So­la­ri se jue­ga el con­tra­to en Ba­laí­dos

Sal­vo ba­ta­ca­zo hoy, el Ma­drid pre­pa­ra una ofer­ta al téc­ni­co ar­gen­tino has­ta 2021

El País (Nacional) - - DEPORTES - DIEGO TO­RRES,

Na­da cau­só más mur­mu­ra­ción en el pal­co del es­ta­dio de Pil­sen que ver a Ga­reth Ba­le re­co­rrien­do la ban­da iz­quier­da co­mo los vie­jos ex­tre­mos. Los co­men­ta­rios apro­ba­to­rios y los chas­ca­rri­llos jo­co­sos se al­ter­na­ron has­ta el vier­nes en los des­pa­chos del Ber­na­béu. “¡Aquí se sa­bía que el día que Ba­le ju­ga­se por la iz­quier­da ga­na­ría­mos 5-0!”, ce­le­bró, ri­sue­ño, un em­plea­do del club. Du­ran­te una se­ma­na, en el cie­lo en­ca­po­ta­do de la cri­sis del Ma­drid se hi­zo la luz del buen hu­mor. Y, co­sa ex­tra­ña, el pre­si­den­te Flo­ren­tino Pérez se mos­tró sa­tis­fe­cho. Sal­vo ba­ta­ca­zo hoy en Ba­laí­dos (20.45, Mo­vis­tar Par­ti­da­zo), el Ma­drid pre­vé ofre­cer a San­tia­go So­la­ri un con­tra­to co­mo en­tre­na­dor del pri­mer equi­po has­ta 2021.

Los eje­cu­ti­vos del Ber­na­béu pre­pa­ran una ofer­ta de cua­tro mi­llo­nes ne­tos por tem­po­ra­da. Con Mou­rin­ho ata­do al Uni­ted, y sin que Antonio Con­te ni Ro­ber­to Mar­tí­nez aca­ben de con­ven­cer­le, Flo­ren­tino Pérez es­pe­ra que las vic­to­rias si­gan am­pa­ran­do a un téc­ni­co que, al me­nos, pa­re­ce ase­gu­rar un buen am­bien­te de tra­ba­jo en Val­de­be­bas. Des­de el ves­tua­rio in­di­can que los lí­de­res de la plan­ti­lla no se mues­tran en­tu­sias­ma­dos con So­la­ri pe­ro pa­re­cen dis­pues­tos a ha­cer un so­bre­es­fuer­zo con tal de que no los en­tre­nen Mou­rin­ho o Con­te.

Los ase­so­res de­por­ti­vos del pre­si­den­te ad­vier­ten que el jue­go del equi­po si­gue emi­tien­do las mis­mas se­ña­les de fal­ta de con­ti­nui­dad, ar­mo­nía y ener­gía que trans­mi­tía con Lo­pe­te­gui. Los ana­lis­tas del club avi­san de que los triun­fos con­tra el Va­lla­do­lid y el Pil­sen —co­mo las vic­to­rias con­se­gui­das con­tra el Gi­ro­na, el Le­ga­nés o el Es­pan­yol en sep­tiem­bre— no son con­se­cuen­cia del desa­rro­llo del jue­go tan­to co­mo de cir­cuns­tan­cias alea­to­rias. El día que el Ma­drid no cuen­te con for­tu­na, de se­guir ju­gan­do igual cae­rá en otro ba­che. El Cel­ta en su cam­po, el ri­val más du­ro que ha en­fren­ta­do So­la­ri, se­rá la pie­dra de to­que pa­ra de­ter­mi­nar si el ar­gen­tino vuel­ve al Cas­ti­lla o per­ma­ne­ce al man­do del equi­po prin­ci­pal, don­de sus de­ci­sio­nes re­sul­tan ca­da vez más gra­tas al pal­co. Gus­ta la apues­ta por Cour­tois en LaLiga y en Cham­pions, la ro­ta­ción de Mo­dric, la pro­mo­ción de Vi­ni­cius y la de­mar­ca­ción de Ba­le.

La co­mi­ti­va de di­rec­ti­vos y fun­cio­na­rios que acom­pa­ñan a Flo­ren­tino Pérez por el mun­do tie­ne fol­clo­re pro­pio. Los más alle­ga­dos ase­gu­ran que el pre­si­den­te pa­ga­ría mi­llo­nes pa­ra po­der trans­for­mar­se en un ciu­da­dano anó­ni­mo, ca­paz de aco­dar­se en la ba­rra de un bar cual­quie­ra a re­ve­lar sus co­no­ci­mien­tos fut­bo­lís­ti­cos al pue­blo ma­dri­dis­ta. Su ca­tá­lo­go de ha­llaz­gos es vas­to, di­cen. Una de sus vi­sio­nes más re­cu­rren­tes des­de 2013 es Ga­reth Ba­le ex­plo­tan­do por la iz­quier­da. “El pre­si di­ce que Ba­le es zur­do”, se­ña­la un em­plea­do del club, “y cree que co­mo me­jor ren­di­ría es ju­gan­do co­mo los ex­tre­mos a la an­ti­gua, a pier­na na­tu­ral, por la iz­quier­da”.

Ba­le en la iz­quier­da

Car­lo An­ce­lot­ti fue el pri­me­ro que se in­ter­pu­so en­tre la ima­gi­na­ción y la reali­dad de es­ta em­pre­sa. Fue el pro­pio Ba­le quien le di­jo al téc­ni­co ita­liano que pre­fe­ría ju­gar por la de­re­cha, por­que así, cuan­do en­gan­cha­ba ha­cia aden­tro le que­da­ba la por­te­ría de fren­te pa­ra ti­rar con la pier­na bue­na. Rafa Be­ní­tez le co­lo­có en el me­dio, an­te la ne­ga­ti­va del ju­ga­dor de mo­ver­se más ha­cia la iz­quier­da. Zi­da­ne in­sis­tió en la de­re­cha. En 2016, Ba­le con­fe­só: “Yo pre­fie­ro par­tir des­de la de­re­cha”. Re­cien­te­men­te, Lo­pe­te­gui es­ta­ble­ció per­mu­tas: Asen­sio, Ba­le y Ben­ze­ma in­ter­cam­bia­ron ca­rri­les pa­ra con­fun­dir a sus mar­ca­do­res. La pri­me­ra víc­ti­ma de la con­fu­sión fue Ba­le.

Ha te­ni­do que lle­gar So­la­ri, en­tre­na­dor “pro­vi­sio­nal”, se­gún dic­tó el co­mu­ni­ca­do de su nom­bra­mien­to, pa­ra que des­pués de cin­co años Flo­ren­tino Pérez vie­ra rea­li­za­do su sue­ño. A Ba­le, eso sí, la co­sa no pa­re­ció en­tu­sias­mar­le. Pe­sa­do co­mo un per­che­rón, en­tró al par­ti­do de Pil­sen ol­vi­dán­do­se de ba­jar en una de ca­da dos in­cur­sio­nes ri­va­les y, fi­nal­men­te, es­ta­cio­nán­do­se en el área co­mo pun­ta pa­lo­me­ro. Así me­tió el 0-4.

Ale­ga Ba­le en su des­car­go que jue­ga con mo­les­tias des­de el via­je al Camp Nou. Cuan­do a So­la­ri le pre­gun­ta­ron ayer en qué pues­to pre­fe­ría si­tuar al ga­lés, el hom­bre se mos­tró eva­si­vo y va­ci­lan­te has­ta re­ma­tar: “Lo que tie­ne que ha­cer Ba­le es co­mer­se el es­ce­na­rio ca­da vez que sa­le”.

A fuer­za de bus­car el ca­lor de las tri­bu­nas las pa­la­bras de So­la­ri so­na­ron a sen­ten­cia del gallinero.

/ R. JI­MÉ­NEZ (EFE)

So­la­ri, du­ran­te el en­tre­na­mien­to ayer del Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.