Ga­li­cia y Ma­drid oyen a las fa­mi­lias pa­ra es­co­la­ri­zar a me­lli­zos y ge­me­los

Al­gu­nos go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, pre­sio­na­dos por los pa­dres, co­mien­zan a im­pe­dir que los co­le­gios se­pa­ren a los múl­ti­ples

El País (Nacional) - - SOCIEDAD - CRIS­TI­NA HUETE,

El bum de los par­tos múl­ti­ples en Es­pa­ña —en 2015 hu­bo un 110% más que dos dé­ca­das an­tes, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca— es­tá lle­nan­do las au­las de ge­me­los y me­lli­zos que al es­co­la­ri­zar­se se to­pan, an­te la au­sen­cia de nor­ma­ti­va, con la de­ci­sión de mu­chos cen­tros de se­pa­rar­los por sis­te­ma ape­lan­do al su­pues­to for­ta­le­ci­mien­to de sus iden­ti­da­des. Fren­te a es­ta de­ci­sión, ca­da vez son más las fa­mi­lias que re­cla­man que se les es­cu­che y acu­den a la vía ju­di­cial o a la re­cla­ma­ción ad­mi­nis­tra­ti­va. La ba­ta­lla de los pro­ge­ni­to­res ya ha tor­ci­do el bra­zo a al­gu­nos cen­tros, en los que los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos de­le­gan es­ta de­ci­sión.

Pre­sio­na­da por una fa­mi­lia lu­cen­se, la Xun­ta de Ga­li­cia ha en­via­do es­te cur­so una re­co­men­da­ción a los co­le­gios pa­ra que cuen­ten con los pa­dres, co­mo ya hi­zo Ma­drid en 2017. Es una de­ci­sión que com­par­te una par­te de los do­cen­tes, pe­da­go­gos y edu­ca­do­res so­cia­les pe­ro que cues­tio­na la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Pe­da­go­gos y Psi­co­pe­da­go­gos de Ga­li­cia (APEGA), que cree que el Eje­cu­ti­vo ga­lle­go se “ha do­bla­do” an­te el “de­seo exa­ge­ra­do de pro­tec­ción” de los pro­ge­ni­to­res.

Es­po­lea­do por la Va­le­do­ra do Po­bo (De­fen­so­ra del Pue­blo) a quien re­cu­rrió Li­dia Feal, ma­dre de unas ge­me­las de Vi­vei­ro (Lu­go), la Xun­ta ha ins­ta­do es­te cur­so a los cen­tros a que de­ci­dan en con­sen­so con las fa­mi­lias si de­ben se­pa­rar o no a los her­ma­nos de par­tos múl­ti­ples. La Con­se­lle­ria de Edu­ca­ción ex­pli­ca que en tan­to “no se es­ta­blez­ca una re­gu­la­ción o exis­ta una evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­clu­yen­te”, la de­ci­sión “no se de­be ba­sar a prio­ri en las nor­mas de or­ga­ni­za­ción y fun­cio­na­mien­to de los cen­tros”. De­fien­de que de­be­rá ser adop­ta­da “en ca­da ca­so par­ti­cu­lar de una for­ma fle­xi­ble y abier­ta, con ca­rác­ter re­vi­sa­ble, con un con­sen­so en­tre pro­ge­ni­to­res, do­cen­tes y ser­vi­cios de orien­ta­ción, ba­sa­do en el in­te­rés su­pe­rior de los me­no­res”.

Com­par­tir au­la

De es­ta for­ma, las ge­me­las de Feal han con­se­gui­do com­par­tir au­la por pri­me­ra vez es­te cur­so, ya en Pri­ma­ria. “Es­tán en­can­ta­das, muy gra­ta­men­te sor­pren­di­das de po­der ha­cer jun­tas los de­be­res”, afir­ma su ma­dre, fe­liz de ga­nar una ba­ta­lla tras “cin­co años de du­ras ges­tio­nes”, pa­ra las que con­tó con el apo­yo de la Co­fe­de­ra­ción de Aso­cia­ción de Nais e Pais (ANPAS) Ga­le­gas.

La de­man­da de la fa­mi­lia lu­cen­se con­tó con el apo­yo del Co­le­xio de Edu­ca­do­ras e Edu­ca­do­res So­ciais de Ga­li­cia (Ceesg), que emi­tió un in­for­me que des­ta­ca que “com­par­tir au­la no evi­ta­rá que los her­ma­nos desa­rro­llen una per­so­na­li­dad pro­pia”. Ade­más de que a la ho­ra de es­co­la­ri­zar­los, “de­be va­lo­rar­se ca­da ca­so en par­ti­cu­lar, res­pe­tar la de­ci­sión de las fa­mi­lias y ob­ser­var la evo­lu­ción de los ni­ños” pa­ra va­lo­rar “si su­po­ne un be­ne­fi­cio o un per­jui­cio”.

Fren­te a ello, los psi­co­pe­da­go­gos de APEGA creen que “es un error” man­te­ner jun­tos a los múl­ti­ples a par­tir de los cua­tro años. El pre­si­den­te del co­lec­ti­vo, José Ma­nuel Suárez, en­tien­de que a los tres años da igual que com­par­tan au­la por­que “aún no tie­nen con­cien­cia de su pro­pia iden­ti­dad y, pa­ra ellos, to­dos son her­ma­nos: se re­la­cio­nan con to­dos por igual”. Y afir­ma que la in­sis­ten­cia de los pa­dres en man­te­ner­los jun­tos obe­de­ce a un “de­seo exa­ge­ra­do de pro­te­ger a los ni­ños”.

“Pues cla­ro que en pa­re­ja uno se sien­te más pro­te­gi­do y com­ple­men­ta­do que so­lo, pe­ro en la vi­da real es­tos ni­ños no van a te­ner a su her­mano a su la­do de­ci­dien­do o eje­cu­tan­do por ellos; hay que pre­pa­rar­los pa­ra afron­tar sus pro­pias vi­das”, aña­de el pre­si­den­te de los pe­da­go­gos ga­lle­gos. Es­tá con­ven­ci­do de que las fa­mi­lias es­tán “ejer­cien­do un aco­so” so­bre las Ad­mi­nis­tra­cio­nes.

No obs­tan­te, no to­dos los co­le­gios se­pa­ran a es­tos her­ma­nos, aun­que es­cu­chan po­co a los pa­dres. En el uso de esa mis­ma po­tes­tad que les da la Ad­mi­nis­tra­ción, al­gu­nos tie­nen en cuen­ta la opi­nión de los pa­dres. En el ca­so de Ga­li­cia, el aná­li­sis que reali­zó la Va­le­do­ra do Po­bo re­fle­ja que la ma­yor par­te de es­tos her­ma­nos acu­den a la mis­ma au­la, con un 62% de los ca­sos fren­te al 38%, aun­que en un 30% se de­ba a que en los cen­tros so­lo hay una cla­se por cur­so. El in­for­me aña­de que los co­le­gios ga­lle­gos tie­nen en cuen­ta a los pro­ge­ni­to­res en un 36% de los ca­sos.

En 2017, un juez de Ba­da­joz dic­tó una sen­ten­cia en la que se obli­ga­ba a un co­le­gio ex­tre­me­ño, que in­sis­tía en se­pa­rar­los, a es­co­la­ri­zar jun­tos a unos me­lli­zos. Dio la ra­zón a la fa­mi­lia ba­sán­do­se en un in­for­me de un psi­có­lo­go, una psi­co­pe­da­go­ga y una tra­ba­ja­do­ra so­cial.

Re­so­lu­ción pio­ne­ra

La sen­ten­cia re­co­ge que un cen­tro “no pue­de se­pa­rar a unos me­lli­zos so­lo por ser­lo”. La re­so­lu­ción, pio­ne­ra en Es­pa­ña, de­ja­ba cla­ro que los co­le­gios “de­ben ser fle­xi­bles”. Ese mis­mo año, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid fue la pri­me­ra en dar li­ber­tad de elec­ción a los pro­ge­ni­to­res. Re­mi­tió una ins­truc­ción a los co­le­gios en la que los ins­ta­ba a es­cu­char y aten­der el cri­te­rio de las fa­mi­lias, aun­que ma­ti­za­ba que su opi­nión no era vin­cu­lan­te. Sin em­bar­go, es­ta di­rec­triz, re­co­gi­da tam­bién por es­cri­to en las ins­truc­cio­nes de co­mien­zo de cur­so, se to­pó con la au­to­no­mía or­ga­ni­za­ti­va de los cen­tros y mu­chos de ellos ape­la­ron a sus nor­mas in­ter­nas pa­ra in­cum­plir­la. Es­te cur­so, la con­se­je­ría ma­dri­le­ña ha reite­ra­do su re­co­men­da­ción, pe­ro con ma­yor con­tun­den­cia, al eli­mi­nar la fra­se de que la opi­nión de los pa­dres no es vin­cu­lan­te.

Me­rit­xell Pa­lou, te­ra­peu­ta y ma­dre de me­lli­zas im­pul­so­ra del mo­vi­mien­to Múl­ti­ples Jun­tos en la Es­cue­la, ase­gu­ra que re­ci­be nu­me­ro­sas que­jas de la vul­ne­ra­ción de esa ins­truc­ción y ape­la a la apro­ba­ción de una nor­ma­ti­va ge­ne­ral pa­ra evi­tar es­tas si­tua­cio­nes y agra­vios com­pa­ra­ti­vos. En su pá­gi­na de Fa­ce­book, Pa­lou in­clu­ye tes­ti­mo­nios de pro­ge­ni­to­res que si­guen lu­chan­do pa­ra que se ten­ga en cuen­ta su op­ción de no se­pa­rar a sus hi­jos.

Joan Ga­me­ro, vo­cal de Pe­da­go­gía del Col.le­gi de Pe­da­gogs de Ca­ta­lun­ya y di­rec­tor en la es­cue­la L’Oreig de Pa­lle­jà, apues­ta por los ma­ti­ces: “Ni to­do es blanco ni to­do es ne­gro”. Ga­me­ro se ba­sa en su ex­pe­rien­cia per­so­nal (12 cur­sos co­mo di­rec­tor y 20 co­mo do­cen­te) en su cen­tro, don­de los múl­ti­ples no tie­nen más op­ción que com­par­tir au­la por­que hay una so­la lí­nea de In­fan­til. Así, se­ña­la que “no les per­ju­di­ca en ab­so­lu­to”, si bien con­si­de­ra que tam­po­co tie­ne por qué ser ne­ga­ti­vo se­pa­rar­los de cla­se si les va bien, “aun­que no así de co­le­gio”.

Bas­ta, sos­tie­ne Ga­me­ro, con “es­cu­char a los pa­dres” que de­ben “ejer­cer su li­ber­tad de elec­ción”. En su opi­nión, “tie­ne to­do el sen­ti­do” que los her­ma­nos com­par­tan cla­se, “sal­vo en la ado­les­cen­cia, en don­de sí ne­ce­si­tan re­for­zar su pro­pia iden­ti­dad”. “¿Por qué se­pa­rar­los cin­co ho­ras si el res­to del día es­tán bien jun­tos?”. Y en el ca­so de que sur­jan pro­ble­mas cuan­do com­par­ten au­la “ten­drá que in­ter­ve­nir el de­par­ta­men­to de psi­co­pe­da­go­gía del cen­tro, por­que se­rá un sín­to­ma de que al­go no va bien”, afir­ma. La edu­ca­ción, sos­tie­ne Ga­me­ro, “es una ba­lan­za en la que lo con­cep­tual y lo emo­cio­nal de­ben es­tar al 50%”.

/ ÓS­CAR CO­RRAL

Li­dia Feal, fo­to­gra­fia­da tras la si­lue­ta de sus hi­jas ge­me­las en una ima­gen de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.