La Es­pa­ña de la ra­bia y el de­sen­can­to

Fren­te al Tri­bu­nal Su­pre­mo, cien­tos de per­so­nas car­ga­ron di­rec­ta­men­te con­tra el sis­te­ma: ban­que­ros, po­lí­ti­cos y jue­ces fue­ron se­ña­la­dos

El País (Nacional) - - ESPAÑA - MA­NUEL JABOIS, Ma­drid

La Es­pa­ña de la ra­bia y el de­sen­can­to, un país con­ven­ci­do de que el ori­gen de su úl­ti­mo gran trau­ma —la cri­sis eco­nó­mi­ca— es de los ban­cos, vol­vió a sa­lir ba­jo el frío y la llu­via a las ca­lles. La espita fue un epi­so­dio ju­di­cial que trans­pa­ren­tó sú­bi­ta­men­te el de­li­ca­do en­gra­na­je del es­ta­blish­ment: una sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo que car­ga­ba los im­pues­tos de las hi­po­te­cas a los ban­cos en lu­gar de al clien­te; una no­ti­cia ex­tra­or­di­na­ria que tar­dó dos se­ma­nas en con­ver­tir­se en un mo­nu­men­tal es­cán­da­lo, cuan­do des­de el Su­pre­mo se vo­tó vol­ver a la si­tua­ción an­te­rior. En Ma­drid, y fren­te al Su­pre­mo, cien­tos de per­so­nas car­ga­ron di­rec­ta­men­te con­tra el sis­te­ma: ban­que­ros, po­lí­ti­cos y jue­ces fue­ron se­ña­la­dos co­mo las ra­zo­nes úl­ti­mas de una cri­sis que, se­gún el 84,4% de los ciu­da­da­nos en­cues­ta­dos por 40dB. pa­ra EL PAÍS, no ha ter­mi­na­do.

A las 17.30 de la tar­de, me­dia ho­ra an­tes de ini­cio de las con­cen­tra­cio­nes, el me­gá­fono ya es­ta­ba a pleno ren­di­mien­to en la Pla­za de la Villa de Pa­rís: “Un hi­po­te­ca­do es un es­cla­vi­za­do”, “te­ne­mos la so­lu­ción, los ban­que­ros a pri­sión”, “el oro del ban­que­ro, la san­gre del obre­ro”, “hay gri­tos en la ca­lle y no le im­por­ta a na­die”. Ha­bía en­ton­ces 200 o 300 per­so­nas en pie ba­jo la llo­viz­na fren­te a la fa­cha­da del Su­pre­mo blin­da­da por agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal. Lle­gó en­ton­ces Án­gel Váz­quez, Án­ge­lo el ti­ti­ri­te­ro, una ins­ti­tu­ción en to­das las mo­vi­li­za­cio­nes a fa­vor de las cau­sas so­cia­les en Es­pa­ña des­de ha­ce más de vein­te años. “De lo que se tra­ta es de re­no­var eso de ahí den­tro”, di­ce se­ña­lan­do el al­to tri­bu­nal. Es­gri­me sus ra­zo­nes, en­tre ellas la su­pues­ta per­te­nen­cia de mu­chos jue­ces al Opus Dei. Le­van­ta sus car­te­les, en los que hay un di­bu­jo de El Roto pre­sen­te en mu­chas de las pan­car­tas: “La jus­ti­cia es igual pa­ra to­dos, las sen­ten­cias no”.

A las seis de la tar­de ya on­dean de­ba­jo ban­de­ras re­pu­bli­ca­nas fren­te a la ban­de­ra cons­ti­tu­cio­nal que pre­si­de el Su­pre­mo. Gonzalo Ávila, ju­bi­la­do, cree que el has­tío es­pa­ñol es un es­ta­do de áni­mo lar­va­do en el ca­pi­ta­lis­mo. “¿Hay de­mo­cra­cia? La hay co­mo ca­ri­ca­tu­ra. Lo im­por­tan­te no se to­ca nun­ca. Ni es com­pa­ti­ble de­mo­cra­cia con ca­pi­ta­lis­mo ni lo es con mo­nar­quía he­re­di­ta­ria, pe­ro hay que re­co­no­cer­les que el me­ca­nis­mo es per­fec­to”. “Los ban­cos di­ri­gen el país”, in­te­rrum­pe Antonio Fer­nán­dez Villanueva. Án­ge­les Mon­tes uti­li­za una pa­la­bra re­cu­rren­te en más ma­ni­fes­tan­tes: pa­cien­cia. “La de los es­pa­ño­les pa­re­ce in­fi­ni­ta, pe­ro no lo es. Se pa­san una y otra vez, y a ve­ces de un mo­do que no que­da otra que sa­lir a la ca­lle”. En­tre gri­tos de “de­trás de los agen­tes, es­tán los de­lin­cuen­tes” y “en es­te tri­bu­nal, to­do hue­le mal”, Hi­la­rio Mon­te­ro pi­de la pa­la­bra: “No he­mos des­cu­bier­to na­da, pe­ro lo he­mos vis­to de for­ma muy cru­da: la su­mi­sión del po­der po­lí­ti­co al po­der eco­nó­mi­co, que al­can­za a la jus­ti­cia”. Est­her Ruiz Ba­rre­ra pre­gun­ta a es­te pe­rio­dis­ta cuán­tas hi­po­te­cas les han pa­ga­do los ban­cos a los ma­gis­tra­dos. “¿De eso es­tá us­ted se­gu­ra?”. “Si no es así, se le pa­re­ce mu­cho”, zan­ja Elisa Gon­zá­lez, una mu­jer de me­dia­na edad que cree que Es­pa­ña es­tá a pun­to de de­cir otra vez, co­mo en 2011, bas­ta ya.

El in­for­me que pu­bli­ca hoy EL PAÍS des­en­tie­rra la fra­gi­li­dad de la con­fian­za de los ciu­da­da­nos res­pec­to sus éli­tes, la dis­tan­cia de una so­cie­dad ale­ja­da de sus go­ber­nan­tes en el diag­nós­ti­co so­bre la cri­sis y las con­se­cuen­cias de és­ta, que han de­ja­do por abru­ma­do­ra ma­yo­ría a los ciu­da­da­nos mi­ran­do con sos­pe­cha a sus ins­ti­tu­cio­nes y car­gan­do so­bre ellas la res­pon­sa­bi­li­dad de que no ha­ya, diez años des­pués, op­ti­mis­mo en en­con­trar la sa­li­da. En la ma­ni­fes­ta­ción de ayer en Ma­drid ha­bía mu­chos más vie­jos que jó­ve­nes, pen­sio­nis­tas que en los úl­ti­mos años han si­do los que han man­te­ni­do la ca­lle aler­ta y mo­vi­li­za­da. Gen­te co­mo Ber­nar­do Domínguez, sal­man­tino afin­ca­do des­de ha­ce cua­ren­ta años en Ma­drid, que di­ce que las co­sas no van a cam­biar, pe­ro de lo que se tra­ta es de pe­lear pa­ra fin­gir que se pue­de ha­cer. Son­ríe y ha­bla del “de­sen­can­to”, con­tra­po­nién­do­lo a la ra­bia ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar un país de­pri­mi­do. Esa Es­pa­ña ra­bio­sa y de­sen­can­ta­da que vio es­te sá­ba­do có­mo se ha­cía de noche so­bre el edi­fi­cio del Tri­bu­nal Su­pre­mo y ba­ja­ban de gol­pe las tem­pe­ra­tu­ras, re­cor­dó por un mo­men­to, ape­nas dos ho­ras, a aque­lla del 15-M que em­pe­zó a que­brar el bi­par­ti­dis­mo y con­for­mó en el ima­gi­na­rio po­pu­lar la idea de que si los es­cán­da­los y la im­pu­ni­dad no po­dían evi­tar­se, lo que al me­nos se po­día ha­cer era se­ña­lar­los.

“Los ban­cos di­ri­gen el país”, se que­ja un ma­ni­fes­tan­te ba­jo la llo­viz­na

/ IN­MA FLO­RES

IGLE­SIAS PI­DE UNA LEY PA­RA QUE LOS BAN­COS DE­VUEL­VAN EL DI­NE­RO DE LAS HI­PO­TE­CAS. El lí­der de Po­de­mos se ma­ni­fes­tó ayer jun­to al de IU, Al­ber­to Gar­zón, y otros di­ri­gen­tes fren­te al Su­pre­mo. “A los es­pa­ño­les [los ban­cos] les de­ben di­ne­ro”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.