Re­la­to de dos jor­na­das sin pre­ce­den­tes en el Su­pre­mo

Los 28 ma­gis­tra­dos que de­li­be­ra­ron so­bre el re­cur­so de las hi­po­te­cas in­ter­cam­bia­ron ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos y al­gún re­pro­che

El País (Nacional) - - ECONOMÍA Y TRABAJO POLÉMICA DECISIÓN SOBRE LAS HIP - REYES RIN­CÓN, Ma­drid

Pocas ve­ces un pleno de la Sa­la de lo Con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo del Tri­bu­nal Su­pre­mo ha­bía con­ci­ta­do tan­ta aten­ción co­mo es­ta se­ma­na. 28 ma­gis­tra­dos de­bían de­ci­dir si el im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos, aso­cia­do a to­das las es­cri­tu­ras no­ta­ria­les de las hi­po­te­cas, de­bían asu­mir­lo los ban­cos, co­mo ha­bían de­ci­di­do cin­co de ellos el 16 de oc­tu­bre, o vol­vía a re­caer en sus clien­tes, co­mo es­ta­ble­cía la ju­ris­pru­den­cia has­ta en­ton­ces. La se­sión en el sa­lón de ple­nos, una es­tan­cia de estilo ba­rro­co en la se­gun­da plan­ta del an­ti­guo Pa­la­cio de las Sa­le­sas, se pro­lon­gó du­ran­te 15 ho­ras en dos días di­fe­ren­tes, el lu­nes y el mar­tes pa­sa­dos.

Lo que si­gue es una re­cons­truc­ción de lo que ocu­rrió en las cua­tro se­sio­nes en las que se desa­rro­lló la de­li­be­ra­ción, se­gún los tes­ti­mo­nios de va­rios de los asis­ten­tes.

Lu­nes por la ma­ña­na. El pleno es­tá con­vo­ca­do a las 10. Mi­nu­tos an­tes de la ho­ra, ca­da ma­gis­tra­do se sien­ta en el si­tio que le mar­ca el pro­to­co­lo. En el es­tra­do, el pre­si­den­te de la sa­la, Luis María Díe­zPi­ca­zo, ocu­pa el sillón cen­tral, en el que ha­bi­tual­men­te se sien­ta el Rey en los ac­tos de aper­tu­ra del año ju­di­cial. A su la­do, los po­nen­tes de los re­cur­sos so­bre los que se va a de­li­be­rar: Ni­co­lás Mau­ran­di, pre­si­den­te de la sec­ción se­gun­da (ex­per­ta en tri­bu­tos y res­pon­sa­ble de la sen­ten­cia del 16 de oc­tu­bre), a la de­re­cha; Fran­cis­co José Navarro, a la iz­quier­da. Al la­do de es­tos se sien­tan el res­to de ma­gis­tra­dos se­gún su an­ti­güe­dad den­tro del al­to tri­bu­nal. Cuan­to más ve­te­rano, más cer­ca del es­tra­do. Si mi­ran ha­cia arri­ba, ven un te­cho abo­ve­da­do con vi­drie­ras y un fres­co de Mar­ce­lino San­ta María que re­pre­sen­ta a la Jus­ti­cia triun­fan­do so­bre el mal.

Es­tán con­vo­ca­dos 31, pe­ro so­lo acu­den 28. Ra­fael Fer­nán­dez Val­ver­de es­tá de via­je. Un via­je au­to­ri­za­do, se­gún fuentes de la sa­la, cuan­do el pleno ya es­ta­ba fi­ja­do. Se­gun­do Me­nén­dez es miem­bro de la Jun­ta Elec­to­ral Cen­tral y no pue­de par­ti­ci­par en las de­li­be­ra­cio­nes; y Octavio He­rre­ro se ha apar­ta­do por­que su hi­jo vi­ve en una ca­sa pro­mo­vi­da por la em­pre­sa mu­ni­ci­pal de la vi­vien­da de Ri­vas Va­cia­ma­drid, la pro­ta­go­nis­ta de la sen­ten­cia del 16 de oc­tu­bre y de los tres re­cur­sos so­bre los que se va a de­li­be­rar.

El ce­re­mo­nio­so es­ce­na­rio va a aco­ger uno de los ple­nos más po­lé­mi­cos de los úl­ti­mos años en el Su­pre­mo, aun­que el tono va a ser co­rrec­to y for­mal la ma­yor par­te del tiem­po. La se­sión del lu­nes por la ma­ña­na, sin em­bar­go, es ten­sa, se­gún han tras­la­da­do va­rios de sus miem­bros. An­tes de en­trar a di­ri­mir so­bre quién de­be pa­gar el im­pues­to hi­po­te­ca­rio, al­gu­nos ma­gis­tra­dos ex­po­nen ob­je­cio­nes y du­das pre­vias. Uno de ellos cues­tio­na la de­ci­sión de Díe­zPi­ca­zo de ele­var al pleno el cri­te­rio es­ta­ble­ci­do por la sec­ción ex­per­ta en tri­bu­tos. Va­rios miem­bros del pleno le se­cun­dan, pe­ro la gran ma­yo­ría ava­la al pre­si­den­te. Al­guno, no obs­tan­te, sí ad­vier­te de que la de­ci­sión, aun­que le­gal, es inopor­tu­na por­que ha crea­do in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, pa­re­ce cues­tio­nar las com­pe­ten­cias de los ma­gis­tra­dos ex­per­tos en im­pues­tos y ha tras­la­da­do la im­pre­sión de que se ce­de a las pre­sio­nes de los ban­cos, que su­frie­ron fuer­tes caí­das en Bol­sa tras la sen­ten­cia que les res­pon­sa­bi­li­zó del pa­go del im­pues­to.

El lar­go de­ba­te pre­li­mi­nar, en el que par­ti­ci­pan to­dos los ma­gis­tra­dos, lle­va a la pri­me­ra vo­ta­ción. El ma­gis­tra­do Navarro de­man­da que se ad­mi­tan di­rec­ta­men­te los re­cur­sos y se dé la ra­zón a la em­pre­sa de la vi­vien­da de Ri­vas por­que el Su­pre­mo ya ha to­ma­do una de­ci­sión re­cien­te so­bre esa ma­te­ria: la de la sen­ten­cia del 16 de oc­tu­bre. Se vo­ta, pe­ro so­lo ocho ma­gis­tra­dos se­cun­dan es­ta pro­pues­ta, que de ha­ber fruc­ti­fi­ca­do hu­bie­ra pues­to fin al pleno en me­nos de cin­co ho­ras.

Tras to­da la ma­ña­na de­ba­tien­do sin que ha­ya da­do tiem­po de aden­trar­se en el cen­tro del con­flic­to, los ma­gis­tra­dos se van a co­mer pa­sa­das las 14.30 asu­mien­do ya que tie­nen mu­chas ho­ras de dis­cu­sión por de­lan­te.

Reunión por la tar­de. La Sa­la Ter­ce­ra vuel­ve a re­unir­se a las 16.30 pa­ra de­ba­tir el fon­do del asun­to: quién de­be pa­gar el im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos. Los pri­me­ros en ha­blar son los dos po­nen­tes (los que han es­tu­dia­do el ca­so con de­ta­lle y pro­po­nen una so­lu­ción). De­fien­den que se man­ten­ga el nue­vo cri­te­rio que impu­ta el tri­bu­to a las en­ti­da­des ban­ca­rias. Era lo pre­vi­si­ble por­que am­bos per­te­ne­cen a la sec­ción se­gun­da y sus­cri­bie­ron esa de­ci­sión. Pe­ro, aun­que coin­ci­den­tes en el fon­do, discrepan so­bre el al­can­ce de la me­di­da. Mau­ran­di se mues­tra a fa­vor de de­jar por es­cri­to que los ban­cos tie­nen que asu­mir el im­pues­to con una re­tro­ac­ti­vi­dad de cua­tro años, el tiem­po que tar­dan en pres­cri­bir los tri­bu­tos. Navarro re­cha­za fi­jar es­te pla­zo.

Tras ellos, lle­ga el mo­men­to de que ca­da miem­bro del pleno in­ter­ven­ga pa­ra fi­jar su po­si­ción, em­pe­zan­do por el más nue­vo en la sa­la y de­jan­do los úl­ti­mos tur­nos a los más an­ti­guos. El pri­me­ro en to­mar la pa­la­bra es Di­mitry Ber­be­roff, que se in­cor­po­ró al Su­pre­mo en sep­tiem­bre. Per­te­ne­ce a la sec­ción se­gun­da y par­ti­ci­pó en la de­li­be­ra­ción del pri­mer re­cur­so de Ri­vas, el que ori­gi­nó el cam­bio de ju­ris­pru­den­cia. Pe­ro él no es­ta­ba de acuer­do con es­ta mo­di­fi­ca­ción y fir­mó un vo­to par­ti­cu­lar pa­ra plas­mar la dis­cre­pan­cia con sus com­pa­ñe­ros. En el pleno in­sis­te en que no ve ra­zo­nes pa­ra ha­ber cam­bia­do.

La rup­tu­ra den­tro de la sec­ción se­gun­da vuel­ve a po­ner­se de ma­ni­fies­to con la in­ter­ven­ción de Ra­fael To­le­dano, el úni­co de sus

An­tes del de­ba­te se oye­ron acu­sa­cio­nes so­bre la ac­tua­ción del pre­si­den­te

Al­gu­nos es­tán mo­les­tos por dar la ima­gen de que ce­den an­te la ban­ca

To­le­dano re­pro­chó el cam­bio de una doc­tri­na que fue apli­ca­da 30 años

sie­te miem­bros que no par­ti­ci­pó en la sen­ten­cia de oc­tu­bre. Su in­ter­ven­ción en el pleno fue, se­gún va­rios de los pre­sen­tes, una de las más du­ras. Re­pro­chó a sus com­pa­ñe­ros ha­ber cam­bia­do una doc­tri­na vi­gen­te des­de ha­ce más de tres dé­ca­das y no ha­ber te­ni­do en cuen­ta dos au­tos del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de 2005 que ava­la­ron el ar­tícu­lo del re­gla­men­to que ellos han anu­la­do.

Otros dos ma­gis­tra­dos, Án­gel Aro­za­me­na y José Luis Re­que­ro, sus­cri­ben ar­gu­men­tos pa­re­ci­dos y se ma­ni­fies­tan a fa­vor de vol­ver a la an­ti­gua ju­ris­pru­den­cia. Sos­tie­nen que aun­que el ar­tícu­lo cla­ve del re­gla­men­to ya no es­tá vi­gen­te (su nu­li­dad no pue­de re­vo­car­se), la ley del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos es­ta­ble­ce que de­be abo­nar­lo el “ad­qui­rien­te”, por lo que de­be in­ter­pre­tar­se que es el clien­te que sus­cri­be el prés­ta­mo quien tie­ne que pa­gar­lo.

Las in­ter­ven­cio­nes a fa­vor y en con­tra de con­fir­mar la nue­va doc­tri­na se en­tre­cru­zan. El pri­me­ro en pro­po­ner que pa­gue la ban­ca es Fernando Román, al que si­gue Je­sús Cu­de­ro, el po­nen­te de la sen­ten­cia de oc­tu­bre, y el ma­gis­tra­do Cé­sar To­lo­sa. De­fien­den que la ley di­ce que el im­pues­to de­be car­gar­se so­bre quien se be­ne­fi­cie de la es­cri­tu­ra de la hi­po­te­ca, y no hay du­da de que el be­ne­fi­cia­do es el ban­co por­que la es­cri­tu­ra le blin­da de po­si­bles in­cum­pli­mien­tos por par­te del clien­te.

En más de tres ho­ras de de­ba­te han in­ter­ve­ni­do sie­te ma­gis­tra­dos, ade­más de los dos po­nen­tes. La rup­tu­ra es to­tal: cin­co a fa­vor de con­fir­mar el nue­vo cri­te­rio y cua­tro en con­tra. Pe­ro aun­que las pos­tu­ras es­tén en­con­tra­das, la se­sión de la tar­de es me­nos ten­sa que la de la ma­ña­na y se cen­tra en los ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos pa­ra po­si­cio­nar­se en una u otra di­rec­ción. A las 19.30, el pre­si­den­te le­van­ta la se­sión y vuel­ve a ci­tar al pleno a las 10.00 del mar­tes.

Mar­tes, pos­tu­ras cru­za­das. La reunión em­pie­za co­mo ha aca­ba­do la del día an­te­rior: con pos­tu­ras cru­za­das. Las in­ter­ven­cio­nes se su­ce­den. Al­gu­nas de ape­nas tres mi­nu­tos; otras, de más de 40. Los de­fen­so­res de ra­ti­fi­car el fa­llo de oc­tu­bre, co­mo los ma­gis­tra­dos Diego Cór­do­ba o Isa­bel Pe­re­lló, son bre­ves e in­ci­den en que la es­cri­tu­ra be­ne­fi­cia al ban­co. Se ex­tien­den más los con­tra­rios de es­ta me­di­da. Al­gu­nos, co­mo Wen­ces­lao Olea y Antonio Fon­se­ca-He­rre­ro, son es­pe­cial­men­te crí­ti­cos con la sen­ten­cia de oc­tu­bre, a la que re­pro­chan que arra­se con dé­ca­das de ju­ris­pru­den­cia en sen­ti­do con­tra­rio sin ar­gu­men­tos só­li­dos.

Al­gu­nos ma­gis­tra­dos par­ti­da­rios de vol­ver a la vie­ja doc­tri­na re­cal­can que los re­cur­sos que es­ta­ban re­vi­san­do no en­fren­ta­ban a la ban­ca y los con­su­mi­do­res, sino a la em­pre­sa mu­ni­ci­pal de la vi­vien­da de Ri­vas-Va­cia­ma­drid con la Co­mu­ni­dad au­tó­no­ma y el Es­ta­do. Es­tas dos ad­mi­nis­tra­cio­nes son las “per­ju­di­ca­das” por el nue­vo cri­te­rio y si se les obli­ga a de­vol­ver el di­ne­ro del im­pues­to se les ge­ne­ra­ría un agu­je­ro que la mi­nis­tra de Ha­cien­da ha ci­fra­do en 5.000 mi­llo­nes de mi­les de eu­ros, lo que aca­ba­rá re­per­cu­tien­do en ser­vi­cios bá­si­cos co­mo la sa­ni­dad o la edu­ca­ción. Es­te sec­tor alu­de tam­bién a cri­te­rios no ju­rí­di­cos co­mo que si se impu­ta el im­pues­to a los ban­cos, es­tos lo re­per­cu­ti­rán al clien­te. Al­gu­nos de­jan cons­tan­cia de que los par­ti­dos po­lí­ti­cos pue­den en el Con­gre­so cam­biar la ley y eli­mi­nar o mo­di­fi­car el im­pues­to.

Se plan­tean tam­bién fór­mu­las in­ter­me­dias. El ma­gis­tra­do José Ma­nuel Ban­drés pro­po­ne ele­var al Cons­ti­tu­cio­nal una cues­tión de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad so­bre el tex­to de la ley del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos, que con­si­de­ra in­com­ple­ta, lo que ge­ne­ra am­bi­güe­dad y obli­ga al Su­pre­mo a “su­plan­tar” al le­gis­la­dor. Tam­bién pro­po­ne plan­tear al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE una cues­tión pre­ju­di­cial so­bre có­mo in­ter­pre­tar una di­rec­ti­va de 2014 de pro­tec­ción al con­su­mi­dor. Con am­bas op­cio­nes, la de­ci­sión so­bre el im­pues­to se sa­ca­ría del Su­pre­mo.

De­ci­sión en el úl­ti­mo mi­nu­to.

Cuan­do los ma­gis­tra­dos pa­ra­ron pa­ra co­mer, so­lo que­da­ban por in­ter­ve­nir cin­co de los 28: el pre­si­den­te, Luis Díez-Pi­ca­zo, y los cua­tro miem­bros más an­ti­guos de la sa­la. Se si­guen acu­mu­lan­do ar­gu­men­tos en am­bos sen­ti­dos y los dos más ve­te­ra­nos, José Ma­nuel Siei­ra, y Jorge Rodríguez-Za­pa­ta, con­fir­man la frac­tu­ra: el pri­me­ro de­fien­de ra­ti­fi­car la nue­va ju­ris­pru­den­cia; y el se­gun­do, que se re­vo­que. Díez-Pi­ca­zo no se opo­ne a que pa­gue el ban­co, pe­ro so­lo en las nue­vas hi­po­te­cas, sin po­si­bles efec­tos re­tro­ac­ti­vos.

La ma­gis­tra­da Pi­lar Te­so, que en la se­sión de la ma­ña­na se ha mos­tra­do a fa­vor de vol­ver a la an­ti­gua doc­tri­na, pro­po­ne en­ton­ces una “vía de con­sen­so”: con­fir­mar el cri­te­rio de oc­tu­bre pe­ro li­mi­tar su al­can­ce am­pa­rán­do­se en el ar­tícu­lo 73 de ley de ju­ris­dic­ción con­ten­cio­sa ad­mi­nis­tra­ti­va, que re­gu­la que cuan­do una sen­ten­cia fir­me ha de­cla­ra­do nulo un pre­cep­to re­gla­men­ta­rio (en es­te ca­so, el ar­tícu­lo 68 del re­gla­men­to del im­pues­to), esa de­ci­sión no se apli­ca a ac­tos firmes an­te­rio­res. Es­to ce­rra­ría la puer­ta a de­vol­ver el di­ne­ro del im­pues­to de hi­po­te­cas ya fir­ma­das. Díez-Pi­ca­zo, de­fen­sor de es­ta pos­tu­ra, op­ta por so­me­ter­la a vo­ta­ción.

La en­mien­da fra­ca­sa con 11 vo­tos a fa­vor y 17 en con­tra. En­tre es­tos úl­ti­mos, se su­man dos opi­nio­nes an­ta­gó­ni­cas: quie­nes rechazan de plano que pa­gue la ban­ca y al­guno que se opo­ne a que se des­car­ten to­das las de­vo­lu­cio­nes de im­pues­tos ya pa­ga­dos, in­clui­dos los de los úl­ti­mos cua­tro años. Una de­ce­na de ma­gis­tra­dos re­cla­man en ese mo­men­to la pa­la­bra, la ma­yo­ría, pa­ra ex­plo­rar fór­mu­las de re­tro­ac­ti­vi­dad, pe­ro el pre­si­den­te de la sa­la se niega a alar­gar la de­li­be­ra­ción. “Hay que vo­tar ya”, afir­ma. Va­rios ma­gis­tra­dos ele­van el tono y cri­ti­can la pos­tu­ra de Díe­zPi­ca­zo. Su an­te­ce­sor en el car­go, el ma­gis­tra­do Siei­ra, se­pa­ra­do de él so­lo por el po­nen­te Navarro, le acu­sa de es­tar “hur­tan­do” el de­ba­te. El pre­si­den­te cor­ta por lo sano y or­de­na vo­tar di­rec­ta­men­te si se ad­mi­ten los re­cur­sos de Ri­vas (y se con­fir­ma la nue­va doc­tri­na) o se rechazan.

Los ma­gis­tra­dos ex­po­nen su pos­tu­ra de­fi­ni­ti­va en el mis­mo or­den en el que han ha­bla­do. Díe­zPi­ca­zo es el úl­ti­mo, y cuan­do lle­ga su turno, a las 19.30, el re­sul­ta­do es 14 en con­tra de con­fir­mar el nue­vo cri­te­rio y 13 a fa­vor. Si él vo­ta a fa­vor, se pro­du­ci­rá un em­pa­te que, pro­ba­ble­men­te, ten­dría que re­sol­ver otra sa­la del Su­pre­mo. El pre­si­den­te, que has­ta ese mo­men­to ha­bía de­fen­di­do con­fir­mar la doc­tri­na siem­pre que no tu­vie­ra efec­tos re­tro­ac­ti­vos, op­ta por aca­bar ya con la dis­cu­sión y vo­ta por car­gar el im­pues­to so­bre el clien­te. Tras 15 ho­ras de de­ba­te, la de­ci­sión lle­ga en el úl­ti­mo mi­nu­to: por pri­me­ra vez, el Su­pre­mo rec­ti­fi­ca una ju­ris­pru­den­cia es­ta­ble­ci­da unos días an­tes.

Co­mien­za el de­ba­te y la rup­tu­ra es to­tal, cin­co a fa­vor y cua­tro en con­tra

Se plan­tean fór­mu­las pa­ra que de­ci­da el Cons­ti­tu­cio­nal

“Hay que vo­tar ya”, zan­ja Díez-Pi­ca­zo an­te las pro­tes­tas de un gru­po

/ CARLOS ROSILLO

Va­rios ma­gis­tra­dos sa­len del Tri­bu­nal Su­pre­mo tras la se­sión ce­le­bra­da el pa­sa­do mar­tes.

/ ANDREA COMAS

Un hom­bre pro­tes­ta con una pan­car­ta fren­te al edi­fi­cio del Su­pre­mo en Ma­drid.

/A.C.

El juez Luis Díez-Pi­ca­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.