hoy el mo­vi­mien­to ideo­ló­gi­co to­ta­li­ta­rio es el ‘Daesh”, di­ce He­si­bourg

con el dia­rio Ouest-Fran­ce que veía pa­ra­le­lis­mos en­tre el mun­do ac­tual —“una Eu­ro­pa di­vi­di­da por los mie­dos, el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta, las con­se­cuen­cias de la cri­sis eco­nó­mi­ca”— y el de los años pos­te­rio­res al ar­mis­ti­cio de 1918.

Na­cio­nal­po­pu­lis­mo

Eat­well no ve pa­ra­le­lis­mos en­tre el na­cio­na­lis­mo que lle­vó a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y los ac­tua­les mo­vi­mien­tos que po­drían lla­mar­se na­cio­nal­po­pu­lis­tas, o na­cio­na­lis­tas de de­re­chas. “Los na­cio­nal­po­pu­lis­tas no son des­ca­ra­dos an­ti­de­mó­cra­tas, y me­nos fas­cis­tas”, di­ce. “En al­gu­nos as­pec­tos plan­tean una ame­na­za a la de­mo­cra­cia. Por ejem­plo, re­fuer­zan un cre­cien­te ale­ja­mien­to, in­clu­so una có­le­ra con­tra las éli­tes po­lí­ti­cas y los ex­per­tos. Su opo­si­ción a una nue­va in­mi­gra­ción, in­clu­so cuan­do se ar­gu­men­ta ra­zo­na­ble­men­te en tér­mi­nos de la ne­ce­si­dad de un país de te­ner per­so­nas for­ma­das tien­de a ali­men­tar la xe­no­fo­bia. Por otro la­do, sub­ra­yan pro­ble­mas en el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia li­be­ral: su eli­tis­mo, su agen­da po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta o la des­aten­ción ha­cia las cla­ses tra­ba­ja­do­ras”, apun­ta.

El nue­vo na­cio­na­lis­mo es con fre­cuen­cia an­ti­eli­tis­ta y an­ti­li­be­ral. Sus enemi­gos son los que lla­man glo­ba­lis­tas: los nue­vos cos­mo­po­li­tas. “El na­cio­na­lis­mo se pre­sen­ta co­mo an­tí­do­to a la glo­ba­li­za­ción. Así lo pre­sen­ta Trump. Di­ce: ‘Es­toy con­tra la glo­ba­li­za­ción y soy na­cio­na­lis­ta”, ex­pli­ca por te­lé­fono Fra­nçois Heis­bourg, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos, con se­de en Lon­dres, y con­se­je­ro especial de la Fun­da­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Es­tra­té­gi­ca en Pa­rís. “A su ma­ne­ra rús­ti­ca y sim­ple, re­su­me bas­tan­te bien la esen­cia de es­tos na­cio­na­lis­mos, que es el re­cha­zo de las iden­ti­da­des múl­ti­ples, de la com­ple­ji­dad, de la libre cir­cu­la­ción de las per­so­nas y de los bie­nes”.

Heis­bourg con­si­de­ra des­ajus­ta­da la com­pa­ra­ción de Ma­cron en­tre el mun­do ac­tual y el de en­tre­gue­rras. El na­cio­na­lis­mo ac­tual le re­cuer­da más al del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX que al de los años trein­ta. El pa­ra­le­lis­mo con esa úl­ti­ma épo­ca lo ve en otro lu­gar. “No veo mo­vi­mien­tos fas­cis­tas po­ten­tes”, di­ce. “Hoy es­te mo­vi­mien­to ideo­ló­gi­co, to­ta­li­ta­rio, vio­len­to y or­ga­ni­za­do, es el Daesh, los yiha­dis­tas”.

/ C. P. T. (EFE)

El pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, jun­to a su ho­mó­lo­go fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, ayer en el Pa­la­cio del Elí­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.